Nuevos hábitos de conducta, seguridad sanitaria, espacios y tratos interpersonales sin discriminación y preservación del empleo son algunos de los objetivos del programa «Buenas Prácticas Pos-Covid 19» del Instituto de Calidad Turística Argentina (ICTA).

El sector turístico comienza una etapa crucial en esta crisis, planificar cómo será la vuelta de las actividades. Por eso se elaboró el plan de «Buenas Prácticas Pos-Covid19», para garantizar el bienestar del turista, el prestador y la población del destino. los máximos organismos oficiales y entidades privadas del turismo, agrupados en el ICTA, buscan tener los protocolos necesarios para el reinicio del movimiento en el país.

En una reunión virtual, representantes del Ministerio de Turismo y Deportes (Minturdep), el Consejo Federal de Turismo (CFT) y la Cámara Argentina de Turismo (CAT), dieron el puntapié inicial a este programa, que incluirá recomendaciones sanitarias y de atención en las prestaciones de la actividad, en línea con las nuevas demandas globales.

«Más allá de esas baterías políticas y de asistencia financiera, una de las cuestiones es cómo implementar prácticas que nos permitan una recuperación más sólida del sector», sostuvo la subsecretaria nacional de Calidad, Accesibilidad y Sustentabilidad, Inés Albergucci. La primera fase, de reactivación el turismo interno, «tiene que encontrar a toda la cadena de valor firme, con nuevas herramientas para poder garantizar esta nueva normalidad y una suerte de seguridad para los y las turistas», agregó.

Albergucci señaló que la metodología será «recomendar estas buenas prácticas al sector privado, en un proceso de construcción consensuada con las provincias, y será un herramienta federal» para que apliquen «de acuerdo a sus realidades y necesidades de sus prestadores pueda adoptarla»

Por otra parte  consideran importante reconstruir vínculos y evitar que el turista esté estigmatizado.  Es decir, que si llega de una zona de fuerte impacto de coronavirus no se lo vea como portador del virus o sospechoso.

Marcelo García, quien estuvo en esa reunión como secretario de la CAT expresó: «el objetivo es tener los protocolos listos para fines de mayo, con el consenso de la autoridad sanitaria, que es fundamental, como para poder salir en junio a la siguiente acción, que sería la capacitación de los destinos y prestadores». «En paralelo -continuó- debemos empezar a comunicar a los futuros turistas qué se está haciendo para su seguridad, la de las poblaciones locales y los trabajadores del turismo».

Desde el sector aseguran que habrá homogeneidad en la normativa, será una general para todo el país. Luego esta puede adaptarse a todos los destinos. También se advirtió que cuando el turismo vuelva a funcionar, habrá que cumplir una serie de requisitos mínimos de seguridad sanitaria, «porque vamos a seguir conviviendo con el virus hasta que llegue la vacuna».

Algunos objetivos básicos establecidos en el encuentro del ICTA son generar hábitos de conducta que garanticen mayor seguridad y confianza a visitantes y visitados, seguridad sanitaria, evitar el quiebre del vínculo turístico/social, promover relaciones amigables, solidarias y respetuosos, sin discriminación, y preservar las fuentes de trabajo.

 

Fuente: Mdz Online
08/05/2020