Mendoza puede convertirse también en un centro de atracción en lo que a turismo cultural se refiere. Ahora se abre la oportunidad para ampliar la oferta con el turismo sanmartiniano, aprovechando las obras que se realizaron con motivo de los actos del bicentenario de la gesta libertadora.

En los últimos años, el turismo se ha convertido en una de las principales actividades económicas para el ingreso de divisas a la provincia.
Sucede que Mendoza amplió sustancialmente su oferta y de aquella provincia que sólo presentaba una ciudad limpia, el Cerro de la Gloria y el parque General San Martín, junto a la cordillera y el Aconcagua, se le sumó un turismo enológico que generó el ingreso de visitantes tanto de la Argentina como del exterior.

En los últimos dos años, inclusive, parte de la provincia se convirtió en una ciudad dormitorio, en razón de que fue y es utilizada por habitantes de otras provincias que viajan a Chile para realizar compras.

Sin embargo, y como consecuencia de la celebración del bicentenario del Cruce de los Andes, la provincia logró recuperar la cultura sanmartiniana y a la vez puede ampliar su ya importante oferta turística.

Los actos organizados para recordar la gesta libertadora congregaron a miles de mendocinos y también a una importante cantidad de turistas amantes de la historia.

Y la trascendencia nacional que alcanzó el hecho se potenció con la visita del Presidente de la Nación.

Debemos partir de una base: Mendoza ha logrado un posicionamiento propio dentro del turismo nacional. Los más de 350 mil visitantes recibidos en el mes de enero determinan que se ubica entre los primeros lugares en la elección de la gente luego de la playa y de las sierras. Pero la situación a favor de la provincia se potencia porque se ha ubicado en el liderazgo del turismo enológico, con una convocatoria que excede las fronteras.

Dentro del esquema, la Provincia tiene una buena oportunidad para ampliar su oferta turística a partir del hecho de que fue la sede de la gesta sanmartiniana. 

Debe aprovechar la puesta en valor de algunos lugares históricos, como el campo de El Plumerillo para la celebración de los 200 años de la marcha del Ejército Libertador.

Será cuestión de mantener los trabajos realizados, incluyendo en ello las guías de turismo que informen suficientemente al visitante.

El sitio debe formar parte además de un circuito «sanmartiniano» que comprenda la casona en la que vivió San Martín; el área fundacional, la capilla histórica también de El Plumerillo, el monumento de Canota, incluyendo lugares más alejados como el Manzano Histórico o las bóvedas que se erigen en lo que fuera la chacra del General San Martín en el departamento que ahora lleva su nombre.

Esa oferta podría complementarse con la organización de espectáculos de luz y sonido, como muy bien ha organizado Tucumán con su casa histórica o bien mantener el campo histórico en condiciones para la visita no sólo de turistas, sino de los colegios para que los chicos puedan comprender «in situ» la importancia de la gesta libertadora.

Tal como hemos señalado, para concretar esos objetivos no harán falta grandes inversiones, sino sólo mantener las obras realizadas con motivo del bicentenario de la gesta libertadora de América.

Mendoza fue la tierra elegida por el General San Martín, visitarla te acercará a la historia grande de todos los argentinos, no podés dejar de conocerla y recorrer los hitos de la Gesta Libertadora! Consúltanos.

Fuente: Los Andes

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.