De acuerdo a las estadísticas difundidas por el Indec, el arribo de extranjeros al país cayó en junio un 0,8%, interrumpiendo una racha de 15 meses consecutivos de alzas interanuales. Por su parte, la salida de turistas argentinos al exterior también disminuyó un 2,6%, convirtiéndose en el primer retroceso desde febrero de 2015.

Junio fue un mes negro para el turismo en Argentina y marcará un mes bisagra -en particular- para el emisivo.

Lo más sorpresivo fue el descenso en el arribo de extranjeros al país, que se retrotrajo un 0,8% en junio, interrumpiendo una racha de 15 meses consecutivos de alzas interanuales.

En tanto que la caída del 2,6% en el número de argentinos que cruzaron las fronteras por avión era muy esperable, teniendo en cuenta la depreciación en un 50% nominal del peso en lo que va del año (un 40% se devaluó sólo en los últimos dos meses). De hecho, el Banco Central ya había anticipado que en junio se había desplomado un 29% la solicitud de divisas para viajar al exterior, en línea con el 25% de retracción en la emisión de pasajes según el BSP para ese mismo mes.

 

EFECTO MUNDIAL

El inesperado quedo del receptivo es -según el Ministerio de Turismo- apenas un espejismo (confirmado por el anticipo de datos de julio donde volverían los números positivos).  De acuerdo al organismo, el traspié de junio se explica por la realización de la Copa del Mundo de fútbol, que generó una caída en los viajes y redireccionó otros a Rusia. “Entre los países que más tickets compraron para el Mundial estuvieron varios de nuestros principales mercados (Alemania, Brasil, Colombia, Estados Unidos, México y Perú)”, explicó el MinTur, que dijo que el número de arribos también se vio afectado por la depreciación de las monedas de Brasil, México y Uruguay.

Efectivamente, Brasil, por lejos el mercado emisor más importante, cayó un 2,2% en junio, en tanto que los provenientes de Europa registraron un descenso del 4%. Los que se mantuvieron firmes son los estadounidenses, que registraron un incremento del 5,8%; y los otros mercados americanos no limítrofes, que tuvieron un alza del 7,4% en las llegadas al país.

Si la mirada se recorta al movimiento a través de Ezeiza y Aeroparque (9 de cada 10 arribos) los números de junio son bastante más desalentadores. No sólo porque cayeron los ingresos de extranjeros un 4% en junio y las pernoctaciones un 14,3%, sino porque en todo el segundo trimestre (abril-junio) las pernoctaciones descendieron un 2,1% y el gasto en turismo receptivo (US$ 554,5 millones) disminuyó un 4,5%.

 

PUNTO DE QUIEBRE PARA EL EMISIVO

Desde febrero de 2015 que no había una caída interanual en el emisivo. Pero la racha de 40 meses se cortó en junio con el descenso del 2,6% en la salida de turistas argentinos al exterior. Para muchos es sorpresivo que no haya sido mayor, teniendo en cuenta los datos del BCRA y el BSP. Nuevamente el Mundial de fútbol tiene su cuota parte de responsabilidad, porque hubo mucha venta anticipada de argentinos que terminaron viajando en junio a Rusia. No casualmente Europa fue el único destino que aumentó la recepción de argentinos (+11,5%). Hay caídas notables en las salidas por Ezeiza y Aeroparque hacia Chile (-50%), Brasil (-31,4) y Uruguay (-18,%).

Habrá que irse preparando para despedirse de los números de este primer semestre (que hasta se da el lujo de incluir a junio). Los 2,5 millones de argentinos que cruzaron la frontera por avión (+11%) en solo seis meses es un dato que seguro no se repetirá en la segunda mitad del año.

Fuente: Ladevi
17/08/2018

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.