Junio fue otro mes saludable para el tráfico aéreo, aunque el deterioro de la actividad comercial en los mercados emergentes de Asia y el Pacífico y el impacto de la crisis de la deuda griega en los viajes europeos sigue siendo preocupante”, señaló Tony Tyler, director general y CEO de la IATA.

Efectivamente, junio mostró un crecimiento interanual de la demanda de pasajeros del 5,7%, un poco más lento que el 6,9% de mayo. Además, como la capacidad de asientos disponibles trepó un 6% el factor de ocupación cayó apenas un 0,2% para ubicarse en el 81,1% promedio. “El turismo es la sangre vital de muchas economías y gran parte de ella llega por vía aérea. Por desgracia, con demasiada frecuencia los gobiernos parecen no darse cuenta de esto al sobrecargar a las líneas aéreas y los viajeros con altas tasas e impuestos. El beneficio financiero a corto plazo se produce a expensas del largo plazo de la economía”, matizó el CEO de la IATA, quien apuntó directamente a la decisión del gobierno francés de permitir incremento en los cargos anuales que se cobran en los dos aeropuertos de París entre 2016 y 2020 (“increíble para un país donde el turismo y los negocios tienen roles económicos grandes”). “La aviación tiene mucho para contribuir a cualquier economía, pero eso no pasará por accidente. La temporada alta del hemisferio norte debe servir como un recordatorio a todos los gobiernos de la importancia de las políticas centradas en permitir a la aviación catalizar el crecimiento económico”, completó Tyler.

Respecto a Latinoamérica los datos de la IATA arrojaron un incremento del tráfico en el orden del 5,9%, con una ocupación del 79,6%. “A pesar de la debilidad en Brasil y Argentina, los volúmenes de comercio regionales mostraron una mejoría fuerte duran- te la primera mitad de 2015, proporcionando un impulso a los viajes internacionales relacionados con el corporativo”, señaló el informe.

Fuente: Ladevi
14/08/2015