El sistema de proyección digital estuvo roto casi un año y lo reparó un mendocino. Es un modelo para otros planetarios de la región.

El planetario de Malargüe, ubicado en Esquivel Aldao y Comandante Rodríguez Oeste, está funcionando nuevamente a pleno con tres espectáculos diarios y una nueva tecnología de proyección.

El edificio y su moderno servicio depende de la Municipalidad y fue inaugurado en 2008. Este año se rehabilitó el sistema de proyección, con amplias ventajas para la función educativa y de divulgación, que cuenta con tecnología fulldome.

Las fallas en el dispositivo comenzaron en mayo de 2016, tras rotura de discos de una placa de video en la sala de proyecciones, que obligó a que solo se brindara un servicio básico. La reparación implicaba el reemplazo de las dos placas a un costo de 400.000 dólares.

“Frente a la necesidad de volver a poner en funcionamiento el planetario salimos a buscar especialistas que repararan el aparato y en nuestra base de datos encontramos que podía hacerse en Francia o en Estados Unidos, pero los costos de reparación eran altísimos. Por lo tanto empezamos a buscar nuevas opciones, hasta que dimos con una persona que curiosamente no estaba ni en Japón, ni Europa, ni Estados Unidos sino que estaba en Luján de Cuyo, aquí en Mendoza”, explicó el director del complejo Planetario Malargüe, Fabián Monzón.

Se trata de un técnico que tiene una empresa que se dedica a reparar imágenes de altísima resolución y fue él quien hizo que funcionara nuevamente.

Este planetario es el primero digital y con tecnología híbrida del país. Actualmente es modelo de otros tres ubicados en la provincia de San Luis y en las localidades chilenas de Talca y Los Andes. “Los referentes de esos planetarios estaban esperando la resolución de este problema para adquirir esta tecnología que hoy solamente la tiene el Planetario de Malargüe”, sostuvo Monzón.

Cómo funciona

Respecto de las características del sistema que reproduce las imágenes, el director explicó que se llama fulldome y es una especie de cúpula de unos 10 metros de diámetro por 4 de altura, que deforma las imágenes con cámaras y programas especiales.

“Por ejemplo, para que tengan una idea de la complejidad, una película que uno ve en un televisor puede llegar a pesar 4 Gigabytes; en este caso cada una de las películas pesa 900 Gigabytes”, explicó Monzón. Esto dificulta bajarlas por Internet, porque el servicio en Malargüe no es rápido.

Para ello, el Planetario Malargüe contó con la colaboración de los responsables de la Antena DS3 y del observatorio Pierre Auger: “Nos prestaron sus servidores y pudimos hacer un trabajo más rápido”.

El sistema funciona a través de 5 proyectores, que antes estaban vinculados a seis CPU y que actualmente funcionan con un servidor madre, que contiene a todos los elementos que estaban en esas seis unidades. Además, cuenta con un back up mediante una computadora réplica, que permite el restablecimiento del servicio a corto plazo.

Producciones propias

Tres shows se proyectan hoy en el planetario. Uno es “De la Tierra al Universo” y los otros dos -”Viajeros de la luz” y “Rayos cósmicos”- son producciones locales. Según destaca Monzón, hay muchos planetarios en el mundo pero la mayoría no cuenta con producciones propias.

“En el departamento tenemos personal muy capacitado, que ha elaborado dos shows y se hizo en conjunto con el Observatorio Pierre Auger”, destacó el director. Además, en breve sumarán dos espectáculos más.

El domo se encuentra bajo la pirámide azul y tiene una capacidad de 65 espectadores sentados, ya que no se admiten personas paradas por normas de seguridad.

Monzón aprovechó la oportunidad para comentar que solicitaron un subsidio a la Nación para el reequipamiento del Museo de Ciencia del Planetario. El mismo fue pre aprobado, se efectivizará en el primer semestre 2017 e implica inversiones tecnológicas.

Un predio colmado de información

Cuando se ingresa al predio del Complejo Planetario acompañado por un guía, el recorrido comienza por los tres relojes de sol y luego por el museo de ciencias. Allí se informa sobre la geología de la zona y sus registros fósiles.

En un costado del museo, se destaca un gran espejo cóncavo segmentado perteneciente al observatorio Pierre Auger. Además, los asistentes pueden disfrutar de un cubo con espejos y ser parte de la batería humana, entre otros atractivos.

El momento más esperado por los visitantes es la función del planetario: allí los concurrentes tienen la posibilidad de comunicarse con el operador, que se encarga de proyectar el show, pueden realizar consultas y elegir, por ejemplo, a qué planeta les gustaría viajar o por qué no, adelantar y retroceder el tiempo o quizá detenerse en un viaje espacial y mirar ese particular y sorprendente paisaje estelar.

El ingreso cuesta $ 70 para los adultos y $ 50 para menores de 11 años. Mientras que para los malargüinos es de $ 40 y $ 25, respectivamente.

Para más información se puede llamar al teléfono 0260 – 4472116 o en la página web www.planetariomalargue.com.ar.

Fuente: http://www.losandes.com.ar/article/el-planetario-de-malargue-volvio-a-funcionar-a-pleno

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.