A poco más de un mes de asumir, dialogamos con la presidenta de Aerolíneas Argentinas para conocer sus primeras impresiones, su meta de alcanzar la sustentabilidad económica de la empresa, sus nociones acerca de crecer, incrementar los ingresos y generar nuevos negocios. También se refirió a la sobredimensión de la empresa, el déficit, las deudas y la idea de promover turísticamente al país.

 

¿Cuál es el balance del primer mes de gestión en Aerolíneas Argentinas? Por otra parte, la gestión anterior admitía alrededor de US$ 600 millones de déficit, usted habla de US$ 1.000 millones ($ 15 mil millones), ¿dónde reside principalmente la diferencia?

–Fundamentalmente hablamos de una deuda en torno a la flota de Aerolíneas Argentinas. Hablamos de cartas de default de Boeing y otras respecto de algunos motores. Cuando se controla la estructura de costos y la rentabilidad de la empresa uno tiene que poner la deuda por los aviones. La flota no es gratis. Es como si uno calculara la inversión en la creación de un auto y tomara solamente en cuenta lo que va a ganar cuando empiece a venderlo, no, hay un costo de desarrollo y de producción que se debe tener en cuenta. Se debe tomar en cuenta la deuda vencida. Todos los días vamos encontrando estas deudas y vamos recibiendo nuevas cartas. Por eso los $ 15 mil millones es nuestra proyección inicial. No queremos esa situación, como equipo nos parece un absurdo pensar en esa cantidad, por lo que estamos promoviendo un plan bastante agresivo para tratar de reducir esa cifra a la mitad, cerca de los $ 7.000 millones.

 

–Diego García, el gerente comercial, declaró en nuestro medio que la idea es alcanzar un ahorro de US$ 90 millones para este año y de incrementar las ventas, sobre todo fuera de la casa matriz. ¿Cuáles son las iniciativas para obtener esas dos metas?

–Diego García y todo el equipo comercial ya comenzó a buscar oportunidades de reducciones de costos, hablamos de disminución de las comisiones, de publicidad y de muchas oportunidades de generar ventas adicionales: de allí surgen los US$ 90 millones. Por otro lado, queremos avanzar en el proyecto de la promoción del turismo argentino en el exterior. Hemos tomado contacto con el ministro de Turismo, Gustavo Santos, y él está muy interesado en incrementar el flujo de viajeros hacia Argentina, de modo que hay muchas oportunidades de seguir explotando el proyecto de implementar el Visite Argentina. Queremos relanzarlo y promocionarlo.

 

–¿Ha mantenido reuniones con los sindicatos?

–Hemos tenido un primer encuentro informal, hemos dialogado, nos presentamos, les conté cuál es mi estilo de trabajo y cuáles son los objetivos y cuál es mi meta. Una cuestión que es sencilla, en realidad: debemos llegar a la sustentabilidad económica creciendo.

 

–El año pasado se anticipó el Plan Operativo 2016 y algunos items (como las rutas COR/MDQ y TUC/MDQ o VDM/BRC) ya se han implementado. ¿Se aplicará el mismo plan, entonces?

–Estamos haciendo un relevamiento del plan que necesitamos para llegar a la sustentabilidad de la que hablaba. Tenemos muchas cajas de entrada y de salida. Tenemos muchas oportunidades de desarrollos de nuevos negocios como la carga aérea, la capacitación a terceros (con el Cefepra, por ejemplo), ya que nuestras instalaciones están certificadas para brindar mantenimiento a los Embraer, que podríamos ofrecer a terceros, de modo que hay una mirada hacia dónde podemos incrementar nuestros ingresos. Y a la vez estamos evaluando los costos. Y en medio están las rutas, venimos evaluando cuáles son, si las estamos operando con los aviones indicados, con las frecuencias adecuadas, y en los horarios adecuados. Estamos tratando de maximizar nuestros recursos considerando la flota y las tripulaciones que tenemos, viendo además como podemos maximizar y alcanzar una mejor rentabilidad con lo que ya tenemos de la gestión anterior.

 

–Usted habló de 12.200 empleados y comentó que quizás la empresa está sobredimensionada. Sin embargo, ¿la discusión de fondo y concreta es la sobredimensión o la productividad?

–Es una mezcla de las dos. Creo que hay oportunidades de productividad adicionales. Quizás hay personas demás, pero en algunas áreas faltan.  Hoy es difícil que podamos decir si sobra gente, cuánta y en dónde. Porque insisto sobran de un lado pero faltan en otro. Cuando uno analiza los números y los compara con la industria da esa sensación, pero el desafío es ver si crecemos y desarrollamos nuevos negocios tomar ese personal y reutilizarlo en otras áreas.

 

–Aerolíneas Argentinas se mueve en un mercado muy regulado, con poca competencia, con tarifas reguladas y demás. ¿Ha dialogado con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, en función de modificar ese contexto?

–El ministro definirá lo que él quiera hacer, con relación a las oportunidades de desarrollo del país y los objetivos económicos de desarrollo del gobierno. Nosotros tenemos nuestros propios objetivos como empresa. Queremos crecer, y ser líderes porque el pasajero nos elige, y no porque seamos la única opción. ¿Qué significa esto? Mientras nosotros nos pongamos como meta incrementar nuestras rutas, el número de viajeros de cabotaje,  las rutas internacionales con el mejor servicio que podamos brindar, seguramente vamos a seguir siendo líderes. En enero tuvimos récord de pasajeros, en puntualidad y en regularidad. Superamos incluso a la competencia. Pero eso va más allá de si vienen o no más competidores, la cuestión tiene más que ver con nuestra capacidad de ser competitivos.

 

–El año pasado Aerolíneas Argentinas comenzó a medir el impacto de su actividad en la economía en general y en el turismo en particular, siguiendo el modelo de la consultora Oxford Economics, ¿se continuará midiendo esto?

–El ministro de Turismo medirá los objetivos que se ha fijado, relacionados con incrementar la actividad en Argentina. Nosotros seguiremos midiendo y analizando cómo podemos incrementar las rutas, como podemos acompañar a las provincias para que crezcan a través del turismo o de otra producción. Seguiremos buscando rutas y frecuencias que puedan darnos una oportunidad, incluso como apuesta a futuro.

 

–Usted habló de 45 días como plazo para presentar un plan de trabajo integral. ¿Se mantiene la fecha?

–En algunas semanas vamos a tener listo el plan. Estamos encaminados. En poco tiempo más vamos a poder tener algo para compartir con el equipo, como algo interno, y luego darlo a conocer.

 

EL TEXTO QUE NO FUE

–Usted escribió en Facebook una columna acerca de la competencia…

–Yo no uso mi Facebook desde hace tiempo…

 

–Hay un perfil en Facebook que se llama “Isela Costantini funcionaria” donde hay colgados artículos y comentarios…éste que le digo, por ejemplo, se refiere a la competencia…

–Es falso. El año pasado también me crearon una cuenta de Twitter falsa…

 

El texto en cuestión, como comentario menor, apuntaba a la apertura del mercado aerocomercial y la noción de la competencia como valor. Según las afirmaciones de la presidenta de Aerolíneas Argentinas, el perfil no es real, es “trucho”. Sin embargo, una investigación posterior, dio con un audio que parece confirmar que más allá de lo apócrifo del perfil de Facebook, el texto es en realidad una desgrabación y corresponde a lo dicho por Costantini en el marco de una reunión interna de directivos.

 

Fuente: LADEVI, por Alejo Marcigliano

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.