La excusa es la montaña, la ruta del vino y la ciudad enteramente arbolada con una oferta enorme de buena gastronomía.

En esta época del año, el sol se queda hasta tarde, las sobremesas son largas y las siestas, sin apuro. Mientras, el perfil de la cordillera se ve lila o gris desde casi toda la city. Tiene las plazas más lindas, las frutas más dulces y el cielo de un celeste que nadie podría imaginar. Mendoza es arty y es foodie. Es la tierra del vino, pero también gusta de la cerveza, entiende de cócteles y sabe de buen café.

No necesitás auto, el centro se camina y se descubre al ritmo propio. En este recorrido, los hot spots que no podés dejar de visitar: los clásicos que aman los locales y las novedades, agrupados en unas pocas cuadras y cerca de todo.

 

Bröd / Bakery & café

Nadie puede resistirse al olorcito sensual de su pan recién horneado y sus croissants tibios. El mejor lugar, siempre, es el patio: acá todo se sirve con los mejores panificados de la ciudad y solcito de montaña. Francisca y Seba, sus dueños, están siempre entre las mesas y, si les pedís una sugerencia, ella va a convencerte con algo dulce y él, con lo salado. No te pierdas su versión de la clásica tortita mendocina, que en Bröd es de manteca. La visita puede terminar con una ciabatta de oliva bajo el brazo o granola recién salida de la cocina.

Lo mejor: el roll de canela y pasas de uva es una cosa de locos.

Dónde y cuándo: Chile 894. Lun. a sáb., de 8 a 21. Dom., de 9 a 16.

 

Parque General San Martín

Es el pulmón verde más grande de Mendoza. Es clave descubrirlo de día y la mejor luz es la de la mañana, cuando el sol está de frente. Si bien es lindo para pasear caminando y en bici, el micro que recorre la ciudad de Mendoza y Godoy Cruz incluye un circuito del parque súper completo que une los puntos más importantes: el Cerro de la Gloria, el Museo Cornelio Moyano, el Estadio Malvinas Argentinas y la Fuente de los Continentes.

 

Rama Negra / Café

Es una de las propuestas más nuevas y se convirtió en EL lugar de las fans de la pastelería y de las tazas enormes con latte art. Además, jugos, sándwiches y opciones saladas. Hay espacios divididos donde se arman mesas grandes de festejos o estudio, otras para charlar tranqui con una amiga y livings frente a la ventana para que Mendoza pase delante de tus ojos.

Lo mejor: la torta Bomba Rama Negra, de base húmeda de chocolate, con dulce de leche, coco, leche condensada y chocolate en rama.

Dónde y cuándo: Belgrano 980. Lunes a viernes, de 8 a 22. Sábados, desde las 9. Domingos, de 9 a 13.

 

Perin / Heladería

Es uno de los tesoros de la ciudad. Desde 1947 está instalada en su única sucursal, que ahora es un sector foodie floreciente. El menú de 56 sabores cambia con la temporada según lo que da la región. En Perin la que va es elegir helados de fruta, porque son de verdad. Hay kiwi y peras al malbec. En verano, aparecen el melón y el durazno. Los fundamentalistas de las cremas piden de canela, pistacho o marrón glacé de castañas mendocinas. Spoiler alert: vas a querer volver más de una vez.

Lo mejor: mandarina en primavera. Y los favoritos de siempre, pomelo rosado y frutilla al agua.

Dónde y cuándo: Sarmiento 799, esquina Belgrano, de 10 a 2.

 

María Antonieta / Restaurante

Vanina Chimeno abrió su primer restó de estilo parisino en 2012 e instaló un lugar perfecto para las cuatro comidas. Dedica mucho tiempo a encontrar los mejores productores del país y logra una carta de platos frescos, creativos y simples. La deco sigue la línea «menos es muchísimo más», con su huella femenina. Un consejo: elegí una mesa en la vereda.

Lo mejor: el soufflé de dulce de leche es motivo suficiente para hacer el viaje desde donde estés.

Dónde y cuándo: Belgrano 1069. Lunes a sábados, de 10 a 0.30. Domingos, de 10 a 17.

 

Gran Ciervo / Bar de montaña

Un refugio típico de la Cordillera de los Andes en el corazón de la calle de bares de la ciudad. Hay esquís viejos, leña, raquetas de nieve, banderines del Himalaya, cacharros y tesoros que recrean el espíritu montañés con mucha onda. La carta reproduce la misma mística en los ingredientes locales y la vajilla. Los miércoles hay acústicos de músicos mendocinos de 20 a 22, como parte de un programa de radio que sale en vivo desde el bar.

Lo mejor: la pizza de vegetales asados y los mojitos, servidos en jarrito esmaltado de campamento.

Dónde y cuándo: Arístides Villanueva 198. Todos los días, de 8 a 2.

 

Unión / Comedor y cafetería

Abrió sus puertas este año y ya tiene un club de fans estable con los paladares de la ciudad que más entienden de comer y beber. La carta es simple, con todo rico y recién hecho durante todo el día. La deco es divina y hay espacios cómodos para aislarte del mundo con tu compu o para trabajar en grupo. ¿Algo más? Sí, wifi para navegar sin interrupciones.

 

Lo mejor: para desayunar, la cafetería y las mermeladas caseras. Los tostadones son un must a toda hora.

Dónde y cuándo: Sarmiento 777. Domingo a jueves, de 9 a 23. Viernes y sábados, de 9 a 0.

 

Zampa / Bar y tapas.

Un bar canchero para tapear y beber como los dioses. Del horno de barro salen platitos con delicias que se comen con las manos: chipá de tres quesos, torrejas de espinaca, empanadas, sandwichitos con chips de batata. Panes, conservas y confituras se producen en la propia cocina. La barra banca la movida con vermú, aperitivos, versiones de Negroni y gin tonic, cerveza y una cava con las mejores etiquetas de Mendoza. La ecuación precio-calidad es incuestionable. En estos días se suma La Catalina a la misma locación, un almacén argentino con panes, dulces, conservas, café take away y cosas ricas.

Lo mejor: la tortilla santiagueña con cordero braseado al horno de barro, que es la favorita del chef.

Dónde y cuándo: Mitre 794. Lunes a sábado de 19:30 a 1.

 

Beerlin / Cervecería artesanal

Un brew pub con 41 variedades de cerveza artesanal, de las cuales 12 son producidas ahí mismo. La carta de comidas, bien americana con un twist gourmet, está presidida por las hamburguesas “con su versión veggie”, papas fritas y ribs. Buscá mesa en el patio, es una postal hermosa y 100% menduca.

Lo mejor: ¿además de la birra?, la ensalada de peras, higos, queso azul, verdes y semillas.

Dónde y cuándo: Arístides Villanueva 129. Domingo a miércoles, de 12 a 2. Jueves a sábado, hasta las 3.

 

Mirada local. Florencia Oviedo, 27 años, estudiante de Comunicación Social. «Lo que más me gusta de Mendoza es que cualquier domingo del más crudo invierno puede sorprenderte el sol ¡y hasta te da calor! No dejes de hacer un tour de bodegas, salís sintiéndote una sommelier. El mejor momento del día para visitar las veredas de la calle Arístides es cuando empieza a atardecer y los after offices reciben tanto a locales como a turistas».

Mayra Zea Resa, 31 años, abogada. «Hacer un tour por una bodega es, sin duda, un imperdible de Mendoza: degustar sus vinos y quedarte a almorzar ahí mismo. Si visitás Potrerillos, vas a llevarte espectaculares postales no solo de las montañas, sino del dique».

 

Fuente: La Nación, por Cynthia Consoli

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.