El Gobierno provincial ingresó este martes en la Cámara de Senadores un proyecto de ley para ampliar la superficie de las áreas naturales protegidas del parque Aconcagua y llevarla de 67.000 hectáreas a poco más de 85.000.

 

La iniciativa que busca sumar la quebrada Benjamín Matienzo y la quebrada de Vacas, pretende no sólo proteger las principales cuencas hídricas y glaciares sino también generar nuevas propuestas turísticas en la zona.

 

«Lo que pretendemos es la ampliación del Parque Aconcagua hacia el oeste. Para que se entienda, cuando vamos hacia Chile, ampliaremos hacia la gran quebrada que está a la derecha antes del cruce y limita con el vecino país, que es Matienzo y la del río Vacas. Con esto buscamos proteger ese gran ecosistema que es la zona de glaciares, y las cuencas en sus nacientes», explicó el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance, quien presentó el proyecto en la Casa de las Leyes.

Actualmente, el Parque Provincial Aconcagua tiene una superficie de 67.438 hectáreas, a las que se les agregarían 17.244 hectáreas de la quebrada Benjamín Matienzo y 1.037 hectáreas más de la quebrada de Vacas. Al darle a este territorio la calificación de área natural protegida, el Gobierno también la dota del marco legal que define los requisitos para la explotación turística.

 

«Si bien hay visitas en las reservas, aún son cifras bajas. Creemos que podemos avanzar y mucho y eso se complementa con una mayor conectividad, con más vuelos y la mejora de la termina del ómnibus, que permiten con mayor facilidad llegar a Mendoza. Creemos que la montaña está muy desaprovechada y a eso apuntamos», admitió el gobernador Alfredo Cornejo.

 

Un plan integral de alta montaña

El proyecto gubernamental para el desarrollo de alta montaña abarca desde el puente de Cacheuta y el Perilago de Potrerillos hasta esta ampliación del Parque Aconcagua, incluyendo en él nuevos servicios e infraestructura para la zona de Penitentes.

«Esto es poner en valor la montaña y generar empleo, el turismo es un gran generador de empleo. Aquí no se trabajaba así desde la década del 70 y esta ampliación supone una zona de una belleza imponente en la que se podrán hacer caminatas, senderismo, treiking y hasta disfrutar el invierno con trineos o caminatas con raquetas en la nieve», precisó Gabriela Testa, a cargo del Ente Provincial de Turismo.

Testa aclaró que al tratarse de áreas protegidas, las empresas que pretendan brindar algún servicio turístico allí deberían estar encuadradas como agencia de viajes y turismo y contar con los permisos necesarios, y recordó que en el pueblo de Las Cuevas hay prestadores de gastronomía y de alojamiento, «con los que estamos trabajando con un proceso de incubación de esas empresas porque la idea es trabajar los servicios de montaña con sus residentes».

 

Fuente: Diario Uno
10/08/2019

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.