Casi 50 días después de celebrada la Audiencia Pública del 6 de septiembre, la Junta Asesora del Transporte Aéreo (JATA) emitió sus dictámenes acerca de los pedidos solicitados por las líneas aéreas que participaron del acto. Del total de 519 rutas pedidas, se rechazaron sólo 5.

En realidad es la segunda Audiencia Pública del gobierno de Macri, la N°219 que se celebró el pasado 6 de septiembre. Sin embargo, por su envergadura, por la cantidad de rutas pedidas que involucra, más de 500, y porque le abre la puerta a alguno de los proyectos más ambiciosos y sonados de los últimos tiempos en nuestros cielos, como el de Norwegian Air Argentina, es un punto de inflexión. Y hasta siendo detallistas, la Audiencia no es más que la formulación de los pedidos, los dictámenes de la Junta Asesora del Transporte Aéreo (JATA), que trabaja en el marco de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), son la bisagra. Porque aunque la última palabra la tienen las autoridades del Ministerio de Transporte, su visto bueno es crucial. No hay demasiados casos en donde la JATA diera su beneplácito y la autoridad emitiera, por el contrario, un no rotundo. El espacio del medio siempre contiene los pequeños matices de operaciones puntuales (rutas o número de frecuencias) que se quedan en el camino.

¿Qué dijo la JATA?

En términos generales, la Junta respaldó la semana pasada a la enorme mayoría de los pedidos. Y esto cobra especial relevancia en el caso de los dos operadores que formularon la mayor cantidad. Uno de ellos fue el de Buenos Aires International Airlines, proyecto que lidera el exAerolíneas Argentinas y SW, Diego García Laborde, que pidió 178 rutas. La JATA le avaló todo lo solicitado (incluidos destinos como Seattle, Saint Croix e Isla de Sal).

La otra gran participante de la Audiencia, por el volumen de pedidos, fue Norwegian Air Argentina, que recibió el visto bueno para prácticamente la totalidad de las 155 rutas pedidas, a excepción de tres itinerarios desde Córdoba: COR/ROS/COR, COR/BRC/COR y COR/FTE/COR. “Se aconseja que estos tramos no sean concesionados por tratarse de rutas que en la actualidad están siendo operadas con un coeficiente de ocupación inferior al mínimo considerado en este dictamen para admitir el ingreso de un nuevo operador”, explica la JATA al respecto.

La otra gran protagonista de la Audiencia fue Avianca Argentina, que recibió el visto bueno también para la casi totalidad de las rutas pedidas. Sólo se le denegó el COR/ROS/COR (como a Norwegian) por no poseer la ruta “un nivel de ocupación requerido para propiciar el ingreso de un nuevo operador”.

El aspecto común entre Avianca Argentina y Norwegian es la disponibilidad de aviones. Como el propio CEO de Synergy, Germán Efromovich, lo anunció, Avianca encargó 12 ATR-72/600 nuevos y ya posee dos en el país, tres más por arribar antes de fin de año y otros dos que llegarán en el primer bimestre del año, totalizando 7 unidades. Norwegian, por su parte, dispone de una flota de 130 máquinas y otras 254 encargadas a Boeing entre B-737MAX 8 y B-787 Dreamliner.

Los otros pedidos.

Cabe recordar que del total de 12 pedidos analizados en la Audiencia, cinco eran permisos para comenzar a operar. Los que solicitaban rutas formalmente fueron siete.

El grupo LASA recibió una recomendación sin dobleces y se le reconocieron como válidos los permisos para operar chárter y las 5 rutas que solicitó. Algo similar sucedió con Just Flight, razón social de la empresa de taxis aéreos Royal Class, que también recibió un respaldo total a sus solicitudes, y lo mismo sucedió con Polar Líneas Aéreas (liderada por un  exCATA).

A Sapsa (Vía Bariloche) sólo le negaron ROS/POS, pero le autorizaron ROS/POS/IGR, mientras que el resto de las rutas pedidas no sufrió cambios.

Finalmente, se respaldó también la solicitud de SEA para operar vuelos chárter.

Lo que se viene

El mapa superpuesto de todo lo pedido incluye dos noticias destacadas.

Por un lado, la enorme conectividad internacional que pasarán a tener Córdoba y Rosario, y en menor medida Mendoza. Incluso algunos de los destinos más insólitos pedidos, como Isla de Sal, incluiría vuelos desde Buenos Aires, pero también desde La Docta.

La otra perla que dejó la Audiencia primero y los dictámenes de la JATA luego, es que Polar pidió una buena cantidad de rutas desde La Plata (por ejemplo, Neuquén/Bariloche, Trelew/Comodoro, Río Gallegos/Río Grande, Rosario y demás). Tal como sucede con El Palomar, el aeropuerto de La Plata no está en condiciones hoy de recibir un gran volumen de operaciones comerciales, pero podría hacerlo, inversión de por medio. Y a diferencia de la base escogida por Flybondi, que es una base aérea militar, a La Plata lo gestiona la ANAC.

Por último, cabe recordar que la Junta sólo tiene un rol asesor y recomienda a la autoridad qué hacer ante cada solicitud, de modo que es en definitiva el Ministerio de Transporte quien tiene la última palabra.

Fuente: Ladevi
03/11/2017

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.