En septiembre las llegadas de turistas extranjeros al país tuvieron un aumento del 0,6% contra el mismo período de 2015. Si bien es el segundo mes donde hay evidencias de que se frenó la caída, en el acumulado del tercer trimestre todavía no se pudo salir del signo negativo y para todo 2016 acumula una baja del 4,8%. Por su parte, el emisivo sigue creciendo aunque con números más modestos que los que venía arrastrando.

Por muy leve que sea, acumular dos meses consecutivos de alza en el flujo de turistas extranjeros no deja de ser un dato aliviador. Con 1.000 más que el año pasado, septiembre registró un crecimiento del 0,6% en la cantidad de arribos vía Ezeiza y Aeroparque.

Claro que 2015 fue el peor de los últimos seis años, con lo cual las 176 mil llegadas registradas en septiembre de este año están lejos de las alrededor de 200 mil que se registraron en el mismo período entre 2010 y 2014.

De hecho, aunque por muy poco (-0,1%) el tercer trimestre siguió arrojando números rojos y en lo que va del año el receptivo lleva una caída del -4,8% (82.200 arribos menos).

Datos que hablan más de una desaceleración del mal momento del receptivo que de una vuelta al crecimiento. De hecho, aun mostrando un crecimiento frente al año pasado, septiembre tuvo el tercer peor registro para ese mes desde 2008.

Incluso, a diferencia del primer brote verde de agosto (que tuvo incrementos superiores al 20%), en septiembre las pernoctaciones y la estadía promedio siguieron igual de planchadas que en 2015.

Así y todo, hay algunos datos que animan a ser algo más optimistas. Quizás el más destacable es que dejó de desplomarse Brasil, cuya merma en el primer semestre (-80 mil) orilló el 30%. En septiembre el número de visitantes del país vecino creció un 6% respecto al mismo período de 2015.

Un mercado que viene cosechando un buen desempeño es el norteamericano. Los arribos desde Estados Unidos y Canadá crecieron en lo que va del año cerca de un 10% y en septiembre mantuvieron ese promedio. Pero también ese mes se estabilizaron los comportamientos al alza de Europa (+8,8%) y los de larga distancia (categoría Resto del Mundo, que incluye a China y Oceanía, por ejemplo).

Esto no quita que buena parte del opaco momento del receptivo se explique por los marcados descensos en el flujo proveniente de la región, que habitualmente generaba 6 de cada 10 arribos. Los arribos de Chile (-14,3%) y el resto de América (-13,1%) siguieron a la baja durante septiembre.

LENTO PERO FIRME.

En septiembre salieron por Ezeiza y Aeroparque un 7,9% más de argentinos al exterior, cerrando un tercer trimestre con un alza acumulada del 11,3%.

Sin embargo, si bien septiembre fue el 19° mes consecutivo en que el emisivo tuvo crecimientos interanuales, fue el segundo en línea de la serie que estuvo por debajo de los dos dígitos desde que se inició la recuperación del pésimo 2014.

De todos modos, la balanza de septiembre siguió siendo igual de negativa, con casi 95.400 mil salidas más que arribos. Así las cosas, como balance de 2016, el saldo entre receptivo y emisivo es desfavorable en casi 900 mil turistas.

Fuente: Ladevi
19/11/2016

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.