Alojamientos entre viñedos

Alojamientos entre viñedos

Desde casonas de campo hasta hoteles boutiques, propuestas para disfrutar de viñedos, la gastronomía, tratamientos antiestrés o una cabalgata con vista a la Cordillera.

Las bodegas de Mendoza se posicionan como un destino de naturaleza, relax y placeres gastronómicos. Un copa de vino, un almuerzo gourmet y el interminable paisaje de viñedos con la cordillera de Los Andes detrás, son algunos atractivos del turismo del vino.

La llegada de visitantes extranjeros antes de la pandemia del coronavirus, alentó a las bodegas a invertir en alojamientos de lujo entre viñedos. Pequeñas posadas, lodges y casas de campo restauradas, con servicios de spa, restaurante, cava y actividades agroecológicas para olvidarse de la vorágine y el smog de la ciudad. La mayoría de sus tarifas son en dólares, pero este verano han lanzado descuentos para turistas nacionales.

Aquí una selección de diez alojamientos que combinan naturaleza, vino y otros placeres.

 

  1. Rosell Boher Lodge

Ubicado en Alto Agrelo, Luján de Cuyo, a 40 minutos al suroeste de la ciudad de Mendoza. Ofrece alojamiento en villas privadas, restaurante y la posibilidad de degustar vinos en su cava subterránea, que alberga 25.000 botellas.  Son 11 villas privadas, de entre 105 y 160 metros cuadrados, y tres habitaciones de lujo. Cada una tiene terraza exterior con fogón y jacuzzi. Algunas con su propia cava subterránea privada. Todas con vista a viñedos y montaña.

El restaurante está abierto todos los días. Obtuvo en 2020 el premio al Mejor Restaurante de Bodegas del Mundo en los premios Best Of Wine Capitals, que reúne a las capitales más importantes del vino. Con productos autóctonos y de la propia huerta, crearon el menú de Siete Momentos, maridado con los espumantes Rosell Boher.

Las actividades outdoor son: cabalgatas y trekking entre los viñedos; paseos en bicicleta, masajes y tratamientos corporales con cremas elaboradas a base de uvas. También hay clases de cocina regional y un juego familiar para elaborar un propio blend (vino de varias cepas), mientras los chicos realizan la etiqueta.

Web: www.rosellboherlodge.com 

 

  1. The Vines Resort & Spa

The Vines Resort & Spa es un resort boutique del vino y la gastronomía. Ubicado en el Valle de Uco, entre más de 600 hectáreas de viñedos privados, a una hora en auto desde la capital mendocina.

Tiene 21 villas diseñadas por el estudio de arquitectura Bormida & Yanzón, con amplios espacios en el interior y en el exterior. Lujosos baños inspirados en los spas y terrazas privadas que muestran la vista panorámica de los Andes y de los viñedos, junto con chimeneas exteriores, bañeras romanas, jacuzzis y terrazas en la azotea.

Los huéspedes pueden participar en cualquier parte del proceso de vinificación, desde actividades de plantación y cosecha, degustación, blending, hasta embotellar el vino con el equipo enológico del resort. Organizan clases de cocina argentina.

Uno de sus principales atractivos es el restaurante Siete Fuegos, del chef Francis Mallmann, quien junto a sus artesanos del fuego, crea platos regionales con carne de res, la preferida por los turistas que visitan el resort.

Las actividades al aire libre incluyen pesca con mosca, tours del valle en bici o a caballo, y salidas a degustaciones exclusivas en las prestigiosas bodegas. También se puede disfrutar del spa, tomar una clase de yoga, o un masaje de cuerpo completo.

Web: vinesresortandspa.com

 

  1. Cavas Wine Lodge

​Cavas Wine Lodge-Relais & Chateaux está en Agrelo, Lujan de Cuyo, a media hora en auto al sur de la ciudad de Mendoza.

Cuenta con 17 habitaciones y villas, separadas del edificio principal y rodeadas de 22 hectáreas de viñedo. Cada habitación tiene piscina privada, patio, ducha al fresco, una terraza con chimenea y vistas 360 grados a los viñedos y los Andes.

Cada cuarto tiene 90 m2 de espacio interior y exterior, con jacuzzi, doble baño, toilette, y living separado de la habitación principal. Fueron diseñadas por el estudio Pondal Malenchini.

Además, cuenta con un spa con estilo arquitectónico árabe. Las salas de tratamiento son dobles, para parejas, y ofrecen tratamientos especializados en vino terapia, como baños de vino relajantes. Solo pueden alojarse huéspedes a partir de los 12 años.

Cavas Wine Lodge tiene un restaurant y amplias terrazas y galerías para almorzar y cenar al aire libre. Forma parte de la prestigiosa asociación Relais & Chateaux con acento en la alta gastronomía. El restaurant está abierto todos los días, con reserva previa para desayuno, almuerzo, tarde de té y cena.

Coordinan la logística de visitas a bodegas, degustaciones, almuerzos y actividades de montaña con guías especializados.

Web: cavaswinelodge.com

 

  1. Posada La Celia

La Celia es una antigua casona del año 1931, declarada en 2008 junto con la bodega y el viñedo, Patrimonio Histórico-Cultural de la Vitivinicultura Argentina. Funciona como un exclusivo alojamiento con capacidad para 10 personas; en el Valle de Uco, ubicado en Eugenio Bustos, en la tranquilidad del departamento de San Carlos, a metros de la ruta 40 y a 100 kilómetros de la ciudad de Mendoza.

​Rodeada de viñedos y parques, invita con una propuesta cálida a disfrutar del silencio y tranquilidad combinado con vinos de alta gama, gastronomía y un imponente paisaje al pie de la Cordillera de los Andes.

​La posada cuenta con cuatro habitaciones dobles ambientadas, con capacidad para 10 personas, baño privado, desayuno buffet, Wi-Fi, piscina descubierta, bicicletas, transfer desde Mendoza (con costo). Además tiene un restaurante que presenta platos pensados especialmente para maridar con los vinos que componen el portfolio de Bodega La Celia.

​Entre las actividades que pueden realizarse, están las caminatas por los viñedos de la bodega, bicicletas para realizar circuitos dentro del predio y degustaciones para huéspedes con reglas protocolares, para cuidar de la salud e higiene de los visitantes y el personal.

La ​posada cuenta con toda la información necesaria para que los huéspedes puedan disfrutar de otros atractivos turísticos del Valle de Uco, como las Huayquerías o la Laguna del Diamante.

 

  1. Entre Cielos & Spa ​

​El hotel Entre Cielos está ubicado en Vistalba, Luján de Cuyo, tierra del malbec. Cuenta con 24 habitaciones; cada una con una terraza privada con magníficas vistas de la Cordillera de los Andes, al jardín o el magnífico viñedo.

Tonos tierra, maderas cálidas, telas de lujo y alucinantes lámparas de diseño crean encantadores espacios para descansar y disfrutar después de un día explorando una de las mejores regiones de vino de la Argentina.

Entre las habitaciones se pueden elegir dos tipos de experiencias bien definidas. Nueve de ellas se encuentran dispuestas en medio de los viñedos, privadas, cálidas, y aisladas unas de otras, con una magnífica vista hacia el Cordón del Plata para experimentar el esplendor del amanecer y el atardecer.

Para experiencias más tradicionales pero modernas y lujosas, 15 habitaciones de 4 categorías diferentes se encuentran en el cuerpo principal del hotel, contiguo a la recepción y el restaurante. Unidas por un amplio y moderno corredor, cada una con su propia terraza al exterior con vistas a los jardines.

 

  1. Postales Hotel Boutique

El hotel se encuentra en el corazón del Valle de Uco, en la localidad de Colonia las Rosas, Tunuyán. Tiene una bodega boutique y viñedos orgánicos de la Finca del Nunca Jamás.

Son 12 habitaciones, de las cuales 9 se ubican en las galerías abiertas a los viñedos y 3 en una casona de adobe centenaria completamente renovada con estilo y confort. Las habitaciones dan a los jardines, los viñedos y el espacio de relax y pileta con vista a la Cordillera de los Andes. Son amplias. Tienen altos techos de caña y galería tradicional, una ambientación con muebles antiguos y piezas de diseño contemporáneo.

El hotel cuenta con un restaurante abierto todos los días para las cenas con una propuesta de “Cocina kilómetro cero”, de la huerta a la mesa. El restaurante de la bodega de la Finca del Nunca Jamás, junto al hotel, abre al mediodía los fines de semana y días feriados. En ambos restaurantes se maridan los platos con los vinos de la bodega, haciendo hincapié en las diferencias relacionadas con los diferentes terruños de origen de cada vino.

Los turistas pueden realizar visitas personalizadas a la bodega. Y reciben el asesoramiento para realizar actividades en el Valle de Uco, como tours de bodegas, cabalgatas en la precordillera de los Andes, rafting, trekking, paseo en bicicleta, entre otros.

Web: postalesarg.com

 

  1. Casa de Uco & Wine Resort

Casa de Uco se encuentra en el Valle de Uco, sobre Ruta 94, kilómetro 14.5, camino al Manzano Histórico, en Tunuyán.

Tiene servicios de hotelería de lujo, con experiencias enogastronómicas, relacionadas al entorno natural y de relajación, en el Uco Spa.

Como actividades programadas ofrece visita a la bodega Casa de, cabalgatas entre viñedos, cancha de tenis, práctica de arco y flecha; y biking.

El hotel boutique tiene 7 habitaciones, 9 suites y 3 villas, cada categoría en un espacio sofisticado rodeado de viñedos y un paisaje con vistas a la Cordillera de los Andes.

El restaurante principal está abierto todos los días tanto para huéspedes como para los visitantes externos. Inspirada en el Valle de Uco, la gastronomía prioriza los productos locales y de estación (de preferencia orgánicos). El menú lleva el concepto “de la huerta a la mesa”.

Web: casadeuco.com

 

  1. Finca Adalgisa

Ubicado en Chacras de Coria, uno de los principales barrios residenciales de Luján de Cuyo, a 15 kilómetros de la ciudad de Mendoza.

Gabriela Furlotti, la dueña del hotel, comenzó en el año 2001 con la idea de preservar el antiguo viñedo de Malbec de su familia. Desde hace un año, la quinta de viñedos y frutales se transformó en agroecológico. El vino que producen, unas 5 mil botellas, lo exportan. El enólogo es Carmelo Patti.

Finca Adalgisa tiene 11 habitaciones, cuenta con bodega y viñedo en la propiedad. Parece un pequeño hotel rural al estilo europeo, con fotos y recuerdos familiares, artesanías argentinas y revalorización de la cultura local.

Web: fincaadalgisa.com

 

  1. Alpasión

Emplazado en la zona alta (a casi 1.300 metros sobre nivel del mar) en el distrito de Los Chacayes, al pie de la Cordillera de Los Andes, municipio de Tunuyán, sobre la ruta provincial 94, km 14,5.

Tienen viñedos propios, un lodge, domos y un restaurante. La bodega de la propiedad está en construcción.

Cuentan con seis habitaciones, amplias y muy cómodas. Todas con vista a los viñedos y a la cordillera de Los Andes. Los materiales usados para la construcción del Lodge son arena, madera y vidrio. Todo da una sensación de rústico, tal cual es el terroir y la montaña. Reafirman la idea de “amoldarse al medio, no romperlo”.

Poseen tres domos (glampings) separados del Lodge. Para que los huéspedes puedan acampar en medio del viñedo y la flora y fauna del Valle de Uco. Cada uno cuenta con su propio baño, cama y deck con una tina.

Ofrecen degustación personalizada de sus vinos, y visita a los viñedos para que el huésped conozca el terruño y la historia de la bodega.

El restaurante es íntimo, con capacidad de 25 personas. Está abierto todos los días para almuerzos y cenas, con un menú fijo de pasos que se renueva todos los meses, maridados con los vinos de Alpasión.

Web: alpasion.com

 

  1. Atamisque Lodge

Atamisque Lodge está a 20 minutos en auto desde la ciudad de Tupungato, en la región del Valle de Uco, y a 80 kilómetros del aeropuerto de Mendoza.

Cada lodge tiene su ambientación y estilo. Los interiores son amplios e integrados, con dormitorio, estar y chimenea, que se prolonga hasta el exterior bajo una pérgola con jacuzzi atemperado, con vista a la cordillera. Los baños son amplios y luminosos; para disfrutar del relax tienen una bañera junto a un pequeño patio interior. El lounge es el lugar de reunión con sus sillones junto al fuego, su sombreada pérgola, la sala de cartas y la vecina cancha de bochas. Cada lodge suite tiene 67 m2.

El restaurante Rincón Atamisque abre de martes a domingo al mediodía, con distintos menús por pasos, cada uno maridado por una copa de vino y una copa de espumante en el postre. La cena se sirve en el lobby del hotel.

En 2020, por ser un año especial, solo se pudo habilitar la cancha de golf, pero desde 2021 pueden realizarse degustaciones de vino y tours por la bodega; cabalgatas, bicicleteadas y caminatas dentro de la finca, las lagunas y los miradores. Y ofrecen la visita al emprendimiento inmobiliario que la bodega tiene a 23 km hacia el norte por la ruta 89, en el valle “La Carrera”. Allí tienen parcelas para viviendas, villas, hotel, club ecuestre, espacio de arte rural, y club de vinos.

Web: atamisque.com

 

Fuente: Clarín por Roxana Badaloni

Artículos Relacionados