Un columnista de la prestigiosa publicación económica recorrió la provincia y recomendó algunos lugares imperdibles en la provincia. Mirá qué fue lo que más le gustó.

Tras haber escalado en las últimas décadas para situarse entre los Valles de Napa del mundo como un territorio vinícola de primer orden, la provincia argentina de Mendoza, dentro de la más amplia región de Cuyo, es últimamente cada vez más accesible como destino en sí mismo. 

Un campo del enoturismo en auge necesita un amplio alojamiento, por supuesto, y felizmente muchos hoteles y resorts de lujo han brotado en esta región del extremo oeste con un impresionante telón de fondo de los Andes. A continuación, una introducción sobre dónde comenzar su búsqueda en esta área que produce el 80% de la producción jugosa de Argentina.

 

Entre Cielos, Luján de Cuyo

En Luján de Cuyo, que es una especie de suburbio al sur de la ciudad de Mendoza, Entre Cielos apuesta por un ambiente informal de lujo. Desde la carretera semi-rural bordeada de árboles en la que se encuentra, se puede llegar a la casa principal de la propiedad por un camino serpenteante, un agradable paseo corto que sirve como introducción a la tranquilidad que disfrutará dentro de sus veinte acres.

Pase por el vestíbulo y descanse junto a la piscina del patio trasero para disfrutar de una vista sin obstáculos de las estribaciones andinas, que parecen deslumbrantes cuando las puestas de sol caen sobre las crestas.

El arte de artistas argentinos en el lobby, junto con un pasillo de concreto desnudo y poco iluminado hacia las habitaciones, le dan a Entre Cielos un aspecto ultra contemporáneo. Del mismo modo, las habitaciones, algunas a nivel del suelo, otras con forma de cubo de dos pisos y todas con patio, son minimalistas y no son nada extravagantes.

El hamman Entre Cielos cuenta con un circuito de noventa minutos con más de media docena de estaciones que lo sumergen en calor seco y vapor, interrumpido por una ronda de relajación en una piscina. Como era de esperar en la región vinícola, las semillas y los extractos de uva se usan en tratamientos de baño y exfoliación, mientras que las piedras calientes también están en el menú.

Además de un desayuno bufé con algunas opciones a la carta, el Katharina Bistro del edificio principal está abierto para el almuerzo y la cena. Por la noche, los huéspedes pueden optar por una lección sobre preparación de empanadas, mientras que una parrilla de asado tradicional se enciende en un pozo en el exterior. Como sorpresa en esta Meca de la carne, también hay opciones vegetarianas en el menú de Katharina.

Al comenzar sus exploraciones de bodegas en Mendoza, aprenderá que los españoles se hicieron cargo de las técnicas y sistemas de riego de los Huarpe y otros pueblos indígenas, algunos de cuyos canales históricos aún se encuentran en funcionamiento, tanto en los viñedos como en la ciudad de Mendoza. Los viajeros del suroeste de los Estados Unidos reconocerán las mismas vías fluviales que las acequias.

El cultivo de la vitivinicultura en estas tierras, comenzó hace casi cuatro siglos bajo los jesuitas y hoy las variedades van desde el famoso malbec hasta otros tintos como bonarda, syrah, cabernet sauvignon, así como hasta viognier y chardonnay entre los blancos.

Tal vez no esperaba encontrarse con una sesión de yoga entre los viñedos, pero es otro guiño para hacer un viaje a Mendoza, por algo más que solo vino. Puede involucrar a sus glúteos y practicar su perro hacia abajo en un viñedo o en una bodega en estos días. Comenzado recientemente por la periodista Alejandra Navarría, las sesiones de Yoga por los Caminos del Vino rotan entre diferentes bodegas.

 

Bodega Casarena

Con una bodega principal ubicada en un edificio centenario, la bodega Casarena (un acrónimo que significa «casa de arena») tiene poco más de una década, en el distrito Agrelo de Luján de Cuyo y con una vista directa de los picos de los Andes, en un entorno desértico alto a más de 3.000 metros de altura.

Durante un almuerzo de carnes a la parrilla y una degustación de vinos, después de su sesión de yoga, aprenderá que el viñedo de Naoki’s y sus plantaciones de malbec, que se extienden frente a usted, son uno de los cuatro viñedos individuales de Casarena que tienen apenas unos años y llevan el nombre del nietos del dueño.

 

Casa Vigil

Si hablas español, encontrarás que El Enemigo es un nombre sorprendente para un vino. La bodega Casa El Enemigo Vigil, a unos treinta minutos al este de Luján, en el distrito de Maipú y en una aldea llamada «la República de Chachingo», es en realidad un lugar súper amigable al que se ingresa a través de una pérgola. El nombre “El Enemigo” resulta ser un referencia a que vos sos tu peor enemigo, o bien a la lucha dentro de ti.

Esta inclinación filosófica surge de la mente fértil de Alejandro Vigil, ingeniero de suelos convertido en enólogo jefe de la famosa bodega Bodega Catena Zapata, quien comenzó esta empresa conjunta con Adrianna Catena, hija del fundador de Catena Zapata, Nicolás Catena.

Vigil es una especie de celebridad vinícola a quien algunos llaman el «Messi del vino», en honor al jugador de fútbol estrella de Argentina Lionel Messi. En lo que fue un gran golpe para los enólogos, Parker en 2018 otorgó 100 puntos al Gran Enemigo Single Vineyard Gualtallary Cabernet Franc 2013. Sin embargo, ambos socios evitan toda la escena crítica para un enfoque igualitario de la vinificación. Al producir cabernet franc, por ejemplo, la motivación de Vigil fue mostrar que Argentina puede hacer más que malbec, un tema que se escucha cada vez más entre los viticultores argentinos y mendocinos.

Los aproximadamente doscientos visitantes diarios que vienen a Casa Vigil admiran muchas obras de arte verdaderamente originales que se encuentran dispersas por la propiedad. En homenaje a su abuelo nacido en Italia que solía recitarle pasajes, Vigil ha tomado la Divina Comedia como inspiración temática.

En la entrada de la bodega “Inferno”, los visitantes se encontrarán con una feroz estatua de metal del Minotauro que fue producida por el escultor Jorge Carnino, después de lo cual bajarán una colorida escalera de azulejos antes de pasar al “Purgatorio”. El arte se encuentra en las cajas de vino diseñadas y pintadas por artistas locales, y producidas en las pequeñas formas de papel que van en el fondo de las copas de vino con el fin de identificar y describir el vino que se está degustando en ese momento. Incluso los tanques de vino de concreto con forma de huevo tienen dibujos simples de tiza de colores de los Andes.

Tanto el almuerzo como la cena en Casa Vigil, esta última con maridaje de vinos, son constantemente clasificados entre las experiencias gastronómicas favoritas de Mendoza, sea por los productos de temporada provenietes de su propio jardín sea por su propio aceite de oliva, o desde los platos de cerdo ahumado hasta las perfumadas truchas.

Casa Vigil distribuye El Enemigo a unos veinte países. Para los admiradores del vino argentino, la buena noticia es que la mayoría de los vinos de Mendoza están disponibles en América del Norte por estos días, a precios no mucho más altos que acá, su lugar de origen.

Pero, después de todo, cuánto más divertido es pasear por Mendoza para elegir todas sus variedades y añadas favoritas!!!

Cómo llegar: los vuelos desde Buenos Aires a Mendoza toman dos horas; El trayecto desde el aeropuerto hasta la zona de Luján de Cuyo es de unos treinta minutos.

 

Fuente: Forbes por John Oseid

 

Artículos Relacionados