De cara a una, en teoría, nueva etapa de flexibilización de los vuelos internacionales en Argentina, que permitiría llevar hasta 2.300 la cantidad de pasajeros diarios que arriban al país, desde la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) han vuelto a manifestar signos de disconformidad con respecto a lo que consideran una reapertura lenta y «todavía sin una visión clara para pasajeros y aerolíneas», llamando a las autoridades a realizar un plan en conjunto que permita reconectar a la Argentina de manera segura.

A través de un comunicado emitido en la tarde de este lunes, el vicepresidente de IATA para las Américas, Peter Cerdá, dijo que desconocen «qué criterio científico se ha basado el gobierno hasta ahora para determinar los cupos diarios de pasajeros. Pero el número cada vez mayor de viajeros vacunados, las buenas condiciones sanitarias que han permitido un progresivo desconfinamiento y la prevalencia de las pruebas y medidas de bioseguridad permiten restaurar la operación aérea sin tener que poner topes. Los países que han adoptado un enfoque coordinado basado en riesgos para la gestión del control fronterizo han recuperado rutas. Mientras que, en Argentina, las medidas draconianas adoptadas hasta ahora están impactando la conectividad del país con el mundo, evidenciando una reducción en sus pares de ciudades de junio a julio de 2021 de 107 a 89”.

“Tenemos plena comprensión que, ante todo, el gobierno ha querido proteger la salud de los ciudadanos. Sin embargo, creemos que ya están dadas todas las condiciones para avanzar hacia una nueva normalidad, con la convicción de que es necesario y sobre todo posible, reactivar la economía, el turismo, y las fuentes de trabajo, de forma segura, y al mismo tiempo lograr el reencuentro de las personas en un contexto en que deberemos aprender a convivir con el COVID-19 y sus variantes, no sabemos hasta cuándo. Es hora de estimular la confianza mediante un plan claro que permita tanto a operadores como usuarios, la previsibilidad necesaria para programarse y así generar una reactivación sostenida de la aviación en beneficio de todos los argentinos”, prosiguió Cerdá.

Desde IATA también hicieron un llamado a revisar la eficacia de los procesos y el tiempo de espera durante los controles sanitarios a los que son sometidos los pasajeros cuando arriban, los cuales obligan a espaciar a los vuelos cada dos horas.

“Las personas necesitan volver a hacer uso de un servicio esencial de transporte aéreo, sin trabas o medidas que excedan lo realmente necesario para preservar la seguridad. Al entrar en la temporada de verano, necesitamos que la aviación comercial vuelva a ser viable para todos los argentinos. El país tiene que competir, tener precios razonables y dar los servicios esperados. De lo contrario, se seguirá poniendo en jaque la viabilidad de la operación y la conectividad aérea del país”, concluyó Cerdá.

Argentina es el país con menor nivel de recuperación de la oferta de vuelos internacionales entre los principales mercados de Latinoamérica y el Caribe, con un nivel de asientos de apenas el 12% frente a niveles de septiembre de 2019, y del 10% en la cantidad de vuelos regulares.

Fuente: Aviación Online
09/09/2021