El Gobierno anunció la extensión del programa de fomento al consumo y la incorporación de nuevos rubros. Por ahora las agencias –y otros prestadores- siguen afuera. Durante la primera etapa del plan Ahora 12 cuotas Turismo generó sólo el 3% de las ventas. Decepción entre los empresarios del sector.

El gobierno nacional lanzó la semana pasada la segunda etapa del programa de fomento al consumo y la producción, conocido como Ahora 12. Además de extender a partir del 1° de marzo la vigencia del plan Ahora 12 cuotas para todos los sectores ya comprendidos, la presidenta Cristina Fernández anunció la inclusión de nuevos rubros como libros, colchones, útiles escolares y anteojos con receta. Por ahora, las agencias que venden turismo nacional continuarán con la ñata contra el vidrio.

EL NO TACITO Y SILENCIOSO

Recordemos que desde el día siguiente en que se hizo pública la reglamentación del Plan Ahora 12 (pese a que en el anuncio la propia Presidenta de la Nación había dicho que “esto obviamente lo van a manejar las agencias, que son las que tienen relación con las tarjetas y venden los paquetes”) se iniciaron múltiples gestiones para extender el beneficio a los intermediarios, prestadores y hoteles de 4 y 5 estrellas que trabajan turismo nacional.

Tratativas encaminadas desde septiembre paralelamente por la Cámara Argentina de Turismo (CAT) y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que llegaron sin intermediarios a los oídos de los ministros de Economía e Industria, Axel Kicillof y Débora Giorgi, respectivamente; y del secretario de Comercio, Augusto Costa, (gestores del plan); además de a los técnicos del área y el Ministerio de Turismo. De hecho, la Faevyt, apoyada desde la CAME y la CAT y con el aval de Aerolíneas Argentinas, había ideado un mecanismo alternativo por el cual las 12 cuotas serían aplicadas a los programas de turismo nacional del pool de operadores que integran Aerolíneas Vacaciones. De esa manera –aseguraban– un gran volumen de las agencias minoristas podrían acceder al beneficio vía este grupo de proveedores, mientras que el Gobierno descansaría en que el control del buen uso de la herramienta sería focalizado en un pequeño grupo de empresas y con la intervención de AR. Incluso se dijo que el acuerdo estaba prácticamente cerrado y se había fijado fecha de presentación para los primeros días de noviembre.

Sin embargo, hasta la finalización del primer tramo del Ahora 12 los únicos incluidos dentro del rubro Turismo siguieron siendo los micros de larga distancia y los hoteles de 1 a 3 estrellas. Statu quo que se mantendrá en la segunda etapa, al menos si nos guiamos por el anuncio del lunes pasado. Es que, concretamente, desde el Ministerio de Economía se teme que si se extiende el beneficio a las agencias éstas le busquen la vuelta para aplicarlo fraudulentamente a la venta de paquetes y viajes al exterior. Un prejuicio que pareciera mantenerse. “Si bien en principio nos habían dicho que en una segunda etapa iban a estudiar la posibilidad, no tenemos ninguna información nueva respecto a la inclusión de las agencias. Y la verdad es que no nos sorprende, ya barajábamos la idea de que no íbamos a estar contemplados porque ellos entienden que es difícil de controlar que el beneficio sólo se aplique a programas nacionales”, analizó el titular de la Faevyt, Fabricio Di Giambattista, quien reiteró la necesidad de insistir en las gestiones para incluir al canal comercializador, dinamizar la actividad y asimismo contrarrestar la concentración de la financiación que hoy se queda en pocas manos. “A mediados de enero desde la CAME hemos reiterado la necesidad de ampliar el Ahora 12 a otros rubros de la actividad. Ahora vemos que siguen poniendo a Turismo como sector alcanzado, pero la está claro que es una herramienta muy interesante, pero no para el Turismo”, resumió el secretario del Sector Turismo de la CAME, Gregorio Werchow. El dirigente recordó que en la reuniones mantenidas en 2014 la respuesta de los funcionarios al pedido era que no habían sumado a las agencias porque era difícil de controlar que no se vendiera una excursión al exterior y se la facturara como si fuera un viaje nacional: “Le respondí que lo mismo podía pasar con una casa de artículos para el hogar que vende heladeras importadas. Lo cierto, es que es inexplicable y no se puede dejar afuera a una actividad tan importante como la cadena de comercialización, ni al resto de la hotelería. Las agencias están golpeadas y sería un elemento recomponedor”.

UNA NOTA OPTIMISTA

Desde donde aún no dan por muertas las gestiones es desde la propia CAT. Su presidente, Oscar Ghezzi, dijo que en los próximos días habrá una nueva reunión por este tema en Economía: “Seguimos trabajando para que se incluyan a las agencias en el plan Ahora 12, a los tiempos compartidos y demás. Y soy optimista de que habrá un resultado favorable”. A la consulta de qué sustenta ese estado de ánimo frente a la falta de resultados hasta el momento, el dirigente respondió:

“Nunca nos dijeron que no. Así que sigo siendo optimista y me entusiasma la época del año. Ya que una vez pasado el éxito de la temporada estival, estamos en un momento propicio para generar herramientas que sostengan esa dinámica del turismo nacional”.

NI CHICHA NI LIMONADA.

El turismo interno vive una temporada récord, con un crecimiento del 10% en la llegada de argentinos a destinos locales.

Una postal inocultable que choca con la demanda del canal comercializador de participar más activamente de las mieles de ese “boom”. Esa contradicción quedó reflejada la semana pasada en la encuesta de La Agencia de Viajes en la cual la mitad de los empresarios que participaron de la misma y que trabajan en el segmento interno calificaron a 2014 como un año regular o malo. Y no casualmente una de las cuestiones que se reclaman es el acceso equitativo a herramientas de financiamento para el pasajero, de manera que el canal se vuelva atractivo a los ojos de un público tradicionalmente esquivo. Pero el propio Ahora 12 licua su efectividad en el rubro turismo al dejar afuera a las agencias y otros prestadores de turismo nacional. Y para graficarlo están los propios datos difundidos por Economía e Industria a partir de la información provista por las tarjetas de crédito. Desde la puesta en marcha del programa Ahora 12 (el 13 de septiembre) hasta el 15 de febrero –con una temporada estival mediante–, de los siete rubros incluidos Turismo fue el que generó menor volumen de ventas, el 2° con menos operaciones registradas y el que menos comercios adheridos tuvo (2% del total). O sea, de los casi $ 9.200 millones facturados con el Ahora 12, Turismo –entendido como pasajes en micro y hoteles de 1 a 3 estrellas– sólo representó el 3% de dicho volumen y también de las operaciones registradas. Además, el valor del ticket promedio fue el tercero más bajo con $ 1.800, lejos del promedio de $ 2.950.

Fuente: Ladevi
03/03/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.