Si ya has visitado Valle Grande, Los Reyunos, Aguas del Toro y otros lugares típicos de San Rafael, te presentamos otras alternativas para que disfrutes de una experiencia única.

Al pie de la Cordillera de los Andes y a tan sólo 389 km. del Paso Internacional Los Libertadores o 331 km. del Paso Pehuenche, una tierra repleta de bellezas naturales y grandes experiencias los está esperando.

 

Diversión, Naturaleza, Aventura, Gastronomía, Relax; Turismo de Reuniones, Historia, Museos y Cultura hacen de este lugar una verdadera opción turística gracias a la conjunción de sus imponentes paisajes como el Valle Grande, el Cañón del Atuel, El Nihuil, diques y embalses de Los Reyunos, El Tigre, Agua de Toro, la Vieja Villa 25 de Mayo, entre otros.

 

Aquí se brindan diversas alternativas para disfrutar la naturaleza con tranquilidad, seguridad para toda la familia, las actividades de aventura como rafting, trekking, mountain bike, jet ski, wind surf, kayak, pesca, buceo, cabalgatas, enduro, 4 x 4, parapente y rappel en una zona con increíbles bellezas naturales.

Te presentamos 3 atracciones para visitar en San Rafael, alternativas a los circuitos típicos.

 

  1. Cataratas del Atuel

En el distrito El Sosneado existe un atractivo único, pero poco conocido por los visitantes que quieren interiorizarse con las bellezas sanrafaelinas: las Cataratas del Atuel. Se llega al distrito tomando la Ruta Provincial Nº 144, luego empalmando con la Ruta Nacional Nº 40, y finalmente transitando la Ruta Provincial Nº 101 hasta llegar a la localidad El Sosneado.

 

Existen muchos guías que conocen la zona y realizan expediciones a las cataratas. La mayoría lo hacen a caballo, realizando cabalgatas para cubrir los 60 km hasta las ruinas del hotel termal, que se encuentra bien cerca del límite con Chile. Es un recorrido para los audaces que se atrevan a atravesar la montaña y las cornisas de roca.

 

Primero se divisa la Laguna del Atuel, que cuenta con dos kilómetros de largo y se abastece de las vertientes que forman las cataratas. Éstas están ubicadas en las nacientes del Río Atuel. Cuando se llega al lugar, se puede observar la hermosa caída de agua que forman las cataratas. Además, en el lugar se realiza avistaje de cóndores, pumas y guanacos.

Otra opción es realizar la experiencia de bañarse en las aguas termales de los pozos y las piletas, que contienen aguas ferruginosas. El terreno donde se ubican los saltos tiene una superficie de 330 mil hectáreas, y ha habido intentos de convertirlo en una Reserva Natural. Las cataratas impresionan porque son las únicas de su tipo en ésta parte del país, donde predominan las montañas y los ríos de deshielo.

 

  1. Salinas del diamante

Ubicadas en el distrito El Nihuil, las Salinas del Diamante son un Área Nacional Protegida de la provincia de Mendoza. Se trata de una enorme mina de sal a cielo abierto, situada a 60 km de la ciudad de San Rafael y entre ésta y Malargüe, por lo que se puede acceder a ella a través de la ruta 144.

 

A principios de 2015 se habilitó el ingreso para el público en general, después de 129 años de funcionamiento. Para poder hacer más viable la explotación turística del lugar, se instaló un Museo de la Sal, que funciona como punto informativo de todas las personas que quieren visitar las Salinas. Posee datos históricos del lugar, además de sales provenientes de distintas salinas del mundo. (párrafo destacado)

 

Además, en el lugar se pueden adquirir productos turísticos relacionados con la sal, como sales saborizadas con hierbas de la zona, limón, tomillo, chimichurri o con especias tradicionales. También se pueden adquirir sales de baño para realizar baños termales. Dado que la apertura de las Salinas tuvo una muy buena recepción entre los visitantes, se planea explotar el astroturismo en el lugar, ya que tiene condiciones óptimas para efectuar visualizaciones gracias a la salina, y existe la posibilidad (en el futuro) de realizar viajes en globo aerostático.

Tanto en el ingreso al museo como en las inmediaciones de la salina hay maquinaras que antiguamente se utilizaban para extraer el mineral. El lugar permanece abierto durante el verano, los fines de semana largo, Semana Santa y las vacaciones de invierno.

 

  1. Volcan OVERO

El Volcán Overo está ubicado a pasos del distrito El Sosneado, en la naciente del Río Atuel. Se accede al lugar a través de la Ruta n° 144, y luego tomando la ruta 220 desde el centro del distrito. Se trata de una formación geológica que tiene más de 4.600 metros de altura, y está ubicado en plena Cordillera de los Andes.

 

El Overo es un volcán inactivo, y se encuentra por ese motivo coronado por glaciares eternos. Es visitado anualmente por muchos andinistas que buscan hacer base y escalarlo, por esto es un lugar ideal para realizar andinismo superior. El camino del volcán conduce a una refinería de azufre, ubicada en la base, que funcionó hasta hace algunos años pero hoy en día está abandonada. De todos modos, es posible visitar las ruinas.

 

Su formación tuvo lugar, según especialistas, en el plioceno o el cuaternario. En la edad anterior a la glacial se formó el cono central, con derrames de lava basáltica y formación de conglomerados. Debido a la erosión provocada por el paso de los años, en la actualidad su aspecto es un poco más achatado, y posee manchones de nieve en sus laderas.

El volcán representa una buena excursión para todos los amantes del andinismo que quieran visitarlo. Además, al encontrarse cerca del distrito El Sosneado, es posible hacer una parada allí y conocer otros lugares interesantes y atractivos como el Hotel termal, la Cueva del Indio y la Laguna El Sosneado. Debido a que el volcán está ubciado en las nacientes del Río Atuel, es posible visitar la Laguna del Atuel, que da origen al río.

 

Fuente: MDZ Trip

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.