En Mendoza hay alrededor de 500 Guías Turísticos Profesionales que hace más de dos meses están sin trabajar y, por ende, sin generar ingresos. Además, la gran mayoría no tiene otro trabajo y depende exclusivamente de esta actividad, por lo que la situación de las personas que ejercen este rubro es dramática.

Debido al avance del coronavirus en el mundo, el sector turístico fue uno de los primeros en suspender sus tareas y se estipula que será uno de los últimos en regularizar su labor. Es por eso que un grupo de trabajadores autoconvocados, que integran el registro oficial de guías creado por el Ministerio de Turismo y Cultura de la provincia, mostraron su preocupación y le solicitaron al Gobierno herramientas de colaboración para poder sobrellevar el periodo de inactividad que tendrán.

Esta profesión es muy diversa y los guías se dividen entre quienes prestan servicio en excursiones, bodegas, turismo aventura, actividades culturales, entre otras. Por lo cual, piden que se los visibilice y se tengan en cuenta sus peticiones dentro de la Ley de Emergencia Turística.

Mario Rojas y Hernán Campana, dos guías turísticos profesionales de Mendoza, dialogaron con Sitio Andino y se refirieron a la situación por la que atraviesa el rubro. “Hay muy pocos de los guías que tienen otro trabajo. La gran mayoría depende de este ingreso. Mendoza es un destino afianzado en la oferta turística, por lo cual recibimos turistas nacionales e internacionales durante todo el año. Pero ahora estamos en un grave problema debido a esta inactividad y al no tener ingresos”, comentó Rojas.

Y luego añadió: “Hay algunos guías que son monotributistas, pero no dieron la escala para acceder a los créditos que dio el Gobierno. Además, hay otros que trabajan en negro y también se los rechazó, por lo tanto la gran mayoría no pudo acceder a este tipo de subsidios. Y no somos trabajadores en relación de dependencia, somos independientes. Ya que las agencias de turismo nos contratan por día o por temporada”.

Por su parte, Campana contó que “al haberse resentido totalmente nuestros ingresos y al no poder pagar el monotributo, nos quedamos sin cobertura social. Y ante este contexto es algo muy complicado porque hay colegas en situación de enfermedades preexistentes o mujeres embarazadas. Entonces lo que solicitamos a las autoridades es que revean ese tema para que no nos quedemos sin esa cobertura”.

 

Los guías turísticos sostienen que prácticamente este año está perdido y pronostican que llevará su tiempo volver al ruedo. “No solo hay que contemplar el tema de la pandemia, sino también hay que ver cómo va a quedar la economía en el país y a nivel mundial, que todos calculamos que va a ser una situación más complicada que la actual. Además, no solo hay que tener en cuenta si la gente va a tener dinero para volver a hacer turismo, sino además ver la disposición y las prioridades que van a tener las personas para viajar”, expresó Campana.

Y seguidamente resaltó: “Sabemos que nuestra actividad es muy importante, sobre todo en lo que es el aporte a la economía de la provincia y de la Nación. Hay muchos países que viven del turismo y en el caso de Mendoza es una de las actividades principales en la máquina económica de la provincia. Este rubro tiene sus vulnerabilidades, porque no somos una actividad de primera necesidad. Lo cual nos hace entender que en la reactivación vamos a estar en la cola. Ya se sabe que es un año perdido e incluso puede ser más tiempo”.

En cuanto a cuáles creen que son las soluciones más viables para transitar esta situación, Rojas declaró: “Hemos tenido reuniones a través de teleconferencia con guías turísticos de todo el país y en algunas provincias se han hecho aportes con bolsones de comidas para las familias, como así también con ayuda económica o con disminución de algunos impuestos. Eso es algo de lo que solicitamos que se aplique en Mendoza. Hemos prestando notas en los gobiernos provinciales y nacionales y por el momento no hemos tenido respuesta”.

“No hemos recibido ninguna respuesta del ente autárquico de Mendoza. Se le han enviado notas a la ministra Mariana Juri y también estamos en contacto con Marcelo Reynoso (Director de Calidad y Servicios Turísticos). Hemos solicitado reuniones, pero aún no se han llevado a cabo. Ellos saben de nuestra situación y de todos los guías habilitados que hay en la provincia”, completó Rojas.

Por último, Campana hizo una reflexión final: “Muchos se están replanteando ver qué se puede hacer y emigrar a otras actividades. Pero cómo hacemos ante un contexto de una situación económica en donde las oportunidades son pocas o prácticamente nulas. Estamos en una situación difícil y sobre todo duele porque nuestra actividad requiere de mucha capacitación permanente, ya sea en informarse o aprender idiomas. Se invierte mucho tiempo y dinero, por lo tanto duele entender que uno no va a poder vivir de esto”.

 

Fuente: Sitio Andino
08/05/2020