La cita en la capital china se convirtió en un punto axial no sólo para posicionar a la actividad como jugadora central para impulsar el desarrollo y combatir a la pobreza, sino también para garantizar una expansión sustentable. Argentina participó activamente del encuentro, tanto desde el sector público como el privado.

Beijing dio cita a la primera Conferencia sobre Desarrollo Turístico, organizada por la Organización Mundial del Turismo (OMT). El encuentro tuvo un marco a la altura de la convocatoria, en uno de los edificios más simbólicos del Partido Comunista Chino: el Gran Salón del Pueblo (edificio donde habitualmente se desarrollan las actividades legislativas del partido), frente a la icónica plaza de Tiananmén y a escasos metros de la Ciudad Prohibida.

Los más de 1.000 asistentes, 72 delegaciones y 107 países representados, sentaron el tono ante tres paneles que se centraron en la posibilidad de generar un desarrollo sustentable, atendiendo a “Los 17 Objetivos de Desarrollo Sustentable” de la ONU. La actividad turística adquiere una gran relevancia para contribuir a su alcance y se le atribuyen directamente tres de ellos.

El primer ministro chino, Li Keqiang, abrió la conferencia reconociendo el error de su país a la hora de usufructuar los recursos naturales, en línea con las políticas del partido de dejar atrás la economía productiva para virar hacia los servicios y, complementariamente, apoyarse en el turismo para erradicar la pobreza de las áreas rurales.

TURISMO PARA ERRADICAR LA POBREZA

El ministro de Turismo de Argentina, Gustavo Santos, en calidad de panelista, hizomención acerca de cómo el turismo en la Argentina pasó de ser percibido como una actividad de ocio, a adquirir una relevancia capaz de generar impacto económico. Este cambio de percepción contribuyó al desarrollo de los destinos. Asimismo, reveló cómo el turismo, para algunas localidades, es determinante: “Hay comunidades donde el turismo es el 100%, que es ‘turismo o muerte’”, y de cómo la actividad es un factor clave para generar empleo, y en consecuencia, contribuir a la reducción de la pobreza.

Cuando se planteó cómo se deben realizar las inversiones, hubo una divergencia entre los panelistas: mientras algunos apostaban por el desarrollo de las inversiones por parte del sector privado, otros indicaron que la mejor manera de actuar era por medio del Estado como punta de lanza, y el privado siguiendo el camino trazado. Santos adhirió a esta última posición, e hizo mención a los objetivos políticos de Cambiemos: Pobreza Cero y Plan Belgrano, mediante un ejemplo (el mismo que tomó el presidente Mauricio Macri, durante la presentación del Plan Integral de Turismo 2016/2019 en Casa Rosada, hace escasas semanas): el desarrollo del parque ecoturístico de los Esteros del Iberá. Proyecto que, según el funcionario, prevé impactar positivamente sobre la vida de los más de 200 mil correntinos de menores recursos, mediante la apuesta del Estado por desarrollar infraestructura básica y las expectativas en el sector privado por desarrollar e invertir en el resto de los proyectos que permitirían alcanzar el pasaje a otro estadio del turismo.

Al cierre de su panel, el moderador consultó a cada uno de los expertos respecto de qué medidas implementará en lo inmediato a su regreso. Santos se despachó con una frase corta y concisa que nuevamente fija el gran reto que su cartera tiene por delante para los tres años y medio restantes de gobierno: “Vuelvo a mi país para cumplir con el Plan Nacional de Turismo, y crear en cuatro años 300 mil nuevos puestos de trabajo. Porque creo que hoy, gobernar, es crear empleo”.

PRESENCIA ARGENTINA

Además de la presencia del máximo responsable político del turismo argentino, la canciller argentina, Susana Malcorra, también participó para anunciar un conjunto de acciones realizadas por el país para facilitar el trámite del visado argentino para los turistas chinos. Esta acción se suma a las medidas ya adoptadas por la gestión anterior y es, sin lugar a dudas, un gran acierto para llegar al ambicioso objetivo aspiracional del Plan Nacional de Turismo: aumentar en un 151% la cantidad de llegadas de turistas de mercados lejanos a la Argentina.

La Cámara Argentina de Turismo (CAT), representada por su presidente, Oscar Ghezzi, tuvo una participación desta-cada en la Conferencia, facilitando el diálogo y aportando valor. “Venimos trabajando fuertemente en la consolidación de América Latina como destino”, comentó Ghezzi en función de la labor que la Cámara realiza con sus pares de la región (cabe recordar que la CAT ejerce la vicepresidencia dentro del Programa de Miembros Afiliados de la OMT) para posicionar a la región y al país de manera más competitiva ante los mercados lejanos. Consultado sobre los puntos prioritarios a atender por parte del sector turístico argentino para capitalizar mayores llegadas de turistas chinos, Ghezzi hizo foco en las inversiones: no sólo en la adecuación de las mismas para lograr mayor eficiencia en la cadena de valor turística, sino también en adoptar medidas ejecutivas que permitan solidificar las infraestructuras existentes. Por último, el presidente de la CAT afirmó la necesidad de librarse del obstáculo del visado, y celebró las medidas adoptadas por la cartera nacional de turismo de ir removiendo un poco más la barrera, objetivo por el cual la Cámara ha abogado e impulsado en los últimos años, “nos vamos conformes, pero obligados a seguir impulsando este firme pensamiento que hay de los mercados lejanos”.

La Conferencia tuvo la presencia de otras dos organizaciones argentinas Miembro afiliadas a la OMT: el Estudio Singerman y Makón, y el Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires (estrenando su afiliación tras su aprobación provisoria al programa en el Consejo Ejecutivo OMT celebrado días atrás en Málaga, España) representado por su secretario ejecutivo, Gonzalo Robredo.

El estudio Singerman y Makón aprovechó la ocasión para afianzar lazos con partners internacionales y cristalizar convenios de cooperación técnica con organizaciones referentes del sector turístico asiático.

Robredo participó en condición de representante de la ciudad de Buenos Aires como ciudad vicepresidente en la Federación Mundial de Ciudades Turísticas (WTCF por sus siglas en inglés), y actuó como panelista en la charla “Turismo para la Paz”. Al ser consultado sobre su experiencia sobre la influencia de la actividad turística en la promoción de la paz y el entendimiento, Robredo se refirió al hecho de cómo el turismo conecta a locales con visitantes, y la necesidad de repensar tal conexión para facilitar a los visitantes a alcanzar mayor empatía.

SOFT POWER CHINO

Formalmente la reunión fue un éxito; e informalmente, y leyendo entre líneas, también fue un gran acierto del gobierno chino. Se evidenció y se hizo palpable cómo el turismo puede ser un recurso político válido y relevante; en el caso chino por partida doble si se considera que cada dólar gastado en turismo se multiplica en un derrame cercano a los US$ 2,3 en los destinos receptores; y que China envió más de 120 millones de turistas al exterior en 2015, con miras a multiplicar esta cifra en un futuro no tan lejano.

Los principales referentes políticos del país, que hicieron uso de la palabra, no se guardaron estos dos datos y, por la temática de la Conferencia, el tono discursivo sonaba más a una descripción de hitos alcanzados por el gobierno chino que beneficiaban al mundo (y que debían ser retribuidos), en lugar de atender a los tan nobles y casi platónicos objetivos esbozados en la flamante Declaración de Beijing.

La capacidad del gobierno chino de trabajar y aprovechar las distintas plataformas intergubernamentales y multisectoriales es evidente, y esta conferencia (si bien rica en varios aspectos) ha sido la gran antesala a dos hechos muy importantes de la OMT que tomarán lugar en 2017: la elección del nuevo Secretario General y la 22° Asamblea General.

RADIO PASILLO

Con la frase “el futuro de China, es el futuro de mis hijos y mis nietos”, Taleb Rifai cerró su discurso en la gala de apertura, la noche previa a la Conferencia. Dejando de lado las presunciones obvias que devienen de tal frase, es interesante realizar un análisis partiendo de dos datos clave: Rifai no presentará su reelección en 2017, e incluso ha delegado varias funciones al brasileño Marcio Favila; y según información brindada por un funcionario de alto nivel latinoamericano, los líderes africanos han levantado la voz contra la gestión del jordano Rifai, porque la han sentido como euro-centrista.

En este contexto, en el que (aparentemente) aún no se asoma un candidato oficial para la OMT, y donde los africanos ya contarían con cierta masa crítica para ungir a un representante propio, las charlas, negociaciones y concesiones para alinear a los principales referentes europeos, asiáticos y americanos tras un candidato aglutinador, estarían a la orden del día.

Será cuestión de aguardar a febrero de 2017, para ver si en la nueva edición de la Fitur se han repartido las cartas y se aclara el panorama.

Fuente: Ladevi
03/06/2016