La SecTur presentará el viernes en Mar del Plata el borrador de decreto que reemplazaría buena parte de la normativa vigente para operar como agencia. En esta nota, la Faevyt adelanta algunos de los cambios que serán puestos a debate. Se permitirá la venta de productos y servicios anexos, la unificación de estructuras y la contratación de escritorios de venta en otros locales comerciales. Por otra parte, se da marcha atrás con la flexibilización de idóneos y la habilitación de oficinas virtuales.

 

Esta semana en Mar del Plata (en el marco del Congreso de la Faevyt) la Secretaría de Turismo de la Nación le correrá el velo a la versión 2019 de la reforma normativa que el Poder Ejecutivo planea aprobar por decreto y cuyo contenido modificará sensiblemente el ecosistema en el cual operan las agencias de viajes.

Después del traspié del prototipo presentado en diciembre de motu proprio por la SecTur (con la “inestimable” colaboración del Ministerio de la Producción), que logró reunir todo el consenso posible en contra, esta vez el proyecto no tiene gusto a carpetazo y prometen que vendrá con tiempo para ser debatido.

 

LA COCINA

Mucho se ha dicho y escrito sobre la presentación del proyecto que reemplazará al decreto y media docena de resoluciones que actualmente rigen la actividad y que hace 47 años determinan lo que se puede y no hacer (con varios parches en el medio) en materia de comercialización turística. Pero lo cierto es que hasta ahora la SecTur mantiene silencio de radio sobre la nueva versión (tampoco nunca aclaró qué quiso hacer con el inverosímil prototipo de diciembre) y sólo un puñado de funcionarios conocen el texto, el articulado concreto de la normativa.

Sin embargo, después del traspié de fin de año, la Faevyt quedó virtualmente investida como entidad articuladora de las opiniones de empresarios y profesionales, con los cuales se viene reuniendo desde entonces para elevar a Suipacha 1111 (que a su vez articula con los ministerios de Modernización y de Producción) una visión más representativa de quienes se van a ver interpelados por el decreto.

Si bien hasta el jueves pasado desde la Faevyt negaban haber visto el texto, en diálogo con La Agencia de Viajes sus autoridades revelaron algunos de los aspectos ya consensuados (y otros que no) en el proyecto que verá la luz este viernes en Mar del Plata.

 

APAGAR EL FUEGO

De la larga lista de cuestionamientos al “prototipo” de diciembre, hubo uno que puso en virtual rebeldía a colegios y asociaciones de Profesionales, casas de altos estudios y gremiales empresarias: la reapertura del Registro de Idóneos a personas que no posean título profesional. Ese punto en el nuevo borrador fue corregido, por lo cual contar con un idóneo profesional seguirá siendo obligatorio para habilitar una agencia de viajes. “Es algo que hemos trabajado y conseguido después de una gran pelea y trabajo conjunto con los Colegios de Profesionales y el apoyo de la SecTur”, señaló a este medio Gustavo Hani, presidente de la Faevyt.

 

VIRTUAL PARA EL NEGOCIO, FÍSICO ANTE LA LEY

En línea con el espíritu de flexibilización de diciembre, otro aspecto que había caldeado los ánimos era la eliminación del requisito de contar con un local físico para inscribirse como agencia de viajes (sólo bastaba la declaración de un domicilio legal). Esa puerta abierta a la total virtualidad fue cerrada en el nuevo proyecto. Ahora se exigirá un “espacio adecuado”, que va a requerir de habilitación municipal como agencia. “Desterramos así la idea de que puedas poner la oficina en tu casa o en otro comercio. Que de acá a 10 años ese sea un formato posible… veremos, pero hoy no”, comentó Hani. “Los socios de las regionales lo tomaban como una virtual legalización de los free lance”, apuntó el vicepresidente 2° de la Faevyt, Alejandro Sans.

 

EL SENTIDO DE LO “ADECUADO”

Al margen del portazo a la virtualidad acérrima, la noción de “espacio adecuado” va de la mano de otros varios cambios sensibles para la cotidianidad física de las agencias. Por ejemplo, los locales podrán incorporar -previa autorización de la SecTur- actividades conexas. O sea, dentro de una agencia se podría vender libros, valijas, seguros, alquiler de ropa de esquí, etc… Una vez que el organismo determine que una empresa puede comercializar -por ejemplo- valijas, la luz verde se extendería automáticamente al resto. “No se va a poder poner un taller mecánico o una verdulería, tiene que estar ligado al turismo y no puede desvirtuar la actividad principal del lugar”, aclaró el presidente de la Faevyt.

En línea con esa idea de sacarle jugo al espacio, el nuevo texto en ciernes va a permitir la unificación de estructura, una variante que se autorizó excepcionalmente tras la crisis de 2001. Esto significa que dos o más agencias van a poder compartir la superficie de un local u oficina. La venia sería sólo para las agencias que ya existen y cada una deberá mantener su legajo y su idóneo. “Es una posibilidad para achicar costos fijos o juntarse entre tres y alquilar un espacio más grande, con más salas, y compartir los gastos”, explicó Hani. Otra opción, según Sans, es que se junten empresas especializadas cada una en un segmento o producto diferente.

Una novedad adicional será la que permitirá a las agencias de viajes poner escritorios de venta (hoy son temporarios o hay que darlos de alta como sucursales) en shoppings, supermercados, cines o farmacias (previo acuerdo entre privados). Los limitantes serán que sólo se podrán montar en la ciudad donde la agencia tiene su oficina central, en tanto que la Faevyt quiere que haya un tope máximo de 3 a 5 escritorios, y que deban estar atendidos por un empleado en blanco de la agencia. Estos requisitos buscan evitar que se beneficie a aquellas con mayor potencia económica en cada distrito, así como cerrarle la puerta a su utilización por parte de free lance. “Esto está pensado para que si tenés personal en tu agencia que está sin trabajo porque no entra gente al local, lo puedas reubicar en otras bocas de venta en la misma ciudad”, añadió Hani.

 

LOS PUNTOS EN VEREMOS

“Con lo único que todavía tenemos un tema importante a resolver es con la cuestión de los seguros”, confesó el presidente de la Faevyt. La entidad y la SecTur coinciden en que las garantías actualmente exigidas no sirven más que para pagar las multas al organismo y lejos están de resguardar a los pasajeros. Por eso, desde el Estado están insistiendo en cada agencia deba contar con un seguro de caución que blinde realmente a los viajeros, como sucede con el turismo estudiantil (con su propia problemática, que excede tratarla aquí). La Faevyt no se niega conceptualmente, pero advierte que hoy no están dadas las condiciones para aplicarlo. “Esos seguros de caución tienen un costo importante (del 3% al 5% del monto asegurado), habría que hacerlos sobre la facturación bruta y encima respaldarlos con garantías propietarias. Con lo cual, de ponerlo en el actual proyecto se generaría un perjuicio muy grande a un montón de agencias de todo el país, sobre todo a las más chicas”, explicó el dirigente.

En principio, el texto que presentaría el viernes la SecTur no incluiría esta exigencia, sólo habría una actualización del monto de la garantía actual. O sea, se mantendría lo mismo que está. Pero no por mucho tiempo. “Logramos que por ahora no lo pongan. Aunque nos comprometimos a que después del Congreso vamos a empezar a reunirnos con compañías aseguradoras para buscarle una solución a este problema y ver si podemos desarrollar una nueva póliza que no tenga tantas exigencias, sobre todo para las más chicas”, reveló Hani.

Un punto donde todavía la Faevyt no ha podido imponer su criterio es la nueva categorización que impulsa la SecTur. De acuerdo al nuevo proyecto -insiste con lo escrito en diciembre- se eliminan las tres categorías vigentes (AT, AP y EVT) y todos los comercializadores de turismo pasarían a registrarse bajo una única categoría: AV (agencia de viajes). De ese modo, también se unifican los requisitos exigidos para operar. El argumento oficial es que hace más de 10 años que nadie pide una licencia AP o AT, con lo cual sólo se trataría de adaptarse a la práctica actual.

La propuesta de la Faevyt es que se instaure una división entre mayoristas y minoristas, básicamente para que sí haya una diferenciación en materia de requisitos (por ejemplo, que los operadores no puedan ser legajos unipersonales sino sociedades). Pero la idea no avanza. En parte porque como no se puede legislar para atrás, su aplicación haría que convivieran dos categorizaciones, una de ellas en desventaja comercial.

 

EN EL CAMINO

Entre los artículos más irrisorios del prototipo de diciembre estaba la exclusión de la responsabilidad de las agencias ante la ley de Defensa del Consumidor cuando sólo vendieran un pasaje aéreo. Esto implicaba una virtual extensión de la excepción que gozan las aerolíneas de ser llevadas a audiencias por la ley 24.240. Pero era tan abiertamente impracticable esa excepción por decreto, que en el nuevo borrador quedó en el camino. “Es inconstitucional. Un decreto no puede estar por encima de la ley”, reconoció Hani.

Otra temeridad jurídica de diciembre que quedó para el recuerdo es la flexibilización y desvinculación de los requisitos para transferir o vender una agencia de viajes respecto de la ley de Transferencia de Fondo de Comercio. En los últimos meses hubo intentos de morigerar semejante excepción para hacerla aceptable a los ojos de la Inspección General de Justicia (IGJ), pero la respuesta del organismo fue tajante: NO.

Seguramente esta semana se irán conociendo nuevos detalles de la versión 2019 del decreto y sus resoluciones, pero con lo revelado en esta nota ya hay tela para cortar e ir preparándose para el debate en Mar del Plata.

“Yo agradezco a la SecTur que nos haga partícipes y nos ponga a trabajar, porque no tiene la obligación de hacerlo”

“Si el Estado quisiera presentarlo el viernes en Mar del Plata para aprobarlo al día siguiente nosotros no vamos a acompañar. Si trabajamos juntos, el desarrollo tiene que ser parejo entre las partes”

“¿Por qué querría sacar algo que no beneficie a las agencias? Tengo una pyme, soy del interior, no tengo compromisos con los grandes ni las OTAs, ni nadie me paga por estar acá…”

 

Fuente: Ladevi
10/05/2019

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.