Recién a mediados de la semana pasada se empezó a regularizar el lujo de las autorizaciones de las DJAS por parte de la AFIP. Pero aclarado ese panorama, otra nube asomó en el horizonte: habría operadores a los cuales sus bancos les informaron una nueva baja en el cupo diario de transferencias de divisas por servicios al exterior. Desde la gremial empresaria negaron estar al tanto de la versión.

Aunque sin el foco mediático de otras épocas, otra vez se enrareció el clima en el mercado con respecto a las transferencias de los operadores para el pago de servicios al exterior. La edición anterior de La Agencia de Viajes contamos que muchas empresas del sector habían tenido problemas con las autorizaciones de las DJAS, lo cual había trabado transitoriamente las transferencias en dólares para el pago de servicios al exterior. También habíamos explicado que este nuevo sofocón estaba relacionado con una flamante Disposición de la AFIP que reordenaba los chequeos sistémicos efectuados por la Matriz de Control Impositivo que pesa sobre todas las declaraciones juradas de servicios.

Del mismo modo, habíamos señalado que -tal como reveló un dirigente empresario sectorial- “ya está todo en proceso de resolución” y que la AFIP estaba ajustando el sinfín de alertas automáticas para adecuarlas a la dinámica de una compañía que intermedia servicios.

Pues bien, la solución en realidad fue llegando a cuentagotas y recién el miércoles pasado se normalizaron las autorizaciones de las DJAS. O sea, la desactivación de la alarma no fue todo lo rápido que habíamos anticipado y los problemas se extendieron durante casi 10 días. “Las DJAS están funcionando al pelo desde el martes”, respondía aliviado un gran operador. Otros confirmaban la noticia, pero con bastante más angustia en las palabras. Lo cierto es que ese frente ahora sí parece haberse resuelto. “La situación es normal. Se aclaró, hubo buena predisposición de parte de la AFIP y hoy y recién el miércoles pasado se normalizaron las autorizaciones de las DJAS. O sea, la desactivación de la alarma no fue todo lo rápido que habíamos anticipado y los problemas se extendieron durante casi 10 días. “Las DJAS están funcionando al pelo desde el martes”, respondía aliviado un gran operador. Otros confirmaban la noticia, pero con bastante más angustia en las palabras. Lo cierto es que ese frente ahora sí parece haberse resuelto.

“La situación es normal. Se aclaró, hubo buena predisposición de parte de la AFIP y hoy está todo regularizado”, dijo a este medio el viernes pasado el titular de la asociación de operadores (Aaovyt), Alberto Crupnicoff. El dirigente confirmó que se trató de inconvenientes derivados del cambio de matriz de control, que dio lugar a problemas interpretativos sobre el negocio: “El procedimiento no está hecho para agencias. Nosotros trabajamos por orden y cuenta de terceros y giramos ese importe. Pero si solo está gravada la comisión y eso se computa como venta… era obvio que iba a generar inconsistencias. Es una obviedad para nosotros que estamos en esta actividad, aunque no para el que piensa en términos generales”.

OTRA ALERTA EN CIERNES.

Entre los diversos operadores con los que pudimos confirmar la vuelta al cauce de las DJAS, hubo uno que el viernes pasado anticipó la emergencia de otro nuevo problema en el horizonte, tanto o más grave: “Nos llamaron del banco para avisarnos que había bajado el cupo”. El cupo en cuestión es el límite máximo que los operadores pueden transferir diariamente al exterior. Inicialmente se ubicaba en US$ 300 mil, luego con la escasez de dólares el Banco Central lo recortó a la mitad, y –según la versión citada– desde el jueves sólo será de US$ 100 mil. Obviamente, no son anuncios que corran los canales oficiales de comunicación, ni mucho menos es factible decir si su vigencia se extenderá por días, semanas o meses (todos ruegan por que el Gobierno siga captando dólares vía financiamiento externo y colocación de deuda). Pero si efectivamente se generaliza, a la lista del puñado de grandes emisores del segmento forzados a una reingeniería de sus transferencias por el anterior recorte del cupo, se sumarán unos cuantos operadores más que facturan por encima “de lo permitido”. “Si esto es momentáneo y se regulariza está todo bien. Si no, lo que están haciendo es marcándote hasta dónde puede crecer tu empresa”, analizaba un operador que añadió que todos estos problemas para transferir generan muchos inconvenientes con los proveedores del exterior, con los cuales hay estar permanentemente renegociando los compromisos asumidos.

Consultado sobre la baja del cupo, el titular de la Aaovyt se mostró sorprendido por la versión: “Es la primera noticia que tengo. A mí no me consta, no sé nada al respecto, ni hub comunicaciones por parte de los bancos ni de otros operadores. Una vez que se encauzó el tema de las DJAS dejó de sonar el teléfono”

Fuente: Ladevi
29/04/2015

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.