El informe del Grupo Avaece advierte que la combinación de impuestos y comisiones bancarias que soportan las agencias –más la competencia de grandes corporaciones- ha llevado a que muchas trabajen con rentabilidad nula o a pérdida.

El lector neófito de las pocas pero repetitivas notas que los medios masivos publican sobre la economía turística se sorprendería al comprobar que las empresas que intermedian en la venta de esos servicios se quejan de la ínfima utilidad del negocio.

Es que el discurso dominante hasta hace un par de años fue que las agencias eran el fugaducto al exterior de los dólares que se necesitan para la producción local y que hoy son los beneficiarios de uno de los primeros “brotes verdes” de la economía, mientras se crece a tasas récord.

Sin embargo, la descripción que hacen los agentes de viajes nucleados en el grupo de Facebook Avaece (Agencias de Viajes Argentinas y la Economía Coyuntural y Estructural) no puede ser más contrastante.

Por eso en esta segunda nota vamos a detenernos en la radiografía económica de los intermediarios de servicios turísticos, que plasmó en un informe la licenciada Alejandra Barzani –fundadora y administradora del Grupo- tras la reunión del 2 de marzo pasado.

 

NO CIERRA

 

El documento –con el que buscarán respuestas, tanto en el Poder Ejecutivo como en el Legislativo- plantea claramente que la ecuación “facturación, costos y rentabilidad” no cierra. Según el diagnóstico del Grupo, en los últimos años la facturación de muchas agencias minoristas y mayoristas aumentó nominalmente, pero no en términos reales al ponderar la inflación. Inclusive, aun cuando se incrementó en ambos sentidos, “la utilidad bruta disminuyó en todos los casos”.

Y no se trata solo de culpar al recorte o eliminación de las comisiones que pagan las aerolíneas, sino que hay problemas estructurales. “Los costos aumentaron y siguen haciéndolo año a año, tanto en términos nominales como reales y por encima de la inflación. Todo esto conlleva a que en muchos casos las empresas tengan rentabilidad nula o incluso vayan a pérdida. Esto hizo que se redujera personal o se buscaran alternativas tecnológicas para sumar valor agregado sin incorporar más capital humano”, resumió Barzani.

De hecho, desde el Grupo Avaece aclaran que las agencias de viajes tradicionales no están en contra de la tecnología, sino de aquellas “corporaciones o empresas que utilizan este sector como un negocio financiero y en muchos casos realizan dumping o evaden impuestos. O como el caso de las empresas que se dedican al turismo corporativo con acuerdos especiales y luego los utilizan para la venta a pasajeros individuales”.

 

BANCOS Y GOBIERNOS

 

Uno de los items que más fastidio genera son los altos costos bancarios, incluyendo impuestos y comisiones. “El 90% al 95% del dinero que entra en las cuentas de las empresas del sector es para realizar una intermediación. Entonces, sería interesante que para el rubro de agencias de viajes se apliquen alícuotas especiales y comisiones diferenciales”, propuso Barzani.

Además, se quejan de la falta de acceso a planes de financiación sin interés para ventas con tarjeta de crédito para las mipymes del sector. Según la creadora del Grupo Avaece: “Sería de gran ayuda e incluso hasta una obligación ética y moral que el gobierno nacional, los provinciales y el de la Ciudad de Buenos Aires tomaran la iniciativa de darle acceso a esa posibilidad a todas las agencias de viajes mipymes a través de los bancos públicos. Esto haría que los bancos privados salgan a competir y a ofrecer financiación para todos”.

Del mismo modo, los miembros de Avaece consideran desmedida la mochila de impuestos nacionales, provinciales y municipales. Con casos donde como Ingresos Brutos que en la Ciudad de Buenos Aires es el 6% y en Provincia el 8% sobre la utilidad bruta. “Es una barbaridad. Hay otros, como el impuesto al sello, que son totalmente absurdos y sólo tienen un fin recaudatorio. El punto es que la presión tributaria y las alícuotas que se aplican al sector no tienen relación con la rentabilidad de las pymes y mipymes. Eso hace que muchos prefieran trabajar en la informalidad y mientras no son detectados perjudican de manera directa a los que siguen pagando puntualmente, aunque vayan a pérdida esperando que la situación se revierta”, concluyó Barzani.

Desde el Grupo Avaece invitaron a todos los titulares o empleados de agencias de viajes mayoristas o minoristas tradicionales, debidamente habilitadas por el MinTur, a unirse a través de Facebook (www.facebook.com/groups/AVAECE).

 

Fuente: Ladevi
23/04/2018

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.