Pese a que los arribos internacionales a Argentina en 2016 acumularon cinco años de estancamiento, a nivel global la cantidad de viajeros creció un 3,9% y en la región lo hizo un 6,3%. Aunque se trató del incremento más moderado del período, desde hace siete años las llegadas a destinos internacionales no paran de aumentar, superando ya en 300 millones los arribos del año anterior a la crisis de 2008. Las perspectivas para 2017 son optimistas.

La demanda de turismo internacional siguió siendo fuerte en 2016, demostrando un comportamiento blindado a la inestabilidad –sobre todo en términos de seguridad– de los últimos años.

Según el adelanto del último número del Barómetro OMT del Turismo Mundial, las llegadas de turistas internacionales aumentaron un 3,9% hasta totalizar los 1.235 millones, alrededor de 46 millones de turistas más que el año anterior.

Se trata del séptimo año consecutivo de crecimiento tras la crisis económica y financiera mundial de 2009, una secuencia ininterrumpida que no se daba desde los ‘60. De hecho, durante el año pasado las llegadas de turistas internacionales superaron en 300 millones la cifra récord alcanzada en 2008, previo a la crisis. Y los ingresos en divisas por turismo internacional han crecido a un ritmo similar en este periodo.

“En los últimos años, nuestro sector ha mostrado una fuerza y una resistencia extraordinarias pese a los innumerables retos a los que se ha enfrentado, en particular los relativos a la seguridad. Los viajes internacionales siguen incrementándose y contribuyen a la creación de empleo y el bienestar de las comunidades en todo el mundo”, afirmó el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifai.

Por regiones, la de Asia y el Pacífico (+8 %) lideró el crecimiento, impulsada por una fuerte demanda tanto de los mercados emisores intrarregionales como interregionales. África (+ 8%) experimentó un repunte muy significativo tras dos años de inestabilidad. En las Américas (+4 %) se mantuvo el impulso positivo, en tanto que en Europa (+2 %) los resultados fueron desiguales, con incrementos de dos dígitos en algunos destinos y caídas en otros.

La región que peor la pasó fue Medio Oriente (-4 %), donde también el panorama fue irregular (desplomes en algunos países y alzas en otros).

POR CASA.

Sudamérica volvió a mostrar un comportamiento muy sólido, con un aumento en el volumen de llegadas internacionales del 6,3%, similar al de los últimos tres años.

Argentina va a contramano de estos números, ya que considerando los datos oficiales del Gobierno la demanda está a niveles de 2011 y se registra una fuerte caída en el gasto. Racha que no se cortó en 2016, aunque la tendencia haya empezado a revertirse en el último trimestre.

EXPECTATIVAS FAVORABLES

De cara a este año la última encuesta del Grupo de Expertos de la OMT muestra una firme confianza en 2017. Una amplia mayoría de los alrededor de 300 encuestados (más precisamente el 63%) dijo que esperan resultados “mejores” o “mucho mejores” que en 2016.

La puntuación que el Grupo de Expertos asignó a 2017 es prácticamente la misma que obtuvo 2016, así que se espera que el crecimiento se mantenga a un ritmo similar.

Basándose en las tendencias actuales y en las perspectivas económicas globales, la OMT estima que las llegadas de turistas internacionales en todo el mundo aumenten entre un 3% y un 4%. En Europa se prevé un alza del 2% al 3%; tanto en Asia y el Pacífico como en África el incremento sería del 5% al 6%; mientras que en las Américas del 4% al 5% y en Oriente Medio del 2% al 5%.

Fuente: Ladevi
28/01/2017

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.