El cajón de Arenales en Tunuyán es la zona de escalada más grande de Mendoza y uno de los mayores del país. Desafío para los fanáticos del deporte en todo el mundo!

El cajón de Arenales en Tunuyán es la zona de escalada más grande de Mendoza y uno de los mayores del país. Desafío para los fanáticos del deporte en todo el mundo! Hay más de 150 vías en una gran variedad en paredes, torres y agujas de un excelente granito rosado, surcado por arroyos cristalinos de deshielo que componen un marco de gran belleza natural.

Este cajón esta compuesto por inmensas paredes y agujas de granito que forman uno de los mayores centros de escalada en roca del país, donde el silencio de las moles y la adrenalina forman un cóctel irresistible. 

Liberar la roca. Así lo llaman a uno de los desafíos más maravillosos que la naturaleza ofrece en forma de enormes moles naranja de granito, en la cordillera frontal de los Andes. Es reconocida mundialmente como una de las zonas de escalada más valiosas a nivel internacional.

El Cajón de los Arenales es uno de los destinos más elegidos para los alpinistas nacionales y extranjeros, atrayendo también a los escaladores amateurs que buscan iniciarse en la aventura de crear lazos con la montaña.

Hoy es uno de los pocos sitios a los que se accede de forma gratuita y libre, concepto que los miembros de la gran familia de montañistas de Mendoza quieren preservar, ante las amenazas del avance de privados sobre estas tierras.

El cajón de Arenales, entre los mejores del planeta, se ubica a unos 2.500 msnm, en el Cordón Portillo de la cordillera frontal de los Andes. Arenales presenta un clima árido de altura, escasa vegetación –arbustiva–  y un paisaje imponente rodeado de agujas y paredes de granito, así como de cerros que promedian entre los 4.000 y 5.500msnm. 

Es una de las tres escuelas de escalada de clase mundial, junto con Chalten, en Santa Cruz, y el Frey, en Bariloche.

Estas condiciones, sumadas a su historia y a su potencialidad, hacen de este paraje de Tunuyán uno de los sitios más elegidos por los amantes de la montaña de distintas partes del mundo (preferentemente norteamericanos y europeos) ya sea para la escalada deportiva, tradicional o para el búlder.

También es un atractivo más para el turista que busca realizar otro tipo de actividad, como el trekking, en un marco natural imponente por su belleza. Por año suelen llegar entre 800 y 1.000 escaladores.

Más allá de que la mayoría de los que eligen tomar la ruta 94 hacia el Manzano Histórico hasta el refugio Portinari para ya encontrar a dos kilómetros el Valle del Cajón de los Arenales lo hacen por cuenta propia, motivados por recomendaciones para sumar nuevos desafíos a sus hojas de ruta, también hay una franja de interesados que no cuentan con experiencia y que buscan esa piedra para iniciarse en el mundo de la escalada.

La temporada alta se inicia generalmente en octubre y se extiende hasta mediados o fines de abril, de acuerdo con las condiciones climáticas.

 

Fuentes: Tripin y Diario UNO

Artículos Relacionados