Está a una hora del centro de la ciudad de Mendoza. Se puede acceder a él por San José, distrito de Tupungato, o por Luján, allá donde Potrerillos se viste de Las Vegas. Es un camino único, especial, inigualable.

A 2.000 metros de altura hacen ostentación de naturaleza fértiles valles orlados por la imponencia blanca del Cordón del Plata. Se llama “El Camino de la Carrera”.

Fue en sus comienzos propiedad del Capitán Pedro Escobar de Ibacahe, cuando los españoles tenían muy pocos años en esta tierra. En 1632 el Capitán dona sus tierras a los jesuitas que obraron sobre el lugar durante muchos años. Entonces bautizaron la zona con el nombre de San Francisco de la Carrera. “Carrera” es la denominación española de una calle que antes fue camino.

Ahora, esa carrera es la ruta provincial 89, un lugar poco frecuentado y enormemente bello, un trayecto de 51 km, con 33 km consolidados.

El camino de Las Carreras une la Villa de las Vegas en Potrerillos con la de San José en el departamento de Tupungato, en el mientras tanto los paisajes mutan en la ventanilla: cumbres nevadas de telón, pampas con ganado, área de cultivos y alamedas que aguardan la primavera para desplegar su verde y plata.

El trayecto que puede encararse durante todo el año y cambia también según la estación, si parte desde la Ciudad conlleva aproximadamente 235 km de ida y vuelta.

Las imponentes vistas del Cordón del Plata son las que nos hacen felicitarnos por la elección del día.

Un camino de cornisa asciende a más de 2.200 m.s.n.m. allí un mirador natural, las fotos necesarias y todo el valle a los pies con la majestuosidad de las cumbres hoy muy nevadas al frente.

A continuación, el paisaje cambia, se torna llano y con leves ondulaciones que en verano relucen enverdecidas y por estos días el amarillo de los pastos es lo que sobresale.

Hay que ir atentos, pues en los detalles está el encanto. Albergan aquí varias estancias ganaderas, vacas, caballos, ovejas, y las tonalidades que el sol agrega a cada tramo.

Ya arribando al Valle de Uco los cultivos se hacen notar, el área de frutales, las de papa y hortalizas en esa caprichosa cuadrícula de parcelas vecinas.

Importantes cultivos de hortalizas y frutales: nogales, manzanos, cerezas. La papa encuentra en el valle un lugar apropiado y eso explica el asentamiento en el lugar de muchas familias bolivianas que reviven el producto (la papa) y la altura que los acerca sus orígenes.

 Cada kilómetro del Camino de la Carrera es una postal exquisita. La paz y el silencio, que es su idioma, reinan en toda la planicie.

Cerca de los caracoles que vuelcan el camino en Las Vegas está la entrada a la Quebrada del Cóndor, donde uno puede, con mansos caballos mediante, llegar a tocarle los pies al magnífico Cordón del Plata. Allá arriba, cercanos a los 4.000 metros es posible que los cóndores le hagan un vuelo de bienvenida. Entonces uno empieza a recibirse de eternidad.

Venite a Mendoza y te llevaremos a recorrer este Camino de cóndores e inmensidades…no te lo podés perder!

Fuente: Jornada y Los Andes

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.