La Ruta 40 es un lugar especial, ya sea por los SENDEROS MAGICOS, donde se puede disfrutar de los SABORES DE LA MONTAÑA, un sitio ideal para los AMANTES DE LA ADRENALINA.

SENDEROS MAGICOS

Nuestro norte ofrece paisajes de extraordinaria belleza. En La Rioja, la mejor opción para descubrirlos es a través de inolvidables caminatas, con recorridos dentro del Parque Nacional Talampaya, Patrimonio de la Humanidad; y Laguna Brava, siempre acompañados por los vigías del aire, el cóndor andino que asume de centinela de los visitantes. La naturaleza se muestra frágil e indómita y cada sendero cuenta con características singulares que transforman a los viajeros. Estos paisajes y lugares que se transitan están cargados de historia, leyendas, vivencias y experiencias inolvidables.

Entre otras múltiples propuestas se incluyen la quebrada de Los Cóndores, una de las caminatas más increíbles de la región, que culmina en el lugar que los cóndores andinos eligieron para hacer sus nidos; El Chiflón, donde se recorre una quebrada multicolor, que deslumbra a cada paso por la variedad de paisajes que se conjugan en el mismo sitio; y Aicuña, que invita a descubrir el pueblo oculto por las montañas, convirtiendo el viaje en una aventura entre innumerables curvas y precipicios de la bella cuesta de Miranda.

SABORES DE MONTAÑA.

En Mendoza, provincia que la Ruta 40 la cruza de norte a sur, es posible acceder a las más distinguidas experiencias, donde se conjuga lo mejor de la cocina de la región y del mundo, en un recorrido por sorprendentes paisajes de montaña, pintorescos rincones en las ciudades o en bucólicos espacios donde la proximidad de los viñedos y el vino en gestación aproximan al visitante al génesis del espíritu mendocino.

Algunas de las propuestas para el verano involucran a la zona de Luján de Cuyo y Maipú, donde entre fincas y bodegas, y próximas a la gran concentración urbana, las ciudades de Maipú y Luján se jactan de ser cuna de la producción vitivinícola de más alta calidad, competitivas a nivel

Internacional y con sublimes aromas. Compartiendo espacios productivos, los olivares proveen aceites de variedades generalmente poco conocidas pero de sorprendentes cualidades.

Duraznos y ciruelas, almendras y nueces se fusionan en platos criollos tradicionales, cocina moderna y funcional como así también en los mejores niveles gourmet y de alta gama. Con un destacado desarrollo agroindustrial, esta región suministra frutas y hortalizas disecadas y carnes de cerdo y ave faenadas para enriquecer las variadas propuestas alimenticias. Los lugares de encuentro para el disfrute están distribuidos en los centros urbanos de la zona, en apacibles establecimientos rurales y en acogedores restaurantes de las bodegas del lugar

CHILECITO Y LA RUTA 40

Múltiples escenarios paisajísticos forman parte de la Ruta 40. Allí, donde el suelo se tiñe de color terracota, ubica uno de los mayores desiertos de la región. Este paraje, la Vuelta del Pique, en el departamento Chilecito, es una excelente opción para los amantes de la adrenalina. Se trata de un recorrido por la ladera este del cordón del Famatina, que une circuitos de interés turístico y donde el trekking, el mountain bike, la cabalgata y la travesía 4×4 conforman la propuesta de aventura.

Fuente: Viajando
08/01/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.