Por primera vez el país fue sede de un evento global de la ICCA. Para el equipo organizador local lo más valioso fue haber demostrado estar a la altura, y por consiguiente la esperanza de que eso se traduzca en más eventos internacionales en el futuro. Los desafíos globales para la industria son la inestabilidad económica y el terrorismo. En esta nota, la cobertura de las principales charlas técnicas.

Los 769 delegados de 66 países que asistieron a la Ciudad de Buenos Aires para participar del 54° Congreso Mundial de la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA) marcaron un récord de participación respecto a eventos previos de la entidad en el continente y dejaron a los organizadores locales la sensación de una oportunidad latente para consolidar el posicionamiento del destino.

De hecho, fue la primera vez que la capital argentina recibió un evento global de la ICCA, que en la última década sólo había pasado por Uruguay en 2005 y Puerto Rico en 2012.

PASANDO EL RASTRILLO.

Al margen del contenido estrictamente técnico del evento (ver recuadros), para el equipo organizador local lo más valioso fue haber demostrado estar a la altura del acontecimiento y la esperanza de que eso pueda cosecharse con más eventos internacionales en el futuro.

Para entenderlo mejor valga decir que Argentina desde hace una década venía postulándose para recibir al Congresos de la ICCA, pero recién obtuvo la sede en 2009 superando la candidaturas de Houston (acaba de ser elegida para 2019) y Dubái.

“En términos deportivos para nosotros es como haber traído el mundial de fútbol al país”, le dijo a este medio el expresidente de la AOCA y actual vicepresidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), Fernando Gorbarán. El dirigente explicó en los siguientes términos la clave por la cual se consiguió ese “sueño” del cual hablan los empresarios del segmento: “Nos habíamos presentado anteriormente y no lo habíamos podido lograr. Ellos decían (hasta 2009) que Argentina no había ganado la sede porque no podía mostrar la consistencia de un equipo de trabajo. Tomando esa crítica constructiva lo que hicimos fue ir con un plan, con una política de Estado, una estrategia federal, y de la mano de las empresas privadas que competimos conformando un comité que obtuvo este logro”. Para Gorbarán el mayor éxito es haber podido mostrar a la industria “las potencialidades que tiene el país, nuestros predios, sedes de convenciones, hoteles, gastronomía y la oferta cultural. Es una oportunidad increíble”.

En la misma línea, el coordinador de Turismo de Reuniones del Inprotur, Pablo Sismanian, planteó que el 54° Congreso de la ICCA marca el corolario de un trabajo muy fuerte del país para posicionarse como destino de eventos globales. “Por supuesto que hay posibilidades de conseguir negocios, pero sobre todo sirve para generar el intercambio que luego los propicia: que los delegados extranjeros se encuentren con los organizadores de congresos de Argentina, con los hoteleros locales, y vean que existe un espacio profesional adecuado para hacer eventos exitosos”. Por su parte, el ministro de Turismo de la Nación, Enrique Meyer, resaltó que la realización de este congreso “es el corolario del trabajo que desarrollamos durante esta gestión, con el objetivo de profesionalizar a cada uno de los actores del segmento y posicionarnos como uno de los principales destinos del mundo para eventos internacionales”.

DESAFÍOS GLOBALES Y LOCALES.

Durante el acto de apertura realizado en el Centro Cultural Kirchner, la presidente de la ICCA, Nina Freysen-Pretorius, señaló que el segmento debe ser reconocido por los gobiernos como parte importante de la economía del conocimiento.

En tanto que marcó como desafíos en ciernes la amenaza de una nueva recesión global (“espero que seamos ca- paces de evitarla”), el cambio climático y el terrorismo internacional.

En ese sentido, el director del Comité Organizador Local, Mariano Castex, apuntó que las tensiones políticas en algunos países han incrementado en el último tiempo la complejidades a las que se enfrentan los actores del segmento, sumado a las presiones derivadas de la crisis económica y las mayores regulaciones impuestas a las compañías.

De hecho, en 2014 cayó por primera vez la cantidad de eventos internacionales registrados en el ranking de la ICCA. Argentina también vio interrumpida una dinámica de grandes índices de crecimiento como sede. Todo esto fue explicado como una consecuencia de la crisis de 2008- 09, ya que esta es una industria donde la decisión de organizar un congreso se toma de cuatro a cinco años antes. “En los resultados de 2015, pero fundamentalmente en 2016, vamos a volver a tener una tendencia creciente. A lo sumo ahí se va a ver el impacto de los otros temas, como el terrorismo y la inseguridad. Pero Argentina en eso es uno de los países más seguros. Entonces, tenemos una oportunidad para trabajar y mostrarnos como el destino ideal”, acotó Sismanian.

En cambio, para Argentina los desafíos vienen por el lado de la infraestructura. No casualmente el Congreso de la ICCA se hizo en un predio ferial como La Rural. Y aunque disimuló bien la carencia de un Centro de Convenciones en la Ciudad, no deja de ser uno de los puntos flacos del destino. La buena nueva es que en marzo quedaría inaugurado el nuevo espacio construido por el gobierno porteño al lado de la Facultad de Derecho (el martes hubo una visita guiada con delegados internacionales de la ICCA).

“No hemos tenido devoluciones negativas de parte de los delegados de otros países. Sí marcan la necesidad de un centro de convenciones, porque en definitiva terminamos montando este evento en un predio ferial. Pero bueno, próximamente la Ciudad tendrá el suyo funcionando. Y es algo que vamos a apoyar y defender porque –personalmente– como dirigente de la AOCA lo pelee y me costó muchos disgustos porque se lo entendía como un reclamo político. Tengo una gran satisfacción de que eso que pedimos como actividad ahora se esté concretando”, explicó Gorbarán, quien puesto a opinar sobre la factura de la obra respondió: “Como toda obra arquitectónica ha ido sufriendo cambios, que por cuestiones presupuestarias o complejidades del lugar fueron apareciendo. Entiendo que no se está pudiendo lograr 100% lo que se había planificado. Pero igual va a ser fantástico”.

Para Sismanian “el concepto que están armando es muy interesante. De acá a 4 o 5 años vamos a ver que gracias al Centro de Convenciones de la Ciudad vamos a tener cientos de eventos que no venían porque no existía ese espacio”. Según el coordinador del Inprotur el próximo objetivo es avanzar en lo que está pendiente: “Seguir desarrollando eventos en el interior del país en cantidad y calidad apropia- das. No poner elefantes blancos, sino poner espacio acordes a lo que es el destino, seguir generando hoteles y servicios de calidad y desarrollar planes de marketing específicos, porque no es lo mismo cómo aborda el tema un destino grande que uno más,.

Fuente: Ladevi
13/11/2015

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.