La Bodega Don Bosco, por sus orígenes, es un ítem infaltable en la historia de Mendoza y el vino. El establecimiento cuenta con la escuela, la bodega y también un museo para recorrer, rodeado de viñedos y olivares.

Con la llegada de los Salesianos de Don Bosco  en 1898, se crea la escuela de Don Bosco, a partir de los terrenos que donara la Sra. Lucila Barrionuevo Pescara de Bombal, destinados a la creación de una escuela de agricultura donde enseñaran la labor del campo a los hijos del pueblo. En el año 1901 se comenzaron a dar clases de vitivinicultura y enología.

Una de las primeras construcciones fue la Bodega experimental, que se inició en el año 1901, sobre la base de la bodega preexistente a la donación, que ya incluía la cava construida en 1880, hoy la más antigua de Mendoza.

Se fue innovando constantemente tanto en construcciones como en maquinarias para la bodega. En 1936 y en 1945 se construyeron nuevas piletas. Y en 1968 se inaugura una bodega con arquitectura muy especial: la torre vinaria. Tiene 35 metros de altura, totalmente novedosa y moderna para la época, pues incorporaba termocuplas para medir la temperatura de las distintas piletas desde un tablero central. La torre cuenta con 6 cuerpos superpuestos, uno de ellos bajo tierra. Desde su cúspide se observa un maravilloso paisaje de Rodeo del Medio, la Obra salesiana y los viñedos que caracterizan a esta zona agrícola por excelencia.

La bodega está rodeada por viñedos y olivares. En el sector de los viñedos, se encuentran más de 50 variedades vínicas para experimentar. En el sector de los olivos hay clasificadas más de 60 variedades.

La antigua bodega artesanal con toneles, cubas de roble, piletas de cemento y la cava más antigua de Mendoza, es una verdadera reliquia histórica y es la construcción que se conserva de la bodega de la familia Bombal. La cava está construida con piedras, la temperatura ambiente en la misma es de aproximadamente 12º y es constante.

En todo el complejo de la Bodega Don Bosco podemos admirar un contraste de belleza arquitectónica, en donde conviven la construcción moderna de la torre vinaria, con parte de la antigua bodega de techo de cañas, sótanos, piletas y cava, que se complementan con edificios de vanguardia. También se puede recorrer el Museo Interactivo de la Enología: cavas de Don Bosco, que comprende el museo son: la galería de las piletas, la sala del método Champenoise, la galería de los toneles y la amplia sala de consejo, con su nutrida enoteca compuesta por vinos de hasta 40 años, ubicada en la cava, preexistente a la llegada de los salesianos.

El mundo del vino también nos puede contar historias de antaño, costumbres y tradiciones, inmigración y mestizaje, un aprendizaje cultural para los cinco sentidos, no te lo pierdas, consultanos y te llevamos.

Fuente: Hoteleros de Mendoza

 

Artículos Relacionados