Con el dólar a su favor qué les conviene a los chilenos que nos visitan