La avenida Emilio Civit es una de las arterias tradicionales de la ciudad de Mendozay fue el hogar de renombradas familias,con el tiempo se fue transformando en un atractivo turístico.

Se recorre de comienzo a fin en 20 minutos a buen paso, como máximo, y en el tiempo que uno desee si la intención es deleitarse con las casas señoriales que supieron pertenecer a reconocidas familias mendocinas.

Se trata de la calle Emilio Civit, que se extiende desde las vías del metrotranvía, en calle Belgrano, hasta los mismísimos portones del pulmón verde de Mendoza, el Parque General San Martín.

Es una de las avenidas más representativas de nuestra provincia y está compuesta por siete cuadras decoradas de frondosas arboledas y sus respectivas y típicas acequias.

Sin embargo, con el paso de los años ha ido mutando y la imagen que tuvo en el pasado no se corresponde con la de nuestros días.

Actualmente y acompañados de varios carteles de “se alquila” se erigen algunos edificios, hay dos cafés, la delegación de Radio Nacional.

También se encuentra la casi restaurada Mansión Stoppel, entre otros edificios que llaman la atención a quien circula por esta ancha avenida, que una vez inaugurada convertirá a calle Civit en una interesante arteria que concentrará lo cultural y lo artístico.

Los orígenes

La Avenida Emilio Civit fue creada en 1896 por iniciativa del entonces ministro de Hacienda del gobierno de Mendoza, don Emilio Civit, y es considerada en la actualidad una de las avenidas con mayor tránsito de peatones y automotores de la provincia. Inicialmente fue llamada Prolongación Sarmiento y recién por ley 953 del 9 de junio de 1932 se denominó Emilio Civit.

Desde su nacimiento fue la avenida más coqueta y señorial de la Quinta Sección que a principios de siglo era habitada por la aristocracia mendocina. El trazado de la bella avenida coronada por los fastuosos portones traídos desde Inglaterra comenzó en 1863. Sus casas son parte de la historia provincial y presentan gran valor arquitectónico.

 “Era una calle de tierra pero fue una de las primeras en ser pavimentadas. Fue parte de una reforma urbana importante, ya que allí vivía toda la burguesía local”, informó la historiadora Adriana Micale.

La especialista, además, citó parte del libro “Mendoza. Historia de la nomenclatura de sus calles”, de Leonardo F. Napolitano. El autor, oriundo de Buenos Aires, realizó este libro rescatando el digesto de la Municipalidad de Capital de los años 1869 a 1935 donde se habla de la creación de la calle protagonista de esta nota.

En el mismo se explica que el Senado de la provincia y la Cámara de Diputados sancionan con fuerza de ley el 20 de julio de 1932, siendo gobernador de la provincia Ricardo Videla, que todas las calles al oeste de la calle San Martín y hacia el oeste, serán redesginadas. En ese paquete de cambios entra la calle Emilio Civit.

Vale recordar que Emilio Civit tuvo un enfrentamiento público con el doctor Adolfo Calle, fundador de Los Andes, disputa que muchas veces se reflejó en sus páginas.

“Ahora están en el cementerio de la Capital, uno frente a otro en los mausoleos familiares”, dice Eduardo Rufino, dueño del sitio mendozaantigua.com que recopila datos e imágenes de nuestro pasado provincial.

Además, numerosas viviendas de la avenida Emilio Civit fueron edificadas en las primeras décadas de 1900 para vivienda de reconocidas familias. En la actualidad varias de estas casas poseen declaratoria como bien integrante del Patrimonio Cultural de la Ciudad de Mendoza, según Ord.3037/91.

 Estas son, entre otras, la Casa Pelliciari (Inst. Zaldívar) la Casa Arenas, la Ex Casa Stopell, El Torreón -Ex Casa Forti (actual edificio el Torreón), Casa Graffigna, Casa López Frugoni.

Los estilos de sus construcciones van desde el italianizante, barco a la arquitectura racionalista, neocolonial y pintoresquista. Entre las edificaciones más destacadas se encuentra la mansión de la familia Arenas, en la esquina norte de Boulogne Sur Mer. La de los Huespe, ubicada en la esquina sur y la de los Graffigna, que es la más antigua y una de las únicas en la que viven los descendientes de la familia que la construyó.

Auque ya no es lo que era…

Julio Bac, vecino del “barrio”de la Emilio Civit desde hace 53 años, contó cómo ha cambiado la personalidad de la calle con el paso del tiempo.

“Antiguamente había una disposición por la que se prohibía el uso de las rejas en las casas. Hoy todo eso ha cambiado. Es impresionante la cantidad que hay desde la calle Belgrano hasta la calle Boulogne Sur Mer”, dijo.

“Antes había jardines que tenían muchísimas plantas y monumentos. Cada jardín era especial. Ahora ya no hay nada de eso. Con los edificios modernos todo ha cambiado. Pero a pesar de todo no deja de ser la principal avenida de Mendoza, la que tiene mayor atracción turística”, añadió Bac.

El publicista señaló que hoy la mayoría de las casas están ocupadas por empresas ya que las familias y sus herederos buscaron otros destinos donde vivir.

“Los mayores se han ido y sus herederos vendieron las propiedades, muchas de ellas con frentes de 25 metros por 50, como eran las casas antes. En mi manzana ya no queda nadie de los que vivían antes. Ojo, siguen siendo muy valiosos los departamentos que están construyendo”, advirtió Bac.

Fuente: Los Andes, por Federico Fayad
30/08/2017

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.