A pesar del lobby existente y de los anuncios realizados en distintos momentos, el ferrocarril -rebautizado túnel Bioceánico Aconcagua- no tendrá avances en el mediano plazo.

En su momento, el gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, anunció con bombos y platillos el avance del túnel y la cercanía entre los gobiernos de Argentina y Chile de estar cada vez más cerca de realizar este mega proyecto. Sin embargo, a la fecha hay más dudas y menos resoluciones sobre el futuro deesta vía de conexión que se propuso, en 2008, el grupo Eurnekian.

Hasta el momento, en lo único en que se avanzó es que el pasado 25 de febrero el Congreso de la Nación otorgó la personería jurídica al Ente Binacional del Ferrocarril Trasandino (Ebifetra), el comité argentino-chileno encargado de evaluar si es viable la construcción de este tren. “Esto permite al ente seguir avanzando y controlando el proyecto”, mencionó el asesor en Obras de Mendoza, Mariano Pombo.

Según este mismo funcionario, en agosto del año pasado Ebifetra presentó a la empresa Corporación América un listado de dudas y consultas respecto del proyecto. Nicolás Posse, director del proyecto Bioceánico Aconcagua, indicó a Los Andes que la lista incluía más de 98 preguntas.

Las mismas, “fueron estudiadas y ya están respondidas. Ahora hemos pedido una fecha para una audición con Ebifetra. Estamos a la espera de una respuesta de ellos. Luego de esta reunión esperamos que se apruebe la iniciativa y, de este modo, que el proyecto se lleve a licitación privada”, precisó Posse. Asimismo, acentuó: “No sabemos cuándo estará listo ya que es un proceso que se da en etapas y es largo”.

Con respecto a si esto podría llegar a algún punto de resolución antes de que finalice el mandato de Francisco Pérez, el 9 de diciembre de este año, Pombo aseveró que aún no se sabe si quiera si el proyecto es rentable, si la empresa recuperará o no la inversión en los próximos 50 años. De tal modo, “por más que termine siendo una decisión política la realización de este proyecto no creemos tener avances en el corto plazo, ya que depende de los Ejecutivos de Chile y Argentina”.

Además, contó el asesor en obras de Gobernación, dentro de las dudas presentadas a la familia Eurnekian, se encuentran: la demanda de carga del servicio, cuestiones ambientales y la ingeniería del proyecto que contempla un túnel de baja altura de 52 kilómetros de extensión y más de 150 kilómetros de vías a cielo abierto que se extenderán desde Luján hasta la localidad chilena de Los Andes.

De este modo, el Bioceánico Aconcagua, que posee una capacidad de carga instalada de 4.260.297 toneladas, que equivalen al transporte diario de 820 camiones, con una inversión privada, de aproximadamente U$S 354 millones, se encuentra estancado.

Otros pasos en “espera”

De los múltiples proyectos de interconexión vial entre Chile y Argentina, se destacan dos y un tercer túnel en el Cristo Redentor. Entre las nuevas vías está el de Las Leñas y el Paso Pehuenche.

El que estaría más cerca de concretarse es el segundo de ellos, el cual está ubicado al límite con Chile a 145 km al sureste de la ciudad de Malargüe, el cual busca ser un camino alternativo al transitado Cristo Redentor. En lo que respecta a este proyecto, la demora se encuentra del lado argentino ya que faltan por asfaltar 39 km, en tanto que en el lado chileno está terminado.

Según Mariano Pombo, en una primera instancia, el objetivo era terminarlo antes del invierno de este año pero no creen que esté listo sino hasta fines de 2015 o principios del 2016. En su momento, la presidenta Cristina Fernández había manifestado que este paso estaría listo antes de entregar su mandato.

Con respecto a la posibilidad de que esta ruta sea apta para el transporte de carga, Pombo aseveró que aún no han realizado las pruebas necesarias ya que hasta el momento sólo han pasado autos y colectivos.

Por otro lado, está el paso Las Leñas que unirá El Sosneado en el sur de Mendoza con la ciudad chilena de Rancagua, en la región de O’Higgins. Éste está aún más atrasado que el anterior. El pasado 6 de enero se constituyó el ente binacional para evaluar y estudiar el proyecto por el cual se llevaría a cabo.

“Aún no tenemos fecha para reunirnos y, mucho menos, tiempo en el cual se llevaría a cabo y finalizaría este proyecto”, expresaron oficialmente. Con respecto a si este paso se construiría con presupuesto estatal o privado, el asesor de Gobernación contó que es una cuestión que tampoco han definido. Detalló, sin embargo, que contempla un paso de baja altura, el cual tendrá una extensión de 140 kilómetros que incluirá un túnel de 11 kilómetros.

Finalmente, Mariano Pombo destacó que actualmente están con algunas reuniones para avanzar con un segundo túnel en el Cristo Redentor, ya que “a pesar de que del lado chileno han mejorado los caracoles la lentitud del tránsito vehicular es preocupante”. El objetivo es descongestionar el túnel del actual paso fronterizo, utilizando el ex ferroviario.

El mismo ya se había anunciado en noviembre del 2014 cuando una nueva reunión del denominado Comité de Integración “Cristo Redentor” había manifestado avanzar con estudios utilizando y ensanchando el túnel ferroviario Caracoles del ex Tren Trasandino. Sin embargo, para Pombo aún “no hay avances concretos, más allá de algunas reuniones que se están llevando a cabo”.

Fuente: Diario Los Andes
04/04/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.