El receptivo, o sea ingreso de extranjeros acumula cuatro meses consecutivos de retroceso, pero gracias a un buen enero y febrero cerró el semestre con un 1,2% de incremento frente a 2014. Cayó más de un 15% el arribo de brasileños. Por su parte el emisivo consolidó su recuperación de 2015, con cinco meses seguidos creciendo de a dos dígitos.

Con los datos oficiales de junio terminó de constatarse que en el primer semestre del año se dio vuelta la taba del turismo internacional: después de un 2014 récord el receptivo muestra signos de enfriamiento, mientras que el emisivo consolida el repunte tras un año olvidable.

PANORAMA RECEPTIVO.

Quien mire la mitad llena de la copa dirá que en los prime- ros seis meses aumentaron los arribos de extranjeros al país. Y así lo certifican los da- tos difundidos la semana pasada por el Indec, que muestran que hubo 34 mil arribos más que en el mismo período de 2014 (+1,2%).

Quien elija mirar la parte vacía podría argumentar, por un lado, que el único responsable del incremento fueron las llegadas por vía terrestre (+3,7%), mientras que por vía aérea (fuente primordial de clientes para agencias receptivas) cayeron un 2%.

Pero sobre todo, el dato que muestra el enfriamiento del segmento es que en los últimos cuatro meses del período hubo una baja en la cantidad de turistas extranjeros. Fueron casi 80 mil menos que en 2014.

Y aquí nuevamente hay que posar la mirada en Brasil, que generó un 15,7% menos de turistas arribados a Aeroparque y Ezeiza en el último trimestre, que a su vez bajaron un 22,7% el gasto total en dólares. Un duro golpe de parte del mercado emisor que re- presenta el 30% de los arribos internacionales a Argentina y el que más divisas genera por turismo.

EL EMISIVO APROVECHA

La contracara fue el emisivo, que tuvo un repunte del 11,6% en las salidas de argentinos al exterior. Y, al revés del receptivo, acumuló cuatro meses consecutivos de crecimiento en más de un dígito y el octavo seguido desde que se inició la recuperación del pésimo 2014.

Por otra parte, no sólo aumentaron mucho los viajes por vía terrestre (+19,5%), sino que el aéreo también acompañó la dinámica (+7,2%).

Además, salvo Uruguay, todos los destinos recibieron más argentinos que en el segundo trimestre de 2014. Los guarismos más generosos se los llevaron los dos principales mercados receptores: Brasil (+17,5%) y Chile (+36,7%). Pero también aumentaron mucho las salidas a Estados Unidos (+17,7%), Eu- ropa (+19,8%) y destinos leja- nos de la categoría “Resto del mundo” (+26,8%).

De hecho, por segundo mes seguido crecieron los pernoctes promedios y el gasto total dejó de caer en dos dígitos (-3,8%).

 BALANCE ROJO.

Con lo cual, como balance del primer semestre de 2015, el saldo entre receptivo (3 millones) y emisivo (4,2 millones) fue desfavorable en más de un millón de arribos.

Pero más preocupante aún es que la balanza es todavía más despareja si lo que se mide es el gasto durante la estadía. En el caso del receptivo totalizó US$ 545,4 millones en el segundo trimestre del año, un 9,4% menor que en el mismo período del año anterior. En tanto que el emisivo implicó un gasto de US$ 802,7 millones en el exterior, un 2,6% mayor. Lo que implica que los argentinos gastan un 50% más de divisas fue- ra del país de las que dejan los extranjeros en el país.

Fuente: Ladevi
21/08/2015