El 2014 cerrará con más de 1.100 millones de turistas internacionales, alcanzando un nuevo récord histórico para el turismo. América fue la región que más creció, alcanzando las mejores marcas de la última década. Destacan la resistencia de la actividad pese a los retos económicos, políticos y de salud que se dieron a lo largo del año.

Todo indica que el turismo internacional alcanzará en 2014 un nuevo récord histórico, al registrar más de 1.100 millones de arribos en un solo año. Así lo proyecta el último número del Barómetro de la entidad, que determinó que durante los diez primeros meses el número de viajes internacionales aumentó un 5%, alcanzado los 978 millones de arribos (con pernocte) a destino. De manera que entre enero y octubre ya hubo 45 millones más de llegadas que en el mismo periodo de 2013. Además, el experimentar un incremento del 4,7%, el turismo a nivel global sigue creciendo por encima de la tendencia a largo plazo prevista prevista por la OMT para el periodo 2010-2020 (+3,8%). Al respecto, el secretario General de la Organización, Taleb Rifai, señaló: “Estos resultados son admirables considerando que las diferentes regiones del mundo siguen enfrentándose a importantes retos geopolíticos y en materia de salud, y que la recuperación económica global continúa siendo frágil y desigual”. Asimismo, Rifai destacó que “lo más importante es que observamos un creciente compromiso político con el sector del turismo en muchos países. Esto es alentador, principalmente porque el turismo es uno de los sectores que más empleo genera en un momento en que la creación de puestos de trabajo es una prioridad para todos”.

AMERICA, UN ESCALON ARRIBA.

Medido por regiones, el crecimiento más fuerte se registró en las Américas (+8%), seguida de Asia y el Pacífico (+5%) y Europa (+4%). Nuestro continente duplicó el incremento porcentual de los débiles resultados arrojados el año anterior. De hecho, fue la mejor performance de la región desde 2004, cuando el turismo internacional se recuperó tras el brote del SRAS. Todas las subregiones –América del Norte, el Caribe, América Central y América del Sur (+5,9%)– multiplicaron por dos las tasas de crecimiento de 2013. No obstante, el papel más destacado para el turismo fue el del norte del continente (+8,7%), fundamentalmente por los excelentes resultados obtenidos por México y los Estados Unidos. Europa, la región más visitada del mundo, tuvo un crecimiento del 4%. Los mejores números se obtuvieron en Europa septentrional-meridional y mediterránea (+7% ambas), donde destinos consolidados como Grecia, Portugal, España y Malta mostraron un fuerte aumento en las llegadas. Esto contrastó con el ritmo más pausado en Europa occidental (+2%) y el estancamiento de la región Central y Oriental (0%). Por último, los arribos internacionales en Asia y el MPacífico aumentaron un 5% (hasta octubre), consolidando la tendencia de los últimos años

A PRUEBA DE INCENDIOS

Ni la amenaza de una nueva pandemia y la tentación de los gobiernos de restringir los viajes, ni los conflictos político-religiosos, ni una recuperación económica excesivamente lenta de las principales usinas de turistas lograron hacer trastabillar en 2014 la dinámica al alza de los viajes a nivel global, más allá de la natural afectación a los países que fueron sus epicentros. No obstante, la OMT apuntó que los datos relativos a África y Medio Oriente deberían leerse con cautela, “ya que se basan en datos limitados y volátiles sobre estas regiones”.

• Ébola y África: los 7 mil muertos que generó la altísima mortalidad del virus (aun sin vacuna) en Liberia, Sierra Leona y Guinea y las medidas preventivas tomadas en algunos aeropuertos (más la amplísima difusión mediática del tema) no alcanzaron a contagiar al resto de la región. Las llegadas de turistas internacionales a África crecieron un 3% (hasta octubre), tanto en la subregión septentrional (+2%) como en la subsahariana (+3%).

• Siria, EI y Medio Oriente: este año fue particularmente prolífico en conflictos bélicos. Sólo en Medio Oriente se apuntan las guerras civiles en Siria y Libia, la emergencia del grupo Estado Islámico (asolando además de Siria a Irak) y el recrudecimiento del conflicto israelí-palestino. Así y todo, las llegadas de turistas internacionales en Medio Oriente aumentaron un 4% en los primeros 10 meses de 2014, lo que muestra una recuperación en relación con los descensos registrados desde 2011. “Todos los destinos de la región con datos disponibles notificaron un crecimiento positivo, y Egipto, Jordania, el Líbano y Arabia Saudita mejoraron notablemente sus resultados con relación a 2013”, señaló la OMT.

Y EN ARGENTINA TAMBIEN HABLAN DE RECORD

Según el MinTur-Indec en los primeros 10 meses del año el número de arribos internacionales a Argentina creció casi un 15%. Una cifra nada despreciable, al punto que según el Ministro de Turismo Enrique Meyer permitiría superar a fin de año el récord histórico alcanzado en 2011 de 5,7 millones. El acumulado en octubre de 2014 ya se ubicaba en 4,8 millones, y el último trimestre suele ser el segundo más fuerte en arribos. Con lo cual pareciera ser un objetivo alcanzable.

De todos modos, para analizar la disparidad entre la sensación térmica del turismo y los números hay que prestar atención a los muy dispares resultados según el medio de arribo (hasta este año las estadísticas mensuales sólo tomaban en cuenta los arribos vía Ezeiza y Aeroparque).

En este sentido, los grandes responsables del incremento interanual fueron las llegadas por vía terrestre, que aumentaron un 36,2% en 2014. Mientras que por vía aérea (fuente primordial de clientes para agencias receptivas) el número de extranjeros creció apenas un 3,6

Fuente: Cámara de Turismo de la provincia de Mendoza
24/12/2014

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.