[banners_zone id=102]

 

Es posible que para aquel que siempre soñó con sobrevolar paisajes experimentando esa doble sensación de la adrenalina y al mismo tiempo del disfrute de la naturaleza hoy encuentre en el canopy una alternativa más que válida. 

En esta actividad no se necesitan alas artificiales, ni motores, ni paracaídas. Inclusive no hace falta ser un experto, simplemente hacen falta las ganas de disfrutar y una pequeña cuota de espíritu aventurero.

Canopy, que en inglés significa copa (por la copa de los árboles), es una actividad de turismo de aventura que surgió en Costa Rica, por una necesidad de traslado.
El canopy consiste de una polea suspendida por cables de acero montados en un declive o inclinación, a una altura de hasta 80 metros. Se lo puede considerar un deporte extremo y consiste en viajar por el aire a lo largo del cable, deslizándose con un arnés y la polea. Una experiencia de pura adrenalina. Junto con el rafting es la actividad aventura que más se practica en la provincia.

En nuestro país es un deporte muy nuevo todavía, pero día a día gana más adeptos, porque brinda la posibilidad de gozar, de la flora y fauna de nuestra zona desde un lugar de privilegio, es decir desde la copa de los árboles centenarios o, como en el caso de nuestra provincia, utilizando la altura de los cerros para sobrevolar ríos y disfrutar de la magnificencia de los picos montañosos desde otra perspectiva.

 

En Mendoza, la actividad se puede practicar en San Rafael (Valle Grande, Cañón del Atuel) y más cercano a la Ciudad de Mendoza, en Potrerillos.

Inclusive está la posibilidad de que el canopy sea practicado por menores, siempre supervisados por la atenta mirada de guías. Asimismo es una interesante actividad para fomentar las relaciones en grupos
de trabajos. Son numerosas las empresas que utilizan este deporte para potenciar el crecimiento profesional y personal de sus empleados y les hacen desarrollar lazos para el trabajo en equipo.

En Potrerillos el turista puede vivir una aventura inolvidable donde se puede apreciar la espectacular vista panorámica del Valle de Potrerillos y el Cordón del Plata (Cerro El Plata 6100 metros de altura sobre el nivel del mar), formaciones montañosas de millones de años con capas geológicas de más de 20.000 pies de elevación.

 

[banners_zone id=103]

 

En tanto, en San Rafael, se puede disfrutar de la belleza del dique Valle Grande y el Cañón del Atuel, mediante el viaje a través de las montañas, frente a la entrada del Cañón de Cochicó.

 

¿Dónde practicar canopy, cerca de la capital mendocina?

En Potrerillos
•Circuito Base: Recorrido de 5 tramos – 700 mts de largo. Altura promedio: 30 mts aprox. Duración de 1 hora 30 min aprox. Dificultad: principiante / moderado. Edad mínima: 8 años acompañados por un guía.
•Circuito Adrenalina (Incluye cruce del río Mendoza): Recorrido de 6 tramos – 1400 mts de largo. Altura promedio: 60 mts aprox. Duración: 2 horas aprox.
Dificultad: moderado/ difícil. Edad mínima: 13 años.

 

En San Rafael
•Canopy del Lago: Desvío a Dique Valle Grande por ruta provincial 173, Km 2.100, Valle Grande, San Rafael.

•Bosque Aéreo Euca: El Bosque Aéreo Euca se encuentra a la entrada de Valle Grande Ruta 173, Km 17,7, San Rafael, Mendoza.

 

Dejáte seducir por la adrenalina y el vértigo de este vuelo en las alturas y consúltanos para vivir esta emocionante experiencia!

 

[banners_zone id=104]

 

Fuente: Jornadaonline, por Sebastián Perez Dacuña

 

 

Artículos Relacionados