Lejos de una propuesta conceptual, el curso apuntó a cuestiones básicas, consejos y tips que brindaron una idea cabal de lo que se estaba analizando. De cómo manejarse en redes sociales y captar usuarios al e-mail marketing.

El turismo en Internet es una realidad tan indiscutida como cada vez más omnipresente. En este contexto es sencillo asistir y vivenciar, seminarios y charlas sobre el tema, que después de barajar ciertos conceptos, con un alto grado de abstracción, ceden a la tentación de brindar cifras. Merefiero a esos números imponentes, que nos dejan boquiabiertos y pensando. Pero salimos de esos encuentros con pocas referencias concretas, con pocas ideas, con escasos lineamientos de los pasos a seguir. “Cómo competir y vender en Internet”, organizado por Dimeo Marketing y Gestión, con el auspicio de La Suisse, Agaxtur, Paamul, Cienitours, Doppler, Escuela de Negocios

Latinoamericana (ENL) y Bené, fue una honrísima excepción.

¿Cuál fue la diferencia? El enorme grado de practicidad que le permitió salir a los asistentes con una idea concreta de “lo que hay que hacer”, decidan luego hacerlo o no personalmente, o prefieran encargar el trabajo a especialistas. Pero aun en este último escenario, pueden ahora entender a grandes rasgos los pasos a seguir. Tras la bienvenida de rigor hecha por Pablo Dimeo a los presentes en el pub The Cavern, del Paseo La Plaza, quien tomó la palabra como primer orador fue Gustavo Blanco, CMO de la consultora Bené (Chief Marketing Officer) y quien habló sobre marketing online.

De modo lineal y claro, el especialista explicó que se debe salir “a la caza” del usuario o consumidor, esto significa a quien está en las redes, y la puerta de entrada deben ser “las cinco grandes”: Facebook, Twitter, LinkedIn, Instagram y Google+. “El punto de partida es que se debe tener perfiles en cada red para interactuar”, comentó Blanco y también se refirió a la utilidad del concepto de geolocalización que brindan tanto Tiwtter como Google+ (en este caso basado en la aplicación Google Maps).

“Existen dos grandes mapas que nos muestran qué está pasando y nos permiten recorrer Internet: uno es el de las redes sociales y otro el de los buscadores web”, comentó Blanco. A partir de rastrear a los usuarios, de encontrarlos y armar los perfiles, es claro que hay que avanzar en el contenido: “¿Y qué contenido publicar? Hay que definir un plan de comunicaciones. No debemos publicar solo descuentos y promociones, también debemos poner información y data, curiosidades, incentivar la participación de los usuarios con sorteos y juegos, educar al cliente y también invitarlos a dejarnos su valoración, sus reviews, sus testimonios de los viajes que han hecho con nosotros”, afirmó el directivo de Bené. “También debemos entender, que a nivel de maketing, los contactos no son nuestros, podemos tener miles, pero no son nuestros, sólo la base de datos de mail es nuestra”, dijo Blanco y en tal sentido, rescató la importan- cia de delinear una base pro- pia para realizar e-mail marketing, enlazando así con la disertación siguiente.

SPAM O NO SPAM, ESA ES LA CUESTIÓN.

El segundo en tomar la palabra fue Diego Papatino, country manager de Doppler y especialista en e-mail marketing. El especialista comenzó por determinar que realizar e-mail marketing no es realizar spam y que también se debe realizar un paso a paso. En primer lugar se debe captar los contactos, y tanto las landing pages como los micrositios son óptimos recursos para engrosar una base de datos. Papatino recomendó, por otra parte, no comprar bases de datos, resulta mejor alquilarlas, y quienes las ponen a disposición, en este caso, son empresas especialistas de modo que también saben cómo operar sin realizar spam. “Los e-mails tienen una finalidad primordial: que la gente los abra, salga del mail y vaya donde nos interesa a nosotros”, precisó el especialista de la empresa Doppler. El segundo paso en el check-list es segmentar la base, elegir quiénes recibirán nuestro mail. La tercera instancia es definir una campaña, ¿qué es lo que se le va a mandar al usuario?, las opciones incluyen desde newsletter a promociones, promociones estacionales e informativas. “Es preciso incluir un call to action (CTA), es decir un recurso (un botón o un link) que actúe como llamada e invite a clickearlo”, dijo Papatino. Según el directivo de Doppler, en Argentina el promedio de apertura en campañas de e-mail marketing es del 18 al 23% (esa es la cantidad de mails que se abren) y de ellos hay una tasa de conversión (denominada formalmente CTR) de un 6%.

“El asunto que le pongamos al mail es central, determina en muchos casos si se va a abrir o no. Se lo debe pensar y elegir con cuidado. Lo mismo para el pre header, que es la explicación breve que refleja ese mail en la bandeja de entradas”, dijo Papatino.

Para el disertante se debe desarrollar un mecanismo de mail responsive, es decir un mail que se acomode al tamaño de dispositivo donde será abierto para que sea correctamente visualizado en monitores de PC, tabletas ocelulares.

Finalmente, Papatino puso el énfasis en tres elementos. En primer lugar que cada acción de e-mail marketing debe monitorearse, debe medirse. En segundo término, incluir los links de las redes sociales dentro del mail para dar le al usuario la posibilidad de conectarse por otra vía. Y por último, que también se puede aplicar el e-mail marketing para acompañar al viajero en todo su viaje luego de definida su compra: mails que actúen como reminder respecto de la salida o la documentación, sugerencias y ofertas de último momento para que contrate en el destino, encuesta de satisfacción posviaje y demás.

El cierre del curso fue una sesión de preguntas y res- puestas que protagonizaron tanto los disertantes como el propio organizador, Pablo Dimeo.

 Fuente: Ladevi
06/11/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.