El Carrizal es un lugar que mezcla la naturaleza con la diversión. Optimo para la pesca del pejerrey, actividades de yatch, windsurf, motonáutica, canotaje y campamentismo.

60 km al sudeste de la ciudad de Mendoza, El Carrizal es un distrito que se caracteriza por un gran Dique que forma el Embalse El Carrizal, un gran espejo de agua de 15 Km de largo y 4 km de ancho, enmarcado en un paisaje que mezcla el monte con los árboles y oasis.

En la intersección de RN 40 y RP 16 se accede a El Carrizal. La ruta transita sucesivamente a El Carrizal de Arriba, Carrizal del Medio y por fin sucesivamente a El Carrizal de Abajo, dando acceso al Dique Embalse El Carrizal, inaugurado a fines de la década del 60, sobre le rio Tunuyán. Esta importante obra de riego abastece gran parte del oasis y se usa para regular el flujo del rio Tunuyán, cuya cuenca tiene arroyos nacientes en los glaciares de los Andes.

El camino que conduce a la margen este cruza el paredón, desde donde se observan las aguas azuladas del lago y el vertedero. En esa margen se ubican 12 clubes náuticos, que permiten la visita de turistas pagando entrada.

El dique El Carrizal es un sitio recreativo deportivo de gran atracción popular, en cuyas costas se desarrollan actividades de campings, con buenas instalaciones, centros recreativos, clubes y bases de deportes náuticos, con embarcaderos y bajadas de lanchas, frecuentado por los amantes del pic nic, la vida al aire libre, cabalgatas y el disfrute del fin de semana o vacaciones en cabañas. Las actividades más populares son la pesca deportiva del pejerrey, motonáutica, esquí acuático, windsurf, velerismo y paseos en lanchas, canoas, balsas y motos de agua. 

Allí se organizan concursos de pesca y todos los años se realiza el clásico “Festival del Pejerrey”, con espectáculos y puestos de comidas típicas. La RP 61, enlaza con el paredón y la margen Este del embalse, compartido con el departamento mendocino  de Rivadavia.

Si tiene planeado llegar al dique, no puede dejar de conocer Luján Playa, El Carrizal. Un espacio con 3 piletas recreativas, foodtrucks, servicios y una vista inigualable del embalse.

En las cercanías también existe una cuenca petrolífera que actualmente es explotada: las torres y equipos de perforación constituyen otro elemento de interés turístico, así como la vegetación de monte. El clima es templado seco y en las cercanias se encuentra el dique derivador Tiburcio Benegas.

 

Pejerreyes a bordo de balsas

El Carrizal, así como otros embalses de Mendoza tales como Los Reyunos, Agua del Toro y Potrerillos, reúnen todas las condiciones para realizar buenas pescas de pejerreyes tanto de flote como de fondo. 

Sin duda, no son lugares simples de pesca, hay que estudiarlos, preguntar e intentar sabiendo que prueba y error siempre es beneficioso para el pescador. Suelen salir muy buenos pejerreyes, algunos muy superiores al kilogramo, pero lo normal es pescar ejemplares que van desde los 20 a los 35 cm. Muchos de los locales los pescan con balancines o directamente con líneas de fondo con dos brazoladas.

Aquí es habitual realizar la pesca en balsas que cuentan con todo lo necesario para sentirse cómodo. En principio de temporada las mejores opciones se dan en lugares profundos, utilizando líneas de pulso y probando con diferentes tipos de carnadas. Cuando se vaya acentuando el frío, buscar sectores más bajos (de 4 a 8 m), que suelen ser los más rendidores.

 

Fuentes: descubriendo argentina, Lujandecuyo.gob.ar, complejocarrizal.com.ar y Weekend por Julio Pollero

 

Artículos Relacionados