Un lugar para disfrutar de la naturaleza, relajarse, mirar las estrellas o hacer turismo aventura. Sin dudas la escapada de fin de semana perfecta.

Saliendo de la capital sanjuanina, hay que tomar la ruta 40 con rumbo norte. Al pasar Talacasto se empalma con la RN 149, asfaltada, que atraviesa por un trazado nuevo la Quebrada de las Burras, evitando las restricciones horarias que caracterizaron durante años el acceso a Barreal.

Antes de llegar al pueblo aparecen los picos del cordón de la Ramada. Entre ellos está el cerro Mercedario, de 6.770, uno de los más altos de la cordillera, después del Aconcagua.

Otro paraje atractivo en el camino a Barreal es El Alcázar, ubicado a 200 metros de la RN 149. Modelado por la erosión del viento, la monumental formación rocosa varía su fisonomía y su color a medida que pasan las horas. Recibe este nombre por su semejanza con el Alcázar de Sevilla.

Ubicado en el corazón del valle de Calingasta y custodiado por los picos de la precordillera, este pueblo sanjuanino cautiva por su verdor, por el murmullo del agua que corre por sus acequias y su cielo diáfano que de noche se cubre de estrellas. También hay lugar para la aventura, en diversas excursiones a la cordillera o haciendo rafting en el río Los Patos.

Sus viñedos de altura y cultivos de manzanas están protegidos de los vientos por hileras de álamos. En la caminata por el pueblo se descubre la Calle de los Enamorados, sombreada por sauces.

En la esquina de esta calle con Las Heras, hay que detenerse para visitar el museo casero de Renzo Herrera, baqueano que exhibe en su casa sus hallazgos en la cordillera: morteros indígenas, fósiles de dinosaurios y sables del Ejército de los Andes son algunos de los objetos.

En la iglesia de Jesús de la Buena Esperanza hay una imagen muy curiosa de un Cristo sentado y otra de la Virgen de Andacollo.

La visita a las fincas de la región donde se elaboran productos de venta al público, y la recorrida por casas de los artesanos es otra de las propuestas, así como también lo es la visita y degustación en un par de pequeñas bodegas locales.

Se pueden hacer cabalgatas por las calles de Barreal y sus alrededores, y ascender a las quebradas para apreciar la vista del valle y de la cordillera desde el lomo de una mula o caballo.

Parque Nacional El Leoncito

Ubicado a 34 km de Barreal, este Parque Nacional ubicado sobre los faldeos occidentales de la sierra El Tontal, es uno de los mejores sitios del planeta para la observación de astros, debido a sus cualidades atmosféricas. En 1994 fue declarado Reserva Natural Estricta, con el fin de conservar el ambiente del monte alto andino y de preservar el hábitat de especies amenazadas. Es en el año 2002 cuando se convierte en Parque Nacional. En su superficie de 89.700 hectáreas, se protegen también sitios históricos, yacimientos paleontológicos y áreas de interés arqueológico, incluyendo una parte del trayecto del Camino del Inca.

Funcionan en el Parque dos observatorios, que pueden ser visitados: el Complejo Astronómico El Leoncito (CASLEO), que constituye uno de los centros mejor equipados del país, y el Observatorio Astronómico Dr. Carlos U. Cesco, ubicados estratégicamente a 2.552 metros sobre el nivel del mar, en una zona que se distingue por tener un cielo diáfano y sin polución, durante casi 300 días al año.

El Parque no posee infraestructura turística, por lo que se recomienda aprovisionarse antes de ingresar. Hay un camping libre con fogones, mesas, parrillas, quincho y sanitarios con ducha de agua caliente.

Además, de la visita a los observatorios astronómicos, en el Parque se realizan caminatas, como la que llega a la cascada “El Rincón”, salto de las aguas del arroyo El leoncito; el Sendero “Paisajes de Agua”, caminata de 2000 m de baja dificultad, y el trekking al Cerro El Leoncito, de cuatro horas de duración. 

Tips

  • La mayor parte del año se disfruta de días luminosos. El clima es muy seco. En invierno la temperatura asciende hasta 15º de día, y de noche puede bajar a 10º bajo cero. Ocasionalmente nieva.
  • Dónde alojarse y comer. La mayoría de las posadas tienen restaurantes muy buenos. Posada Paso de los Patos, Posada San Eduardo, Posada Don Ramón, Posada El Mercedario, Posada El Alemán.
  • Hacer carrovelismo o alguna actividad de aventura.

Vení a visitar Cuyo, unos días los podés pasar recorriendo los variados paisajes mendocinos y luego unos días de descanso en Barreal, el plan perfecto para tus próximas vacaciones!

Fuente: MDZ, Flavia Noceti

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.