Tomando datos del Indec, el organismo dijo que en el primer semestre hubo un récord histórico de ocupación hotelera. Efectivamente entre enero y junio se contabilizó el mayor número de viajeros hospedados de la serie, pero no de pernoctaciones.

“Récord de turistas en el primer semestre”, es el título del informe con el cual el MinTur celebró los datos de la Encuesta de Ocupación Hotelera difundida por el Indec.

El estudio refleja que los viajeros hospedados en el país alcanzaron un máximo histórico de 10,1 millones, un 10% más que en 2016; lo que se tradujo en 24 millones de pernoctes durante los primeros seis meses del año. Se registraron 8,1 millones de huéspedes nacionales, con un incremento del 11,9%; mientras que los turistas extranjeros sumaron en igual período 1,9 millones (+6,4%) y ocuparon 4,5 millones de plazas (4,7%).

“El récord histórico de ocupación hotelera que logramos en este primer semestre es una prueba contundente de la tendencia sostenida de crecimiento de la actividad turística. Cada vez hay más argentinos y más extranjeros viajando por el país. Argentina se consolida como destino regional”, sostuvo el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos.

LA PALABRA ADORADA.

Según lo informado por el MinTur la Encuesta de Ocupación Hotelera muestra que durante el primer semestre 2017 se alcanzó el máximo histórico registrado desde que se realiza la encuesta (2005).

En tiempos donde el Gobierno ha lanzado una carrera para mostrar la revitalización de la economía, en muchos rubros es innegable que hay una fetichización de la palabra “récord”.

¿De qué?, ¿cuánto? y ¿cómo? son preguntas que quedan sumergidas debajo de la idea de un máximo histórico. Lo cierto, es que efectivamente entre enero y junio se contabilizó el mayor número de viajeros hospedados en la serie estadística, superando por primera vez la barrera de los 10 millones. En cinco oportunidades en la última década se alcanzaron más de 9,5 millones. De hecho, el “récord” de 2017 estuvo tan sólo un 1,5% por encima de la anterior marca obtenida en 2011. En cambio, la mejoría sí se hace evidente al compararla con los datos de 2016 (+10,7%), el peor año de la serie.

Medido en cantidad de pernoctaciones (noches que se alojaron), las cifras no marcan un récord, ya que están por debajo de las de 2011 y 2012. Pero, nuevamente, sí muestran una mejoría de más de un millón de pernoctaciones respecto al muy mal 2016 y se vuelven a poner a niveles de 2015. Lo mismo sucede en términos de ocupación de habitaciones, donde la tasa iguala a la de hace dos años (42,7%).

Por eso, es evidente la recuperación respecto al pálido 2016, pero puesto en perspectiva la década ofrece una imagen amesetada (ver gráficos).

Por último, en los primeros seis meses del año, todas las categorías hoteleras registraron aumentos, teniendo un mayor dinamismo en los hoteles de alta gama -4 y 5 estrellas- tanto en cantidad de viajeros como en plazas ocupadas, con un 13% y un 5,9% de suba, respectivamente.

“La inversión en infraestructura, las mejoras en la conectividad aérea, el desarrollo de nuevos productos turísticos, las acciones innovadoras de promoción y de capacitación, encaradas en conjunto con el sector privado, son algunos de los puntos claves que explican las razones de este crecimiento récord”, agregó el ministro Santos.

Fuente: Ladevi
28/08/2017

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.