El gobierno busca unirse al selecto grupo de países que no necesitan visa para ingresar a dicho país.

Uno de los temas que el presidente Mauricio Macri planteará en su entrevista con el vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden en Davos será establecer una nueva relación con los norteamericanos, como así también, tratar de eliminar la visa de turista.

De concretarse el deseo presidencial, significaría el regreso del país al Visa Waiver Program, el selecto club de 38 países cuyos ciudadanos no necesitan visa para ingresar a los Estados Unidos y permanecer allí por un máximo de noventa días.

Argentina supo pertenecer a ese grupo de privilegio durante el mandato de Carlos Menem. Eran tiempos de las mentadas relaciones carnales entre ambos países, claro. Tras las crisis de 2001 y 2002, que llevó a miles de argentinos a emigrar en busca de un mejor porvenir, Washington excluyó al país.

En noviembre del año pasado el Consulado de Estados Unidos en Buenos Aires se convirtió en el segundo en el mundo que más visas otorga detrás del de Beijing. Se emitieron alrededor de 2.500 permisos por día. En octubre se entregaron un total 32 mil y más de 600 mil argentinos viajó a vacacionar en Estados Unidos, principalmente en Florida, Nueva York, Texas y California.

Si la Argentina es readmitida en el programa, sólo sería obligatorio completar a través de Internet el Sistema Electrónico para la Autorización de Viaje (ESTA) cuya aprobación es casi inmediata con un costo de 14 dólares.

Más allá de la voluntad de Macri y Omaba, desde Washington ya advirtieron que habrá que ver cómo actúa la oposición republicana en el Capitolio, que se suele oponer a este tipo de concesiones y más en un año electoral.

Fuente: El Sol Online
22/01/2016

 

Artículos Relacionados