[banners_zone id=102]

 

La provincia de Mendoza es un paraíso gourmet por excelencia. Visitar sus bodegas no es solamente ir a aprender y conocer sobre los buenos vinos que nacen en esta tierra; es también la excusa ideal para sentarse a comer y beber como reyes. Aquí 3 opciones imperdibles: Bodegas Séptima, Zuccardi y Norton

Acompañados por la experta en vinos y gastronomía Elisabeth Checa, estuvimos en tres restaurantes en una recorrida otoñal por esta provincia donde la naturaleza entrega productos que no solamente se disfrutan en una copa, sino también en el plato.

 

Bodega Séptima: así es María

Se encuentra en Agrelo (Luján de Cuyo). En el interior de su magnífica edificación minimalista de piedra y cemento hay dos espacios para el disfrute del buen comer y beber. Por un lado, el deck de la terraza, maravilloso espacio para contemplar los viñedos coronados por los cerros siempre blancos del Cordón del Plata mientras dejamos volar nuestra mente y nos colmamos con el aire fresco mendocino, acompañados con algún delicado tapeo o unas jugosas empanadas fritas, y una copa de espumante. Pero si queremos un disfrute de manera más formal, contamos también con la propuesta del restaurante María, reinaugurado el año pasado, dirigido por las experimentadas manos de Marcos Zabaleta, con vasta trayectoria en otros restaurantes de bodegas. El chef aquí propone una carta donde incorpora materias primas locales, logrando recetas con identidad en una combinación de texturas, aromas y sabores que sorprenden a nuestro paladar.

Para aprovechar a pleno todos los productos estacionales, el menú se modifica cada dos meses. (parrafo destacado)

 

Bodega Zuccardi: visitante feliz en casa

Recientemente, Zuccardi inauguró una faraónica bodega en el Valle de Uco, Piedra Infinita, desde donde saldrán vinos de montaña que reflejan y concentran las mejores virtudes del suelo cuyano. Pero desde hace varios años en el departamento de Maipú, los Zuccardi han sabido instalarse como referentes en esto de abrir las puertas de las bodegas al turista. Un ejemplo es La Casa del Visitante, a cargo del cocinero Matías Aldasoro, quien es frecuentado permanentemente por mediáticos nombres como Osvaldo Gross, Narda Lepes, Dolli Irigoyen, entre tantos. Aldasoro bien sabe manejarse con los productos de estación, que en esta tierra son abundantes, para conquistar a cualquier comensal.

En esta casa las propuestas van desde un menú bien típico y criollo, con empanadas y asado, hasta otro de siete pasos, donde predominan verduras, frutas, hortalizas más hierbas aromáticas cultivadas en la propia huerta.

Los platos con carne ofrecen recetas a base de conejo y cordero. Cualquiera sea la época del año, el acuerdo de comida y vino siempre podrá efectuarse con un descorche sugerido especialmente, ya sea con un logrado espumante pinot chardonnay Alma 4, o con los exclusivos malbec o syrah de la línea Serie A.

 

[banners_zone id=103] 

 

Bodega Norton: joyas en la mesa

La Vid es un restaurante inaugurado en 2009 y comandado por la chef Patricia Suárez Roggerone. Situado en el distrito de Perdriel (Luján de Cuyo), se trata de un espacio de diseño austero y cálido, que mantiene la estructura de bodegón con sus viejos toneles, pisos de piedra y ventanas pequeñas. Aquí la chef con su equipo de colaboradores desarrolla una verdadera experiencia concebida bajo el concepto de reunión alrededor de una mesa, donde todos pueden compartir arte, vino, vida y cocina.

La idea es realzar la textura y el sabor natural y auténtico de la materia prima utilizada, respetando métodos de cocción de identidad local como la parrilla, la piedra, el rescoldo y el disco de arado. 

Este equilibrio entre productos y técnicas se deja percibir en el menú degustación de seis pasos, que cambia según las estaciones. Entre otras elaboraciones, ofrece: carpaccio de pesca del día, con láminas de sandía de Lavalle y aderezo de jengibre; chivo braseado de Malargüe, con paté de tomate y almendras tostadas, y crema de choclo; ojo de bife grillado, acompañado con láminas de tomates de Uco y crema de bagna cauda. Exquisiteces que acuerdan muy bien con los vinazos de esta centenaria empresa que honran a la gran uva tinta argentina, como los de la línea Lote, tres Single Vineyards provenientes de terruños diferentes, o un malbec de 1974, al que dejamos respirar como todo vino añejo para que luzca en la copa, brillante y vivo. Joyas que emocionan.

 

Recomendados

Pan y Oliva. Un espacio distendido de Bodega Zuccardi. Está pegadito a la aceitera, que también genera placeres terrenales convertidos en alimentos, delicados aceites de oliva extravirgen, base de sus elaboraciones.

Restaurante María. Este año, el restaurante de la Bodega Séptima ganó el Best de Oro en la categoría “Restaurante de bodega”, en el concurso Best of Mendoza’s Wine Tourism 2016, certamen organizado por Great Wine Capitals.

 

Si esta combinación de texturas, aromas y sabores que se complementan con el paisaje te ha cautivado, solo consúltanos, somos especialistas en estas mixturas…

 

Fuente: La Voz, por Christian Quinteros

 

[banners_zone id=104]

Artículos Relacionados