Se encuentra al este de San Carlos. Es una formación sedimentaria que ha tallado el tiempo por los fuertes vientos y las tormentas.

 

Espectacular recorrido por el laberíntico Cañon de La Salada. Ubicado a 110 km al sur de la ciudad de Mendoza y a 11 km de San Carlos, en el Valle de Uco. Se puede realizar con cualquier tipo de vehículo, auto, moto o bicicleta.

Pocos kilómetros separan la ciudad de San Carlos con el secano o desierto. Basta recorrer unos 5.000 metros para internarse en los ríos secos y cerrilladas. Allí los sancarlinos el resto de los mendocinos y visitantes se reúnen junto al pequeño arroyo La Salada. Es un sitio histórico de esparcimiento y desde hace unos años un lugar para la práctica de deportes aventura.

Una vez que el camino de ripio entra en el río seco tomar la huella a la derecha que va por el lecho. Recomendamos no volver de noche porque suele dificultarse encontrar la salida del río seco. Al bajar al río seco conviene colocar el cuentakilómetros en 0 para saber bien la distancia a la vuelta.

Una vez dejado el auto, comienza la caminata de fácil dificultad por el lecho arenoso del río seco. Llevar agua. El clima suele ser similar al de ciudad, en épocas de calor la temperatura es un poco más elevada, aunque dentro del cañón suele ser más agradable.

Si uno continúa caminando aguas arriba del arroyo pronto se encontrará con una maravillosa sorpresa. Inmensas formaciones que tallaron las tormentas y el viento durante tiempos incontables. Se trata de las Huayquerías o Cañón de la Salada, una formación que consta de dos paredones de 30 metros de alto a lo largo de 2 km, llegando en su final a estar separados tan sólo por 5 metros.

Los visitantes, a medida que siguen el camino inverso al del agua, tienen el gusto de observar distintas formaciones, huecos, pequeñas lagunitas y laberintos de arcilla. El paisaje parece de otro planeta, o más bien, de otro lugar, pero es de San Carlos, a menos de 100 kilómetros de la ciudad de Mendoza.

Se trata de un lugar que está abierto al público todo el año mientras haya buen tiempo (salvo que haya tormenta porque es una zona aluvional). Los visitantes también tienen la oportunidad de reconocer la flora y la fauna del lugar y los guías son claros en este sentido: “se debe cuidar en extremo flora, fauna y la limpieza. Cualquier papelito que ande por el piso, hay llevarlo en una bolsa o en el bolsillo a un sitio donde haya servicio de recolección de residuos”, comenta uno de los participantes.

La caminata se extiende a lo largo de unos tres kilómetros, pero la duración no se puede calcular, porque depende de cada grupo, del interés que tenga por conocer el lugar. Desde las partes más altas del camino uno puede divisar hacia el oeste el volcán Maipo y otras cumbres, una en particular que tiene un importante glaciar que brilla cuando hay sol.

Músicos con sus instrumentos y sus voces le dan una impronta mágica al sitio, que cuenta con muy buena acústica. Y al regreso, sobre el final de la tarde, un fogón anima a los caminantes a brindar con buen vino artesanal sancarlino, a degustar ricas porciones de tartas, pizzas y a seguir cantando hasta la noche. 

La Municiplidad de San Carlos suele organizar caminatas en  luna llena (consultá aqui), informes al 02622-452012 (dir. De turismo de San Carlos).

Combustible y Gnc a lo largo de toda la ruta 40, provisiones de comida y bebidas en San Carlos.

Recomendamos hacer este paseo en épocas de poca lluvia, ya que hay que recorrer casi 6 km por un río seco de fácil transitabilidad (en épocas de lluvia sólo se puede recorrer en 4×4, ante la duda se puede llamar a la comisaría de San Carlos 02622 451416 ó a la Secretaria de Turismo 02622-452012) ó chequear el pronóstico del clima.

Esta excursión se puede combinar con la visita a importantes bodegas en la zona.

Duración aproximada del paseo entre 5 y 7 horas.

Huayquerías es Parque Municipal de San Carlos desde 2015. A esa zona van los jinetes a buscar los claveles del aire, en la tradicional cabalgata para la Fiesta de la Tradición. Su nombre deriva de voces quechuas (cauce de agua) y pehuenches (lanzas de agua). 

 

 

Fuentes: Los Andes, Por Francisco Guerrero y Vamos Mendoza

Artículos Relacionados