Mientras que al acuerdo de “referencia” sólo le faltan las firmas, el específico para trabajadores de agencias tiene un lento despertar. Del lado del sindicato ya hicieron trascender que irán por un acuerdo igual al de Comercio, incluyendo el adelantamiento de un mes en el aumento. La parte empresaria no muestra apuro.

La demora en la firma del acuerdo salarial para los empleados de comercio obedece a “detalles” en la redacción del convenio. La misma versión partió tanto del sindicato (la Faecys) como de la contraparte empresaria. Desde el gremio le dijeron a este medio que hasta el viernes se sucedieron las reuniones y que a más tardar lunes o martes estaría rubricado. Con lo cual, por la demarcación que impone a las negociaciones de turismo, lo importante es entender que se mantiene firme el entendimiento para otorgar un incremento del 20% desde marzo (pagadero en abril) y por seis meses (en el segundo semestre se reabrirían las negociaciones). Además, se darán dos sumas fijas de $ 1.000 (una correspondiente a marzo y la otra en mayo). Y el dato clave implícito es que se adelantará un mes el otorgamiento del aumento (el acuerdo 2015 vencía el 31 de marzo de este año).

 Y POR CASA…

La negociación mercantil es clave para lo que luego firma el mismo gremio con la Federación Argentina de Empleados de Agencias de Viajes y Turismo (Faevyt). El Convenio Colectivo que desde 2008 rige la relación laboral para los empleados de agencias de viajes es específico. No obstante, el “convenio madre” es claramente el marco de referencia de lo que luego se traduce para las agencias. De hecho, en las grandes cifras nunca han variado, sino que las diferencias vienen en el trazo fino: sumas fijas, fechas de tramos y plazos de incorporación como remunerativo.

“La única declaración oficial es que nosotros no hacemos declaraciones de ningún tipo durante la negociación”, se limitó a responder el dirigente de la Faevyt que encabeza las paritarias por el sector empresarial. El directivo recordó que ya el año pasado había explicado que “hay que entender que la paritaria es un momento donde se decide a dónde va la renta de un negocio: qué parte va al sueldo del empleado y qué parte al bolsillo del empresario. Obviamente, es la negociación más crítica que puede haber en cualquier sector. Como tal, uno no puede abrir la boca en medio de los encuentros, porque siempre hay intereses afectados”. Del lado del sindicato son menos comedidos y ya hicieron trascender que irán por un acuerdo igual al de Comercio, incluyendo el adelantamiento de un mes en el aumento. Incluso plantearon sumar al colectivo de empleados “autoconvocados” a la negociación (ver recuadro “Desmentida…”). Por eso, en el juego de apariencias se hacen ver como la parte más apurada por cerrar, mientras que del lado empresario se hacen los sorprendidos por la urgencia “cuando aún faltan dos meses para el vencimiento” del acuerdo (el de 2015 expira recién el 31 de abril).

Ese adelantamiento en las negociaciones es una victoria a los ojos del gremio en el marco de un acuerdo “razonable” (“modesto” a los ojos de otros). Con lo cual, pareciera poco probable que no entre en juego en la mesa de las negociaciones.

Hasta ahora la especificidad del convenio de agencias (argumentado en la necesidad de atender las dificultades de la coyuntura) ha sido aplicar un esquema donde primero se dan las sumas fijas y luego recién se incorporan los porcentajes al salario. En 2014 se arrancó con tres no remunerativos y el primer tramo porcentual se dejó para agosto. El año pasado con dos sumas fijas y el porcentaje desde julio. Con esa estrategia (que incluye más adicionales que el convenio marco) se busca –según la mirada de la patronal- no alterar el impacto de los aumentos en el bolsillo de los trabajadores y, a la vez, ganar aire para que los empresarios puedan absorber los costos laborales que implican las cifras que sí son remunerativas.

Fuente: Ladevi
18/03/2016