Facturacion, costos y rentabilidad, la ecuacion que no cierra