En consonancia con el auge que tiene en la provincia, proliferan los bares y microcervecerías con importante aumento de la producción.

Poder disfrutar de un atardecer montañés desde un patio cervecero, después de un tour por bodegas o de un paseo en bici entre viñedos. Adentrarse en el interior de una microcervecería en plena zona productiva para conocer cómo se prepara de forma artesanal. Esas son algunas de las propuestas que empiezan a sumarse al abanico de atractivos del Valle de Uco, con la idea de captar más turistas.

 

La región ya está en sintonía con una tendencia nacional, que desde hace rato tiene réplicas a nivel provincial: la de que los pequeños productores cerveceros hagan de lo que empezó como un hobby un negocio que suma cada vez más adeptos.

Ahora, en la zona reconocida mundialmente por sus vinos ya funcionan varios emprendimientos, no sólo dedicados a la producción de cerveza para distribución sino con propuestas para el turista, como un brew bar, patios cerveceros y circuitos por sus fábricas.

“Hoy el bar es como un téster, siempre apuntando al turismo pero también un lugar donde podés mostrar el producto, hacer degustaciones, como una pequeña escuelita”, comentó Gabriel López Vergara, dueño del primer brew bar del Valle de Uco, que abrió sus puertas hace unos meses en Tunuyán.

“Hoy tenemos mucho público adulto y por su ubicación, a dos cuadras de la terminal, recibimos muchos turistas”, agregó el tunuyanino que hace más de dos años se quedó sin trabajo y se descapitalizó para invertir todo en ampliar la producción y abrir el bar.

“Hace unos días vinieron unos belgas, que andaban con sus mochilas, y otros turistas de Buenos Aires, que venían de San Rafael y arribaron a la terminal, y gracias a Google llegaron hasta aquí”, puso de ejemplo.

Hasta ahora es el único instalado como cervecería pero, en breve, hay más de una propuesta de patios cerveceros que se sumarían a la oferta temática.

 

En Tupungato, desde noviembre funcionará uno en el distrito La Arboleda, como parte de un proyecto turístico sustentable, junto a un par de cabañas originales, hechas en containers reciclados

 

“Hay una franja horaria en el Valle de Uco que no está explotada. Después de las 17, que es la hora en la que cierran las bodegas, que ya han almorzado o terminan una cabalgata, los turistas no tienen más opciones, salvo esperar que abra algún restorán de noche”, dijo Nicolás Carletti (30), uno de sus dueños, con respecto a una de las estrategias por las que decidieron generar esta propuesta que ofrecerá 6 canillas de variedades distintas, provenientes de productores de todo Mendoza.

“Por ahora será así hasta que lleguemos a ofrecer la de nuestra fábrica, porque la capacidad de producción que se necesita para el patio cervecero es alta”, agregó este joven que es enólogo y se adentró en el mundo de la cerveza junto con su novia y socia, Berenice Burdet, luego de trabajar en el noreste de Estados Unidos, zona productora por excelencia del lúpulo.

“Estamos en un lugar especial, en el corazón del territorio donde están las bodegas más reconocidas, donde se luce la montaña y hay mucha tranquilidad, por lo que puede distinguirse la zona para el turista”, detalló, por otro lado, Alejandro González, que está al frente de una de las fábricas de cerveza artesanal con más trayectorias de la zona, franquicia de una de las principales de Mendoza. Está ubicada en un proyecto agrícola de 20 hectáreas del distrito tunuyanino Vista Flores.

 

Esta cervecería no sólo será una de las incluidas dentro de la Ruta de la Cerveza que se lanzará próximamente en Mendoza y hasta incluirá a San Juan, sino que abrirá el mes próximo otro de los patios cerveceros que se suman a la oferta para el turista.

 

“La idea es que además puedan recorrer la fábrica, las plantaciones y, depende de la época, hasta puedan cosechar algunos frutos”, adelantó su mentor.

 

Fuente: UNO, por Alejandra Adi

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.