Postales de La Carrera y Los Cerrillos

Postales de La Carrera y Los Cerrillos

El paso La Carrera dispone de una belleza incomparable y te contamos cómo podés transitarla.

El famoso paseo de La Carrera que une Potrerillos con Tupungato, es otra de las alternativas indiscutibles de road trips por tierras menducas. Las razones para su elección son varias: no hace falta un vehículo de características especiales, toma pocas horas y los paisajes que se atraviesan son de una belleza escénica.

El conductor decide cuál es el punto de partida de esta aventura al volante -se puede encarar desde Potrerillos al Valle de Uco o al revés-. Si ésa es la elección, debemos trasladarnos hasta la localidad de Potrerillos por ruta provincial 86, hasta llegar a Las Vegas. El dique de Potrerillos es uno de los primeros hitos para mirar a través del vidrio o acaso para la primera parada, en un paseo en el que todo puede ser improvisado y cada quien se puede detener donde mejor le plazca.

Cualquiera de las villas cordilleranas que siguen disponen de opciones para el almuerzo o la merienda. Ya sea en alguno de los restaurantes -que no son pocos y que tienen deliciosas opciones a precios convenientes- o a la vera del camino para un asado -en los sitios donde se puede hacer fuego- o unos sandwiches.

Es recomendable resolver el asunto gastronómico porque una vez que se comienza el ascenso por la ruta 89 ya no hay lugares donde parar, ya que el camino es angosto y hay alambrados. Si bien es cierto que algunas estancias reciben turismo, la mayoría trabaja con un público internacional. No obstante existen opciones para mendocinos.

Vale agregar que conviene consultar y reservar previamente. Por ejemplo, en “Estancia La Alejandra” publican en Facebook cuando hay alguna propuesta para público local y en “La quebrada del Cóndor” también tienen alternativas gastronómicas y de turismo aventura para coterráneos.

Desde Las Vegas comenzaremos el recorrido por el Cordón del Plata, un trazado sinuoso en su comienzo que alcanza los 2200 msnm. El ascenso comienza por unos caracoles empinados que tras unos minutos, no más, dejan en foco las villas por las que ya se anduvo, allá abajo. El camino de tierra de a poco se abre paso por el valle. Casi que sobran las descripciones.

Los primeros 35 kilómetros son por ruta sin pavimentar, pero transitable para todo tipo de vehículos. Luego comienza el asfalto, un trayecto de 30 kilómetros más, hasta la localidad de San José, en Tupungato. Este recorrido es conocido también como camino de La Carrera.

Observaremos las majestuosas elevaciones que superan los 6000 msnm, con sus nieves eternas y las zonas de cultivo, con plantaciones de papa, frutales, viñedos. También hay estancias con crianza de vacas, ovejas y caballos. Algunas también ofrecen alojamiento para turistas y restaurantes.

Todos tenemos pintados en las retinas esos altos picos nevados que volvemos a ver sitiados por las estancias productivas. Tan simple como eso, tan hermoso, como nada.

Podemos sencillamente dedicar un día para realizar esta ruta, aprovechando el camino con el objetivo de disfrutar de alguna actividad de agroturismo: almorzar en alguna zona de picnic, o estancia; realizar paseos a caballo o senderismo. O hacerlo simplemente de paso, para llegar a la villa cabecera del Valle de Tupungato, donde tenemos más opciones para el almuerzo, entre ellas se destacan las bodegas de la zona.

Para el regreso podemos acceder por la ruta provincial 86, camino de Los Cerrillos, para que las ondulaciones sigan acompañando el trayecto. Si todavía hay luz solar, nadie se niega a subir al Cristo Rey del Valle que custodia el valle, acaso el bonus track de esta salida (Desde la dirección de turismo se ofrecen caminatas – consultar días y horarios disponibles).

El itinerario completo comprende al Valle de Potrerillos, Las Vegas, La Hoyada, Las Aguaditas, Alto La Carrera, Reserva Quebrada del Cóndor, Los Cerrillos, Mirador del Cristo Rey, San José y la Villa Tupungato.

 

Fuentes: Viajeros comunes y Mendoza.travel

Artículos Relacionados