El ministro de Transporte y la titular de la ANAC se reunieron con las empresas del sector aerocomercial. Evaluarán el impacto de la pandemia de coronavirus

El Gobierno mantuvo una reunión con representantes de las aerolíneas para estimar el impacto de la pandemia del coronavirus en el sector, que con sus actividades suspendidas fue afectado de lleno por el cierre de fronteras y las restricciones de circulación.

La titular de Administración Nacional de Aviación Civil (Anac), Paola Tamburelli, organizó una reunión virtual que inició y cerró el Ministro de Transporte, Mario Meoni, con representantes de las empresas de aviación y se comprometieron a realizar un diagnóstico para buscar una salida a la crisis del sector.

Sin embargo, no hubo hasta ahora propuestas concretas de apoyo o medidas para el sector. La reunión fue la primera realizada en el marco del Grupo de Trabajo de Evaluación de Consecuencias Económicas del COVID-19. Y Tamburelli remarcó la necesidad de contar con un diagnóstico integral y objetivo por parte de todo el sector, del impacto económico de la crisis provocada por el coronavirus el transporte aerocomercial como requisito previo a asumir las actividades de planificación poscrisis.

Las empresas se comprometieron a compartir datos o análisis particulares que permitan, por ejemplo, dimensionar la demanda futura. Dichos estudios serán compartidos y analizados en un próximo encuentro, que se realizará el próximo martes 21 de abril. La idea es definir cuántos empleos directos y cuantos indirectos están en riesgo.

En la reunión, desde la sede argentina de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), una organización global que abarca a más de 190 compañías aéreas, presentaron un informe de Oxford Economics donde se estimó que en la Argentina la industria emplea en forma directa a 71.000 personas y otros 79.000 que forman parte de su cadena de abastecimiento. Si se toma en cuenta al sector turismo en general, se suman otros 129.000 empleados.

En cuanto a la contribución del sector al PBI, señalaron que es de USD 12.100 millones y la pérdida este año sería de USD 2.900 millones.

Del encuentro participaron, además de funcionarios de la Anac, Ministerio de Defensa y Ministerio de Turismo, el presidente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, presidente de la Junta de Seguridad en el Transporte, representantes de Intercargo, gerentes generales de las líneas aéreas nacionales y empresas internacionales que operan en nuestro país.

A nivel global, las grandes compañías aéreas están solicitando ayuda pública para enfrentar la parálisis de la industria, que tiene una magnitud y duración sin precedentes. En todo el mundo, las empresas dejaron en tierra su flota y activaron medidas de desempleo parcial para miles de empleados.

A principios de abril, el colapso del tráfico mundial alcanzó el 80% con respecto a 2019. Y desde la Asociación Internacional del Transporte Aéreo estimaban que la mitad de las compañías aéreas podrían quedarse sin liquidez en dos o tres meses. La organización reclama un compromiso financiero de los Estados para salvarlas de la quiebra, a través de nacionalizaciones, recapitalizaciones, anulaciones o prórrogas de gastos e impuestos o préstamos garantizados. Estiman que hay unos 25 millones de empleos amenazados en el mundo.

En Estados Unidos, tras días de duras negociaciones, la administración de Donald Trump y las compañías aéreas llegaron a un acuerdo sobre un plan de salvamento de un sector que emplea directamente a más de 75.000 personas en ese país. Los términos del acuerdo no fueron revelados. Mientras que el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, prometió un apoyo a Air France.

En su proyección más optimista, la consultora Archery estima que harán falta tres o cuatro años para volver a un tráfico aéreo de antes de la crisis, y unos 10 años para tener el mismo ritmo de crecimiento, sobre todo por la anunciada recesión mundial.

Fuente: Infobae
23/04/2020

Artículos Relacionados