Redes sociales, aplicaciones y sitios web donde las valoraciones corren por cuenta del usuario, ganan terreno al momento de elegir un destino para vacacionar. También permiten descubrir lugares menos difundidos. ¿Es el ocaso de las guías turísticas tradicionales y del mapa impreso?

Las redes sociales y páginas o aplicaciones como TripAdvisor, Google Maps o guías turísticas que cuentan con versiones para dispositivos móviles, por ejemplo, se han transformado en un elemento de primera necesidad a la hora de planificar las vacaciones.

Al clásico mapa de papel (suena casi del medioevo, pero hay quienes no los cambian por nada en el mundo) y guías de información turística impresas -infaltables en cualquier viaje desde hace décadas-, se le han sumado estas herramientas que llegan de la mano de los smartphones y la “era de lo táctil”.

Aplicaciones como TripAdvisor (a nivel mundial) o Rutas Gastronómicas Mendoza (local) permiten que los viajeros se nutran de información fidedigna que se desprende de los comentarios de otros turistas y de sus experiencias en determinados sitios u hospedajes, que no siempre son los destinos más elegidos y conocidos.

De esta forma, quienes deciden hacer averiguaciones para sus vacaciones ya no sólo se quedan con la información “oficial” que los sitios difunden sobre sus características (y que difícilmente hacen hincapié en los aspectos negativos o defectos).

También están aquellos que todavía se inclinan por las fuentes de información tradicionales, y también por los destinos más populares y visitados. De hecho, en Mendoza la mayoría de las consultas para las vacaciones que se vienen -al menos en destinos nacionales- tienen como protagonistas a Mar del Plata y Villa Gesell.

Siempre a mano

Javier tiene 33 años y ya está empezando a planificar sus vacaciones de verano 2015. Al igual que lo hizo para las de este año, tiene su smartphone y su tablet preparados para buscar el destino, el lugar de alojamiento, leer y releer opiniones de otros viajeros que han estado en esos lugares e, incluso, hacer la reserva allí.

“El verano pasado nos fuimos con mi novia y estuvimos averiguando por algunos hostels. Cuando tuvimos los nombres, busqué las opiniones en TripAdvisor y fuimos a uno que, prácticamente, no tenía opiniones negativas.

¡Y no nos arrepentimos! Obviamente después me tomé mi tiempo para dejar mi experiencia en el sitio”, indicó el joven, dejando bien en claro cómo son los propios usuarios los que retroalimentan la mencionada herramienta.

“Me fui a un hostel en Viña del Mar al que ni conocía, pero tenía muy buenas referencias. Lo bueno es que acá hablan los propios turistas y ellos cuentan sus vivencias reales.

No es lo mismo que leer o ver las fotos en la propia página de los hostels u hoteles, donde es obvio que no van a contar ni mostrar las cosas malas del lugar. También me bajé un mapa interactivo para el celular, con los lugares más importantes para ir en la región y sus descripciones”, destacó a su turno Mariana (27).

Debajo de la cresta de la ola de las telecomunicaciones también están aquellos que siguen disfrutando de la calma de las tradiciones. Lo hacen tanto con el mapa de papel y los libracos de guía turística como con los destinos (a los que van desde siempre o no los cambian por nada en el mundo).

También hay un público para cada lugar. Por ejemplo, es una fija que los jóvenes adultos padres de familia eligen Miramar, o las parejas de más de 25 años de casadas tienen predilección por Necochea. Esto es lo que tiene que ver con el verano”, destacó.

En esta sintonía, René (72) contó que sigue prefiriendo las viejas herramientas para informarse y para solicitar información antes de salir de viaje.

“Este año fui a Bariloche con mi familia y ni bien llegamos fuimos a los centros de atención al turista. Es una atención más personalizada y al menos tenés alguien cara a cara para preguntarle con confianza algo”, explicó pragmático.

Fuente: Diario Los Andes

03/11/2014

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.