El segundo trimestre de 2014 mostró una retracción interanual del 6% en las reservas hoteleras de Mendoza hechas por argentinos. Se apunta a que la baja en el turismo interno se debe a la recesión y al avance de otros destinos.

NR: La opinión de la Cámara, no consultada por el periodista, incluye aspectos precisos no comentados en el artículo: Inflación creciente, informalidad sin ningún control, plan de promoción no compartido con el sector privado. La inflación determina el incremento constante de precios frente a un dólar casi congelado, que aún con la aplicación del 35% de la Resolución AFIP Nº 3550, en muchos casos permite servicios en destinos más promocionados. La informalidad en alojamientos y transportes hace difícil las mediciones tanto para el INDEC como para los privados, pero lo cierto son los despidos y el achicamiento de muchos establecimientos y los planes de promoción que determina el Ministerio no son analizados junto a la actividad privada (como ejemplo el fallido plan del vuelo San Pablo-Mendoza).

La caída del consumo y la desaceleración económica se están haciendo notar en la actividad turística mendocina. Estadísticas de Fundación Ideal en base a datos de Indec, muestran una baja interanual del 6% en el número de reservas en los hoteles de ciudad de Mendoza y San Rafael, vinculada al turismo interno por parte de los “residentes” (ciudadanos argentinos).

Entre abril y junio de 2013 el turismo interno ocupó 103.892 plazas hoteleras, mientras que este año se reservaron 98.147 lugares.

De esta forma se cortó una racha positiva de ocho trimestres consecutivos con crecimiento, que comenzó en el segundo trimestre de 2012 y concluyó en el período abril-junio de este año.

Expertos consultados por Los Andes reconocieron la baja del turismo interno y enumeraron detonantes climáticos y económicos que perjudicaron a la actividad turística de la temporada.

En tanto, desde el Ministerio de Turismo de Mendoza advirtieron que las estadísticas publicadas por el Indec son erróneas y se elaboran con una metodología que no refleja los verdaderos índices del movimiento de turismo interno.

En los últimos meses hubo una pequeña mejora del turismo extranjero debido a la conveniencia cambiaria “blue” que existe, en especial, para los chilenos.

Recesión y mal tiempo

Más allá de las estadísticas, los profesionales que viven del turismo son quienes tienen la percepción más clara sobre el momento que atraviesa el sector.

Fernando Barbera, presidente de la Asociación Empresaria Hotelero, Gastronómica y Afines de Mendoza, reconoció que “el turismo interno está cayendo en Mendoza” y asoció el decrecimiento al elevado grado de incertidumbre que hay en la economía.

“La gente prefiere ahorrar porque no sabe lo que va a pasar. Es por eso que ha decrecido la actividad turística de los argentinos”, comentó.

El experto señaló, además, que también cayó la actividad gastronómica en Mendoza. “En el período comprendido entre enero y octubre de 2014 el comercio gastronómico de la provincia se contrajo un 15% en comparación con igual período del año pasado, según las propias mediciones de la Asociación”, aseguró.

Diferente fue la opinión de Javier Agrelo, presidente de la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo, quien reconoció el decrecimiento del turismo interno detallado por Indec pero no otorgó responsabilidad a las incidencias económicas sino a la ausencia de nevadas en la temporada invernal.

“En 2012 y 2013 hubo poca nieve, pero este año directamente no hubo nada. Perdimos a miles de turistas que visitan la provincia con el fin de disfrutar la temporada de nieve”, lamentó.

Sin embargo, Agrelo no definió al mal tiempo como el único factor determinante. También identificó un problema de fondo que avanza con el correr de los años.

“La competencia turística dentro de Argentina ha crecido en forma desmedida. Se han sumado muchos destinos en los últimos años y nuestros principales visitantes, de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba con frecuencia eligen vacacionar en otra parte”, indicó.

Si bien Agrelo se mostró conforme con la labor del Ministerio de Turismo, opinó que “Mendoza ha perdido lugar frente a sus competidores en los últimos años”.

También dejó su postura el titular de una agencia de turismo receptivo de Mendoza, quien prefirió no ser identificado. “Está claro que la plata hoy no alcanza para nada y lo primero en lo que se recortan gastos es en las vacaciones. Por eso estamos perdiendo mucha cantidad de turismo receptivo, más que nada de las provincias más alejadas, como Buenos Aires”, comentó.

Fuente: Diario Los Andes

20/10/2014

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.