Trabajarán por 6 meses en hoteles de la provincia. Harán labores de limpieza y recepción por 3.120 pesos mensuales.

Al indagar entre las experiencias positivas que en el mundo han dado lugar a la integración de jóvenes con síndrome de Down en el mercado laboral, Juan Chirca (38) descubrió un modelo que intentó replicar en Mendoza.

Su idea, basada en las vivencias un hotel de Italia -Albergo Ético- regenteado íntegramente por personas con esta condición, no tardó en sumar voluntades y dio origen a la firma de un convenio que permitirá dar trabajo a cinco hombres y mujeres que por primera vez trabajarán en diferentes hoteles de la provincia.

“Quisimos comprometernos en abrir caminos y pensamos que esta era una forma de lograrlo”, reflexionó Juan, quien movilizado por el futuro de su pequeña Sara (6) fundó la Asociación Down de Mendoza, con la premisa de compartir experiencias y encontrar soluciones a los desafíos que se van presentando, junto a otros padres y madres en su situación.

Fue así como hizo de “puente” entre la Fundación Creyendo en Mí -dedicada a brindar talleres de capacitación a jóvenes con Síndrome de Down-, la Cámara Hotelera y la Gerencia de Empleo y Capacitación Laboral del ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación.

El resultado fue la firma de un acuerdo entre las partes que estipula que cinco jóvenes de la entidad desarrollarán labores de mantenimiento y atención en cinco hoteles de la provincia: Huentala, Diplomatic, Sheraton, Mendoza e Internacional.

Trabajarán durante seis meses, cinco veces por semana, cuatro horas diarias. Por sus tareas (limpiar baños, ordenar habitaciones, recepcionar a los turistas o formar parte de la cocina) cobrarán 3.120 pesos. Después de cumplidos los seis meses, su contrato podrá ser renovado.

“Estamos muy felices por mi hermano porque se lo ve muy entusiasmado con la idea de poder trabajar”, contó Claudia (30), hermana de José Miguel (26), uno de los seleccionados por la fundación para incorporarse el mes que viene.

Debido a que él se encontraba en horario de formación institucional, ella habló en su nombre.

La propuesta se enmarca en el programa oficial de entrenamiento para el trabajo y tiende a brindar herramientas para desarrollar competencias laborales y mejorar las condiciones de empleabilidad de los mendocinos que viven con una discapacidad.

El mes pasado, las y los jóvenes que se incorporarán al sector turístico recibieron formación para prestar servicios de mucama y mozos.

Desde el punto de vista de Verónica Sottano, presidente de la Cámara Hotelera de Mendoza, la inclusión de personas con discapacidad es un nuevo eje dentro del sector.

Valoró el programa como un aporte de gran valor a la sociedad. “Como empresarios turísticos nos sentimos comprometidos a trabajar por una comunidad más inclusiva y sustentable”, dijo.

Por su parte, Silvia Bonansea, directora de la Fundación Creyendo en Mí, agradeció la iniciativa y destacó que esta experiencia es positiva para todas las partes involucradas, sobre todo para los jóvenes.

Fuente: Diario Los Andes
29/11/2016

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.