Después de un año donde la facturación promedio cayó en torno al 35%, ocho de cada 10 agencias creen que en el primer trimestre de 2015 la situación de las ventas no variará o incluso empeorará. Cerca de un 30% estiman que habrá reducción de personal. Estos datos se desprenden de la Encuesta de Expectativas que realiza la Faevyt, cuyo titular dijo que debería preocupar al sector que las agencias no tomen parte en el crecimiento turístico de algunos segmentos.

Aviones llenos de Aerolíneas al Caribe, los destinos turísticos del interior que se disputan el ver quién canta primero un récord de visitantes y el nada despreciable incremento del 15% de arribos de extranjeros anunciado por el MinTur son algunas de las imágenes que pueblan diarios y revistas en las últimas semanas, transmitiendo un mensaje de aparente recuperación del sector.

Para las agencias de viajes promedio esas imágenes son más un espejismo que una realidad vivida en carne propia, y esa brecha no hace más que agriar los ánimos en la mirada de lo inmediato.

Pero antes de entrar en algunos de los motivos que explican esa grieta, repasemos los datos que se desprenden de la Encuesta Trimestral de Expectativas de la Actividad Económica de las Agencias de Viaje que lleva adelante la Faevyt (con la asistencia metodológica del Estudio Singerman & Makón).

DEL DICHO AL HECHO.

Está claro que 2014 no fue nunca amigable con una mirada optimista sobre la realidad del mercado de las agencias, fundamentalmente las emisivas. Por eso sorprende que la comparación entre las expectativas previas al último trimestre y la evaluación de lo que realmente sucedió arroje un incremento considerable de empresas que a pesar de sus expectativas, creen que fue aun peor de lo que esperaban. O sea, antes de sumergirse en el último tramo del año el 32% consideraban que se agudizaría el mal momento, pero una vez transcurrido el 46% (12 puntos porcentuales más) señalaron que hubo un deterioro en el negocio.

Para el 33% la situación no varió y hubo un 23% que cumplió sus expectativas y opinó que mejoró. “Está claro que hubo una oferta menor y que hizo que no se cumplieran las expectativas del sector. Los productos en que más nos especializamos a través de operadores son los que más resentidos estaban”, explicó el titular de la Faevyt, Fabricio Di Giambattista, quien matizó en alusión a la sequía de chárters:

“También hay que entender que la demanda era menor y hay que ponerse en el lugar de los operadores, que cuando se trata de asumir un riesgo no pueden cerrar los ojos a la evidencia de que el número de pasajeros estaba cayendo y que hay gente de clase media que no estaba accediendo a viajes como el año pasado. Frente a esa realidad es muy difícil exigir que haya más oferta”. Pero si de brechas hablamos, las más ancha es la que se da entre las estadísticas oficiales y la facturación de las agencias emisivas. Según el MinTur-Indec, en 2014 la salida de argentinos al exterior redondeó una caída de apenas el 3,8%. Para los datos que maneja la Faevyt, la facturación de las empresas que trabajan ese segmento promedió un desplome del 37%. O sea, la sensación en el mercado es que el negocio se cayó 10 veces más que lo que consignan las estadísticas.

MAL HUMOR.

Aun más impresionante resulta el hecho de que, lejos de atemperarse, crece el mal humor que pesa sobre las expectativas. Casi 8 de cada 10 comercializadoras de viajes cree que en el primer trimestre de 2015 frente al mismo período de 2014 (ya con el 35% de anticipo a cuenta de Ganancias y una devaluación fresquita) el negocio no variará (39,5%) o incluso empeorará (41,9%). No llega al 20% el número de quienes tienen expectativas positivas y creen que habrá un alivio. En promedio casi la mitad de las agencias piensa que sus ventas de productos y servicios disminuirán en estos tres meses. La comercialización de pasajes y alojamiento son los que peores expectativas se llevan, mientras las asistencias al viajero y los pasajes son los que menos cambios tendrían.

Un escenario que en apariencia se daría de bruces con los sold out de Aerolíneas Argentinas a Cuba y el Caribe o los festejos por ser el tercer mercado emisor a Miami. Para la Faevyt la contradicción no es tal: “Hay que entender que si los vuelos están completos quizás sea porque se vendieron muy bien los pasajes y no los servicios. Hay posibilidades de compra con dólar ahorro y hay gente que prefiere consumir en efectivo o buscar otras alternativas de consumo que no pasan por nosotros.

Si la gente sigue viajando al exterior, no lo está haciendo a través de agencias tanto como antes porque hay un problema de competencia. Nosotros estamos inmersos en una economía donde las empresas deben cumplir ciertos requisitos y especificidades para cumplimentar el servicio, que tal vez la gente ve que a través de la contratación directa las resuelve mejor”, analizó Di Giambattista. Claro que en esa mirada global, lo dominante es el pesimismo de las agencias emisivas (sólo un 12% creen que las ventas aumentarán). Ya que al desagregar los datos según el segmento, el panorama es disímil. Casi la mitad considera que el flujo interno aumentará en el primer trimestre y apenas un 16% opinaron que se reduciría.

Mucho menos obvio (al menos para una mirada superficial) resulta el hecho de que la facturación del receptivo crecerá para menos de 3 de cada 10 agencias. Para el resto de los encuestados que respondieron la consulta el panorama de ese segmento no variará o incluso disminuirá (19%). Los propios autores del informe se mostraron sorprendidos por el contraste entre las expectativas y el incremento cercano al 15% en la llegada de turistas extranjeros informada por el MinTur -Indec para 2014. Una primera respuesta a este dilema es que los grandes responsables del incremento interanual fueron las llegadas por vía terrestre, que aumentaron un 33,7% en el acumulado de 2014, mientras que por vía aérea –fuente primordial de clientes para agencias receptivas– el número de extranjeros creció apenas un 3,4%. “La actividad turística ha crecido y es indiscutible. Lo que a nosotros nos preocupa institucionalmente y nos debería ocupar como sector es buscar que todo ese crecimiento involucre más a las agencias de viajes. Y para ello habrá que conseguir algunas variables que hagan que sea más auspiciosa nuestra actividad”, definió el presidente de la Faevyt.

EXPECTATIVAS SOBRE EMPLEO.

Un dato sumamente sensible es cómo ánimo y realidad impactarán en las fuentes laborales del sector. En este sentido, debería preocupar que las expectativas del 28% de las agencias crean que su dotación de personal disminuirá en los próximos tres meses. Es el segundo índice más alto de la serie en los últimos dos años y el tercer trimestre consecutivo en el que crece la expectativa de despidos.

De todos modos, el panorama dominante es el estancamiento en la generación de empleo, ya que además el 67,4% de las agencias dijo que no piensa variar su plantilla.

Sólo el 4,7% analiza tomar nuevos trabajadores. Una situación que es congruente con lo que sucede en el resto de la economía, donde –según una encuesta de Manpower- 8 de cada 10 empresas no tiene previstos cambios en su personal.

Fuente: Ladevi
20/01/2015

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.