Denuncias contra una empresa de larga trayectoria de la provincia encendió las alarmas. Turismo local no tiene poder de policía en casos así.

Indignación, enojo y desesperanza son sensaciones comunes de aquellas personas que denuncian estafas por parte de agencias de viajes. Esta semana un negocio del rubro, ubicado en el centro mendocino, fue denunciado de haber dejado a varios pasajeros sin su ansiado viaje, pero además de haber realizado compras extras con sus tarjetas de crédito.

Junto con otras 183 agencias de toda la provincia, la denunciada empresa-de la cual se preserva el nombre por consideraciones legales- se encuentra habilitada y es parte del Registro de Agencias de Viajes Autorizadas que depende del Ministerio de Turismo de la Nación.

Marcelo Reynoso, director de Calidad y Servicios Turísticos del Ente Autárquico de Turismo de Mendoza (Emetur) detalló que la ley 18.829 regula la actuación de este tipo de comercios y por llevar adelante una operatoria que trasciende el territorio provincial, la habilitación queda a cargo del organismo nacional. “Por resolución interna las empresas tienen la obligación de presentar la aplicación en el Ente de Mendoza y nosotros oficiamos de par para la recepción y el control”, detalló.

En el caso de una presunta estafa, como el reciente hecho, en Turismo llevan adelante un proceso administrativo que incluye recepción de las denuncias de los damnificados y notificación a la empresa. “Además informamos a Nación de lo que está sucediendo y son ellos los que determinan, si corresponde, la clausura, una sanción o alguna otra medida”, explicó Reynoso.

Lo curioso es que en el Registro (cuya última actualización esde octubre de 2017) sigue figurando una reconocida firma del centro mendocino que hace unos años fue denunciada por reiteradas estafas a viajeros. “No se demostró un hecho que fuera penalizado con la clausura de acuerdo a la ley”, lo justificó Reynoso. Fuentes del sector aseguraron a Los Andes que la empresa en cuestión llegó a un arreglo con los damnificados para seguir operando.

 

Seguro de caución

Desde la Asociación Mendocina de Agencias de Viajes y Turismo (Amavyt) se mostraron conmocionados por la presunta estafa de la agencia ubicada en el centro mendocino y reconocieron que la misma estaba legalmente habilitada. Pablo García, presidente de la asociación, aseguró que se trata de un hecho lamentable que afecta a todo el sector.

De todas formas, aclaró que la recomendación para los consumidores sigue siendo que contraten comercios habilitados ya que, si bien no evita que se cometan hechos indeseables, si llegara a haber irregularidades se hace más fácil reclamar.

“Si la agencia no está habilitada y no cumple, el accionar del damnificado está limitado”, explicó. En este sentido subrayó que toda agencia registrada  paga un seguro de caución lo que le permitiría al denunciante recuperar lo perdido. “Hay que ver cuántos son los damnificados para ver cómo se reparte”, explicó.

 

Para evitar estafas

Para Marcelo Reynoso, director de Calidad y Servicios Turísticos del Emetur, un delito económico puede suceder en cualquier rubro, pero en el caso del turismo los servicios son intangibles.

“Cuando se efectúa una compra en una agencia a la persona le dan un voucher y hasta que no vaya a suceder el consumo, no sabe si se va a hacer efectivo o no”, manifestó. Por esa razón, aconsejó pedir a las agencias los códigos de reserva y chequear con la prestadora final que el servicio esté pago.

Por su parte Pablo García, titular de Amavyt, recomendó guardar todos los comprobantes y recibos oficiales. Mientras que Adriana Parera, jefa de área de conciliación de Defensa del Consumidor, coincidió con estos recaudos y le sumó la necesidad de reclamar un contrato firmado. A su vez, comentó que los servicios turísticos en general no se encuentran en el ranking de los más denunciados en el organismo.

Fuente: Diario Los Andes
28/04/2018

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.