El gobierno nacional pretende a partir del año que viene aumentar un 28,5% el impuesto que se carga al precio de los pasajes aéreos, marítimos y fluviales al exterior. Lo recaudado irá directamente al Tesoro Nacional y equivale al costo iscal de la devolución del IVA a extranjeros. El MinTur no sólo no informó públicamente del cambio, sino que la dirigencia empresaria tampoco sabía nada antes de la publicación anticipada por este medio.

Hace dos semanas se reunieron en la Casa Rosada el presidente Mauricio Macri, los ministros de Hacienda, Alfonso Prat Gay, y de Turismo, Gustavo Santos, para anunciar y saludar –junto a todo el “equipo país” – la reglamentación de la ley de devolución del IVA al extranjero sobre los servicios de alojamiento, contratado tanto en forma directa como a través de agencias de viajes.

La generosidad de la puesta en escena contrastó con la modestia de los detalles de la decisión. Apenas su supo que la AFIP contaba con 60 días para dictar el esquema operativo que pondrá en vigencia una ley aprobada hace 15 años. Y que el ambicioso objetivo del Gobierno era compensar los $ 600 millones que dejarían de entrar al fisco con los $ 1.400 millones de ingresos por gasto turístico que aportarían los 120 mil nuevos viajeros que alumbraría esta medida.

Pero la “foto de familia” entre funcionarios nacionales, provinciales y empresarios oculta un lado B, que sólo conocían un par de los que allí aparecían retratados.

Y es que el gobierno nacional –sin decir “agua va”– decidió aumentar un 28,5% el impuesto que se carga al precio de los pasajes aéreos, marítimos y fluviales al exterior. O sea, pretende que a partir del año que viene los argentinos que viajen fuera del país paguen un 7% en concepto del llamado DNT, en vez del 5% actual.

Y el modo de comunicar sus intenciones no incluyó discursos altisonantes ni fotos. Bastó con incluirlo como uno de los 70 artículos de la ley de Presupuesto de la Administración Nacional 2017. Un artículo que modifica ni más ni menos que la Ley de Turismo.

Pero no sólo eso. A diferencia de lo que sucede actualmente con la recaudación del 5% que se percibe por cada pasaje, que va a conformar la casi totalidad del presupuesto del Ministerio de la Nación, el 2% adicional que propone el Gobierno no pasaría por Suipacha 1111. Lo que el texto del proyecto propone es que el 28,5% del DNT sea ingresado directamente a Rentas Generales como aportes al Tesoro Nacional. Con lo cual, Economía ingresaría por vía del impuesto al emisivo exactamente los fondos necesarios para absorber el impacto de los $ 600 millones que dejaría de recaudar por la devolución del IVA a los extranjeros.

DEQUERUSA.

Todas las entidades consultadas dijeron desconocer las intenciones del Gobierno y muchas reconocieron haberse enterado a través del adelanto de la semana pasada realizado por este medio. Al punto que ninguna quiso apresurarse a opinar hasta tanto no consiguieran una confirmación/explicación por parte del Ministerio de Turismo. Ni las aerolíneas, a través de la Jurca (“estamos elaborando una respuesta”), ni las agencias, vía la Faevyt, hicieron comentarios.

El desconcierto no es tanto por la medida en sí como por no haber tenido ningún aviso previo de lo que se cocinaba.

Quién sí salió a dar su versión fue la entidad “madre” del sector privado, consagrado por el artículo 1 de la misma ley que se estaría modificando como el “aliado estratégico” del Estado. “No me hace ruido, para nada. Hay cuestiones que manejamos entre todos los que integramos la actividad. Y hay otras que son resortes propios del sector público”, respondió el presidente de la Cámara Argentina de Turismo, Oscar Ghezzi, quien se mostró despreocupado frente a la falta de comunicación del MinTur. “Creo que tiene que ver con buscar formas de compensar la caja a medida de se van dando incentivos”, completó el dirigente, quien dijo que lo que hay que buscar son “impuestos inteligentes”.

Y SI LO SUBEN AL 10%?

Paralelamente a la jugada del Ejecutivo, el diputado Maurice Closs está impulsando una modificación del proyecto de ley de Presupuesto para que a ese 7% se le agregue otro 3% con asignación específica al MinTur para obras de infraestructura directas para la actividad y el turismo social. En diálogo con este medio, el titular de la Comisión de Turismo, quien ya había presentado un proyecto elevando el DNT al 10%, señaló: “Me parece que es una decisión inteligente en términos de que compensa una acción real del Gobierno para traer más turismo. Le saca plata a los que se van al extranjero para dársela a los que vienen de afuera a nuestro país. Pero no resuelve el problema de tener un Ministerio anémico, que recibe cero pesos de Rentas Generales. Por eso, nuestra idea es mantener el 10%”.

Fuente: Ladevi
14/10/2016

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.